Autor: S.E.L.. 
 Eleciones generales. 
 Esfuerzo de Solchaga por intentar explicar la política económica del PSOE  :   
 En el debate en TVE sólo participaron miembros de la izquierda. 
 ABC.    11/06/1986.  Página: 28. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

ELECCIONES GENERALES

MIÉRCOLES 11-6-86

Esfuerzo de Solchaga por intentar explicar la política económica del PSOE

En el debate en TVE sólo participaron miembros de la izquierda

Madrid. S. E. L.

El ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, tuvo que hacer anoche un gran esfuerzo para

justificar socialmente la política económica del Gobierno, en un debate en Televisión que resultó tedioso

y que había sido planteado sólo con dos grupos a la izquierda del PSOE. El aumento del paro centró la

mayor parte de la discusión, punto sobre el que los representantes comunistas hicieron las mayores

recriminaciones al PSOE.

Durante casi una hora y media, en un debate aburrido, roto sólo en algún momento por el acaloramiento,

Carlos Solchaga, Nicolás Sartorius y Jufián Ariza, representantes de) PSOE, Izquierda Unida y Unidad

Comunista, respectivamente, hicieron una profusa utilización de cifras económicas con continuas y casi

únicas referencias al aumento deí desempleo en España.

Este es el primero de los debates electorales en televisión dedicado exclusivamente a temas económicos.

En él solamente participaron representantes de grupos políticos de la izquierda.

Tanto Nicolás Sartorius como Julián Ariza resaltaron en sus intervenciones la incapacidad del Gobierno

por hacer una política social y económica que favoreciera a la clase trabajadora, acusando a los socialistas

de haber beneficiado durante su gobierno los excedentes empresariales y beneficios de la banca, sin

contrapartida para los más desfavorecidos económicamente.

Carlos Solchaga trató de justificar la política económica del Gobierno con la necesidad de realizar un

ajuste que pusiera las bases para el saneamiento económico del pais. El ministro de Economía, que

mantuvo una actitud serena a lo largo del debate, se alteró al final cuando los dos representantes comunis-

tas expusieron lo que a su juicio deberían ser las líneas de política económica del futuro Gobierno. Carlos

Solchaga, que negó la viabilidad de ambos proyectos, llegó a pedir a Nicolás Sartorius que dejara de

«decir tonterías», si bien inmediatamente pidió disculpas al dirigente del Partido Comunista de España

por esta expresión.

A pesar de los esfuerzos del moderador porque las discusiones se ampliaran a otros terrenos de la

economía, el problema del paro ocupó el mayor tiempo del debate, aunque también se habló de impuestos

y pensiones, Sartorius calificó de «espectacular» el aumento del paro en los cuatro años de gobierno

socialista y Julián Ariza puso de relieve que, al margen de la frialdad de las cifras económicas, lo que más

interesa a la gente es la de desempleo, donde se ha revelado el fracaso de la política económica elegida

por los socialistas para salir de la crisis.

Carlos Solchaga intentó explicar que este aumento había sido inevitable, pero después de cuatro años de

política de ajuste y saneamiento, la tendencia se estaba invirtiendo y en los últimos meses la economía

española había revelado su capacidad de generar empleo. Ante la incredulidad de sus oponentes el

ministro se preguntó por la fiabilidad de las estadísticas de desempleo, afirmando que al-redor de los tres

millones de parados que se estiman como tales, sólo dos millones corresponden a la realidad.

«Cosecha adulterada»

Para tos dirigeantes comunistas el fracaso del Gobierno socialista en materia de creación de empleo no es

sino consecuencia de una política económica que ha favorecido a unos pocos frente a la mayoría de la

sociedad. En este sentido Sartorius calificó la experiencia socialista de gobierno afirmando que «la

cosecha González del 82 ha resultado un vino bastante adulterado al menos para buena parte de la

población», y lo que de positivo hay ahora en la economía no ha dependido de la política aplicada por el

Gobierno, sino de situaciones internacionales.

Ariza, por su parte, resumió la política socialista afirmando que los ricos han acabado más ricos y los

pobres más pobres.

El ministro de Economía cerró el debate definiéndose como representante de una izquierda realista capaz

de hacer una política que favorezca a la mayoría sin lesionar al resto.

 

< Volver