Autor: Abril, Antonio. 
 Elecciones generales. Murcia ante las urnas. 
 Veintiuna candidaturas se disputan los doce escaños de la Comunidad autónoma  :   
 El intento regionalista podría quedar. 
 ABC.    13/06/1986.  Página: 33. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

VIERNES 13-6-86

ELECCIONES GENERALES

Murcia ante las urnas

Veintiuna candidaturas se disputan los doce escaños de la Comunidad autónoma

El intento regionalista podría quedar sin representación

Murcia. A. Abril

Trece candidaturas para el Congreso y ocho para el Senado piden el voto de los murcianos. Los dos

grupos mayoritarios, PSOE y Coalición Popular, creen que se repartirán los doce escaños en litigio. PRD,

CDS e IU aspiran al menos a uno. El resto sólo quiere ocupar espacios gratuitos en medios estatales. La

intentona regionalista podría quedar en nada.

La presencia del ministro de la Presidencia, Javier Moscoso, encabezando la lista socialista; la ausencia

de miembros de Izquierda Socialista, junto con la reaparición en la escena política de Juan Manuel

Cañizares, ex secretario de Organización de Hernández Ros, al que se le ha colocado en un privilegiado y

seguro lugar para acceder al escaño, son las notas más destacables de la candidatura socialista.

La retirada de la lista de la Coalición de los democristianos de Osear Alzaga, por «dignidad», según su

presidente regional, creó ciertos problemas inicialmente que, externamente y, por el momento, han

quedado aparcados. La tensión en la derecha no se ha circunscrito, a la hora de configurar la lista, al

anterior. La presión cartagenera rompió la candidatura propiciada por Calero, en detrimento del

empresario, José Luis López Fajardo, que presentó su dimisión al ser relegado a la cuarta posición. Su

puesto fue ocupado a última hora por el ex presidente de la Organización de Consumidores y Usuarios,

Antonio García de Pablos.

Izquierda Unida ha sido un experimento en Murcia, con desigual fortuna, porque a los pocos días de

constituirse, los representantes del PCPE y de la Federación Progresista, de Tamames, se descolgaron de

esta formación por considerar que existía un exceso de protagonismo del PCE. La candidatura va enca-

bezada por uno de sus militantes, Pedro Antonio Ríos.

El Partido Reformista Democrático podría ser la sorpresa en las próximas elecciones generales en Murcia.

Su cabeza de lista, José Sánchez Bernal, podría lograr el pasaporte para el Congreso de los Diputados. Por

su parte, el CDS, en Murcia, tiene excesiva juventud, y le será casi imposible el acceso a algún escaño.

Por lo que respecta al Partido Regtonalista Murciano, nacido pocos días antes de convocarse las

elecciones generales, es una Ilusión

que, presumiblemente, no llegará con vida ni al 22 de junio. Las primeras diferencias y dimisiones ya se

han producido.

Los socialdemócratas murcianos se han llevado el gato al agua y han sacado adelante la lista propiciada

por ellos. Han tenido, sin embargo, que pactar con un antiguo hombre del ex presidente de la Comunidad

Autónoma. Juan Manuel Cañizares, secretario general de la ciudad de Lorca, ha obtenido el pasaporte,

casi seguro, para el Congreso de los Diputados. El secretario general del PSRM, Enrique Amat, número

dos de la lista del Congreso, ha obtenido, con la ayuda de Cañizares, apartar momentáneamente a los

críticos y a los miembros de IS. La presencia so-cialdemócrata en esta candidatura se completa con el

ministro Moscoso y con Carmela García Moreno, que lo intentaba de nuevo en la lista para el Senado,

tras su experiencia en el Congreso.

Cuatro escaños tiene, prácticamente, asegurados el PSOE de Murcia para el Congreso, de los cinco que

obtuvo la vez anterior. Lo que podría tener más difícil son los tres senadores. Pero si difícil lo tienen los

socialistas, peor se le presenta a la Coalición. El PDP y los empresarios no están muy conformes con la

lista, propiciada, iniciatmente por Juan Ramón Calero, número uno, para el Congreso, y rectificada por

Madrid, posteriormente. Alianza Popular realizó hace unos meses en la región unas elecciones primarias

entre sus militantes, en una original iniciativa, que les costó más de un disgusto, sobre todo con

Cartagena, que, vio que en esta candidatura no aparecía ninguno de sus miembros.

Aplacadas momentáneamente las aguas, una vez que se convocaron las elecciones generales, Antonio

Luis Cárceles y otros militantes de AP de Cartagena lograron una tercera posición, con el consiguiente

malhumor de Calero y la marcha del empresario López Fajardo, que no aceptaba una cuarta posición.

 

< Volver