Autor: Abril, Antonio. 
 Elecciones generales. Murcia ante las urnas. 
 El PSOE sólo fue superado por UCD en los primeros comicios democráticos  :   
 El bipartidismo, tónica habitual en la Comunidad. 
 ABC.    13/06/1986.  Página: 32. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

32 / A B C

ELECCIONES GENERALES

Murcia ante las urnas

El PSOE sólo fue superado por UCD en los primeros comicios democráticos

El bipartidismo, tónica habitual en la Comunidad

Murcia. Antonio Abril

El PSOE ha ganado casi todas las confrontaciones electorales en la región. Sólo en la histórica elección

del año 1977, la extinguida UCD superó a los socialistas en unos tres mil votos. En 1982, Murcia, no

podía ser menos, respondió a la esperanzada llamada del cambio y dio al PSOE cinco diputados y tres

senadores y a Coalición Popular tres y uno, respectivamente.

VIERNES 13-6-86

Para el 22 de junio, el voto murciano puede polarizarse en torno a estos dos partidos, aunque las encuestas

socialistas afirman que en esta región se mantiene la tendencia de voto de octubre del 82.

El reparto de los escaños, según la mayoría de las opiniones que podríamos calificar de «neutrales», se

repartirán entre los socialistas y los coaligados, salvo que la sorprendente escalada reformista o Izquierda

Unida digan otra cosa.

Igualdad entre el Centro y el PSOE

El día 15 de junio de 1977, Unión de Centro Democrático ganaba en la gran mayoría de las localidades

murcianas. De las 43 existentes en aquella época, ganó en 28, incluida la capital, por 14, el Partido

Socialista. Los resultados otorgan a UCD cuatro diputados y tres senadores, y al PSOE, cuatro diputados

y uh senador.

La presencia política en las Cortes españolas, por parte de Murcia, se circunscribía en estos años a UCD y

PSOE. Posteriormente, Coalición Popular tomaría ef relevo al Centro. En el año 1979 el PSOE obtuvo

178.621 votos y UCD 178.229. A gran diferencia se colocaba el PCE, con poco más de 36.000, y la

Coalición no llegó a los 26.000. En abril de ese mismo año, la igualdad entre socialistas y Centro se

mantiene, aunque comienza a denotarse la escalada socialista, que obtendrán en los comicios municipales

21 alcaldes, por 18 la UCD.

El Partido Socialista, coi} el Gobierno regional y un gran número de Ayuntamientos en sus manos, entre

ellos los más representativos, pudo crear una infraestructura sólida. La coyuntura especial en la que se

desenvolvían (os Ayuntamientos les permitió llegar fácilmente a los ciudadanos. El final de todo esto fue

la obtención de 270.552 votos en octubre de 1982, por 189.042 (a Coalición Popular, que, hasta el

momento, había pasado inadvertida. Los socialistas obtuvieron cinco diputados y tres senadores, y los

coaligados, tres diputados y un senador.

La sombra de Hernández Ros

Las elecciones municipales y autonómicas, celebradas pocos meses después, también dieron mayoría a

los socialistas.

Esta mayoría permitió que un político, Andrés Hernández Ros, con cierto carisma dentro de su partido

pero muy rechazado en ciertos sectores sociales y económicos, se confirmase como presidente de la

región de Murcia. La época de Hernández Ros -un año escaso- tras las elecciones fue calificada como

triste y escandalosa, además de ser un auténtico desastre. Jamás esta región -hace ahora dos años- había

aparecido tanto en los medios de comunicaoión nacionales. Un solo hombre había puesto en la picota de

los medios informativos a una región para hazmerreír de todos los españoles.

El sonrojo y la vergüenza se apoderó de esta Comunidad autónoma, cuyas gentes ni sentían ni querían

sentir lo de la llamada «conciencia regional»."La megalomanía de un personaje creó muchos problemas.

