Autor: Sentís, José A.. 
 Elecciones generales. 
 Guerra comienza a pedir el voto útil y dramatiza la pérdida de la mayoría  :   
 Sus mayores ataques, contra Suárez, al que llama peronista. 
 ABC.    13/06/1986.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

VIERNES 13-6-86

ELECCIONES GENERALES

Guerra comienza a pedir el «voto útil» y dramatiza la pérdida de la mayoría

Sus mayores ataques, contra Suárez, al que llama «peronista»

Madrid. José A. Sentís

El PSOE, a través de su coordinador electoral, Alfonso Guerra, ha anunciado su próxima estrategia para

los últimos días de la campaña: la llamada al voto útil de los electores ante el temor de que exista

excesiva confianza entre los votantes socialistas de 1982 y se inclinen por.otras opciones próximas. La

aparente pujanza de fuerzas centristas, como la de Suárez, puede haber motivado esta nueva línea de

campaña socialista.

Alfonso Guerra no formuló textualmente la invocación a la utilidad del voto, pero su razonamiento la

sugirió: «Algunos pueden pensar que está todo decidido y decir que "como mi voto no va a valer puede ir

a alguien que esté más solo".» Según el vicesecretario general socialista, el electorado sabe ahora dos

cosas: «Primero, que las elecciones las va a ganar el PSOE con mayoría suficiente para gobernar y,

segundo, que no hay alternativa para ganar las elecciones, pero si ganaran (los competidores del PSOE)

sería una vuelta atrás.».

En este cuadro dibujado por Guerra, «hay factores beneficiosos para el PSOE, pero que exista una

confianza tan extendida provoca una tranquilidad que no es buena, ni para la democracia ni para

nosotros», una atonía que puede, según Guerra, hacer subir la abstención o desviar el voto socialista, con

la consiguiente pérdida de la mayoría absoluta.

Para el coordinador socialista, esta pérdida de votos no reflejaría la realidad del apoyo que realmente tiene

el PSOE porque «la gestión puede ser merecedora de críticas, pero los ciudadanos saben que en las

grandes cuestiones (economía, relaciones internacionales, estabilidad democrática, lucha antiterrorista)

España está mejor».

Por esto, el PSOE va a lanzar un mensaje con tintes dramatizados: «Lo que se juega no es sólo el

Gobierno durante los próximos cuatüo años, sino mucho más. Seguir adelante o regresar a cotas peores

que las actuales.»

Dentro del «esfuerzo especial" que desarrollarán los socialistas en el final de la campaña con este mensaje

de utilidad de! voto «para mantener una mayoría de progreso» se encuentra también el ataque a las

fuerzas vecinas. Las encuestas, en efecto, apuntan a un cierto trasvase de votos del PSOE a Izquierda

Unida y a Suárez, y especialmente en este último caso. No es de extrañar, por tanto, que los calificativos

más duros de Guerra fueran ayer dedicados al ex presidente del Gobierno.

Así, Alfonso Guerra afirmó que «Suárez está haciendo una campaña de claro matiz machista y populista,

como la de los peronistas, con una radicalización verbal que se vuelve en contra de ellos mismos». El

apelativo de «machista» responde, según Guerra, a «esa obsesión de mostrar al hombre que está de pie»

(alusión al 23-F) y que al vicesecretario socialista le recuerda «todo ese lenguaje de pecho hinchado, de

"cara al sol", de "yo tenía un camarada"».

Añadió Guerra sobre el líder del CDS que había «pasado por la izquierda a Enrique Lister» y que una

persona «que ha creado dos millones de parados no puede ir por ahí excitándoles a manifestarse».

Respecto a las otras fuerzas políticas, calificó a Izquierda Unida de «antiguos», a pesar de la juventud de

Gerardo Iglesias, que, según Guerra, está contrapesada «por una actitud poco sólida, agravada porque

llega un poco cargado a los actos públicos».

Reconoció Guerra que en la primera fase de la campaña el presidente de Coalición Popular, Manuel

Fraga, había mostrado un tono de moderación pero matizó que «no es que haya dejado de decir cosas

burdas, es que quizá sean menos burdas que en otras ocasiones».

Abordó también el vicepresidente del Gobierno los incidentes ocurridos alrededor de la muerte del etarra

Asensio en la cárcel de Herrera de la Mancha. Para Guerra, lo que hizo Herri Batasuna (intentó llevar el

cadáver de Asensio a un acto electoral de HB) «es el montaje habitual, han intentado montar un escándalo

para aumentar sus votos», y expresó su confianza en que estos incidentes no tuvieran repercusión

electoral.

Alfonso Guerra no aportó novedades sustanciales respecto a un eventual debate en televisión ni reveló (os

datos de las encuestas del CIS. Sí manifestó la necesidad de llegar a un acuerdo amplio entre las fuerzas

políticas para hacer coincidir las convocatorias electorales, demasiado dispersas.

Sin embargo, en conversación informal con periodistas, dejó caer que Roca había recibido una

financiación de 8.000 millones de pesetas de los Bancos, y dijo que había contratado a uno de sus

candidatos como asesor pagándole sesenta millones. Según Guerra, el escaso porvenir electoral de Roca

haría que los electores pudieran también brindar el 23 de junio por la desaparición de estos millones por

un agujero.

 

< Volver