Autor: S. N.. 
 Elecciones generales. 
 El posible delito de las matrículas del PSOE     
 
 ABC.    14/06/1986.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

20/ABC

El posible delito de las matrículas del PSOE

Madrid S. N.

La presentación de una querella por el Partido Liberal de Madrid contra Alfonso Guerra y José Luis

Martín Palacín por el escándalo de las matrículas del PSOE, se basa en la imposibilidad de los

organismos oficiafes para aprobar una cuestión que en el Código de Circulación parece un delito. El

dictamen del catedrático de Derecho Procesal Andrés de la Oliva es el siguiente:

«La normativa vigente en España en torno al uso de matrículas en los vehículos es (o, al menos, así se nos

presenta) bastante tajante: «Todo automóvil (y recuérdese que, en la terminología legal, las camionetas y

autobuses son automóviles) que circule por las vías públicas deberá llevar dos placas de matrícula, de

forma plana, rectangular, perfectamente visibles y legibles. Una se colocará en la parte delantera y otra en

la parte posterior» (artículo 230.1. del Código de la Circulación). Y, en principio, sólo se admite un tipo

de placas: «En las placas de matrícula para los automóviles se inscribirán tres grupos de caracteres

constituidos por la contraseña de la provincia donde se matricule el vehículo; un número de cuatro cifras,

que irá desde el 0000 hasta et 9999, y una o dos letras de una serie, que comienza por la letra A y termina

por las tetras ZZ, sin emplearse aquellas letras del alfabeto que puedan dar lugar a confusión» (artículo

231.1. del Código), quedando prohibido que «en las placas de matrícula se coloquen, inscriban o pinten

adornos, signos u otros caracteres distintos de los señalados en los apartados anteriores» (artículo 231.III).

«Aunque la comisión de esta última prohibición entraña una multa de sólo 1.000 pesetas, sin embargo, el

Código Penal, artículo 279 bis, dispone que «la falsificación, sustitución, alteración u omisión de la placa

de matrícula legítima de un vehículo automóvil será castigada con las penas de arresto mayor o multa de

30.000 a 150.000 pesetas».

«No se ve, en principio, que estas disposiciones legales puedan ser puestas en suspenso por unos permisos

de tales o cuales jefes de Tráfico, quienes, como toda Administración pública, están plenamente

sometidos a la Ley y al Derecho (artículo 103.1. de la Constitución). Siendo así que no encontramos

ninguna disposición que habilite para otorgar tales permisos, se concluye que las matrículas de

propaganda del PSOE son tan ilegales (y hasta delictivas, como vemos) como cualquiera que —por

ejemplo: un particular— pudiera poner con su propio nombre.»

«Lo mismo cabe decir del director general de Tráfico, José Luis Martín Palacfn, en cuanto a su capacidad

para autorizar algo que no está contemplado en el Código de la Circulación.»

 

< Volver