El último, el intento de soborno a dos periodistas para que dejasen de atacar a Hernández Ros. Más

escándaio. Intervención de los rectores socialistas de Madrid. Dimisión del presidente y nueva época.

Pero fue una época marcada por el miedo al ridículo. Carlos Collado se hará cargo del Gobierno regional

y reincorporará a los consejeros dimisionarios. El Gobierno regional soto tiene una meta: recobrar la

confianza del pueblo murciano, ofreciéndole una gran dosis de realismo. Nada de grandes proyectos.

Concreción y mesura.

Lachas internas en el PSOE

Tan roto queda el Partido Socialista que todos coinciden en la necesidad de cambiar el aparato del

partido, incluido al secretario general del mismo, Hernández Ros. Configurada una Ejecutiva de síntesis,

inmediatamente comienzan las luchas internas, propiciadas por las distintas corrientes y «familias». El

pasado año, en el VI Congreso Regional del PSRM, las diferencias se pusieron aún más de relieve. Nueva

intervención de Madrid y Surge una extraña e ilógica Ejecutiva, donde están representados todos los

grupos. La desconfianza y los recelos marcan esta recién nacida Ejecutiva.

El secretario general, Enrique Amat, estaba a punto de convocar un congreso extraordinario cuando se

convocaron las elecciones generales del próximo día 22 de junio. Sin

Murcia en cifras

• Superficie en kilómetros cuadrados: 11.317.

Habitantes: 1.023.901.

Censo electoral: 719.428.

Paro a diciembre de 1985 (EPA):

14.300 (17 por 100).

Escaños al Congreso: 8.

Escaños al Senado: 4.

Reparto actual por partidos:

- PSOE: 5 diputados y 3 senadores.

- CP: 3 diputados y 1 senador.

• Próximas elecciones autonómicas: En 1987.

Muchos asuntos pendientes

Mientras tanto, el pueblo murciano, desde el año 82, ha sido mudo testigo de cómo «su esperanza» la iba

destruyendo la incapacidad de sus políticos. Los grandes y eternos problemas, como el paro, et transvase

Tajo-Segura, las comunicaciones, la presión fiscal, la sanidad regional, etcétera, siguen pendientes. El

problema principal sigue siendo el paro. Aunque en el mes de abril se vio reducido un poco, todavía

afecta a casi 60.000 personas, 17.000 más que en 1979. El pasado año, 246 empresas solicitaron

regulación de empleo. Unas setenta más que el año anterior. Como contrapartida, según datos de la

CROEM, en el mismo año 1985, los empresarios invirtieron 6.000 millones de pesetas (64 por 100 más

que en el año anterior) y se crearon unas 600 nuevas empresas.

El sector industrial de la empresa pública de Cartagena está viviendo uno de sus momentos más

preocupantes. Su futuro, cuestionado en un principio, parece tener un final menos malo. Los políticos

socialistas han prometido que en Cartagena, sobre todo en Bazán, no se perderá ni un solo puesto de

trabajo.

Transvase Tajo-Segura

Murcia puede ser, según todos tos indicios, una de las regiones más beneficiadas con la entrada de España

en la CEE, sobre todo en el sector agroalimentario. Pero para su desarrollo es imprescindible el agua de

riego que llega del Tajo. La actitud política -calificada por muchos de esquizofrénica y demagógica- del

presidente castellano-manchego de impedir la realización total del transvase pone en peligro y llena de

enorme preocupación a la población murciana en torno al futuro de la obra.

La insolidaridad del presidente Bono no es compartida por el Gobierno central, que ha afirmado a través

del ministro de Obras Públicas que no hay motivos de inquietud sobre este tema.

Las comunicaciones son uno de los más graves problemas de esta región. El estado de las carreteras

margina e imposibilita que Murcia tenga un desarrollo mayor. Se espera que de los 800.000 millones de

pesetas que prevé el Plan General de Carreteras, los 28.000 que se invertirán en esta región puedan

subsanar en parte éste asunto.

 

< Volver