Elecciones generales. 
 Felipe González, preocupado por el escaso arraigo de asociacionismo juvenil  :   
 Pidió el impulso de los jovenes para llevar a cabo su proyecto. 
 ABC.    12/06/1986.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

JUEVES 12-6-86

Felipe González, preocupado por el escaso arraigo de asociacionismo juvenil

Pidió el impulso de los jóvenes para llevar a cabo su proyecto

Madrid

El presidente del Gobierno en funciones, Felipe González, excluyó la alternativa totalitaria y criticó las

propuestas neoliberales, «que nos pueden llevar -afirmó- a la sociedad del siglo XIX», durante su

intervención ayer en el acto de presentación del programa de juventud socialista, celebrado en una

discoteca situada en las proximidades de Madrid.

Al acto asistieron unas doscientas personas, de las que sólo la mitad eran representantes de

organizaciones juveniles, a las que estaba dedicado e! acto. La otra mitad la constituían los representantes

de los medios informativos, séquito del presidente, entre los que figuraban los ministros Solana, Almunia

y Romero, y miembros de seguridad, informa Europa Press.

Felipe González, tras señalar que este Gobierno ha tenido errores y ha hecho algunas cosas bien, destacó

la orientación emprendida, «que no quiere ser dogmática», proyecto -dijo- cuya continuación no sólo

depende del resultado electoral, sino del impulso que pueda recibir el Gobierno de la juventud.

El presidente del Gobierno no ocultó a los asistentes que hay una incertidumbre de futuro, porque no hay

ninguna fórmula que pueda decir cuál será el resultado de la sociedad del año 2000 ó 2010. En cuanto a

las cuestiones concretas, Felipe González, que realizó una intervención muy explicativa, no se mostró

partidario de un servicio militar de tres meses (propuesta que hace el CDS). Ello conllevaría -dijo-

incrementar los gastos militares en un 30 por 100, ya que habría que contratar aproximadamente a unas

ciento setenta mil personas. «Es difícil -dijo- realizar esa propuesta sin convertir a las Fuerzas Armadas

en una especie de legión extendida.»

En cuanto al empleo, tras señalar que en el primer cuatrimestre de este año la contratación en prácticas

había sido un 36 por 100 superior a la del año pasado {en 1985 se produjeron a lo largo de todo el año

700.000 contratos de formación), afirmó que en esa línea van a seguir trabajando.

Respecto al problema de la droga, afirmó que harán especial hincapié en la prevención, en la recuperación

de los drogadictos y en el endurecimiento de las penas para los traficantes.

También se refirió al escaso arraigo del asociacionismo juvenil, lo que convierte a éste en un movimiento

asociativo frágil, y a que la falta de recursos ha impedido realizar algunos proyectos.

Felipe González reiteró en este acto una idea que ya ha expresado en otras ocasiones en sus contactos con

los periodistas, la diferencia de apreciación de la realidad que tienen los jóvenes respecto a la que tienen

las personas de su generación. Ese cambio «me hace pensar —dijo- que ya no soy tan joven». «Para los

jóvenes que tienen veinte años menos que yo la apreciación de la libertad es un dato de la realidad; para

mí -añadió- es un proceso hecho con luchas y amarguras.»

Ya en su conversación directa con los jóvenes y con algunos periodistas, González reflexionó sobre el

«pasotismo», cuyo concepto juzgó «difícil de integrar de una sola manera», y exaltó la necesidad del

«impulso» de los jóvenes para combatir las «inercias» del Poder y de los Gobiernos.

El presidente del Gobierno en funciones, al término de su intervención, durante la que afirmó que pasó

mucho calor (el lugar de los oradores estaba colocado al sol), estuvo un largo rato hablando en una de las

barras de la zona al aire libre de la discoteca con Javier de Paz, secretario general de fas Juventudes

Socialistas, y otros representantes juveniles.

El acto se inició con una intervención de Javier de Paz, quien afirmó que el Gobierno socialista está

preocupado por los problemas de los jóvenes. «Este Gobierno -añadió-, uno de los más jóvenes del

mundo, es inconformista y no se resigna a que las cosas continúen como estaban.»

Javier de Paz pidió apoyo para el proyecto socialista. «Sólo hay dos opciones -afirmó-: la derecha, se

llame como se llame, que se mueve por sus propios intereses, que representa el pasado y que se ha

opuesto a todas las reformas que significasen progreso, y la otra alternativa, que representamos los socia-

listas, que significa modernidad y progreso.»

 

< Volver