Autor: Sala, J.E.. 
 Elecciones generales. Navarra ante las urnas. 
 Creciente inclinación de los electores navarros hacia el bipartidismo  :   
 PSOE y la coalición UPN-CP, únicas formaciones con posibilidades. 
 ABC.    16/06/1986.  Página: 26. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

26 / A B C

ELECCIONES GENERALES

LUNES 16-6-86

Navarra ante las urnas

Creciente inclinación de los electores navarros hacia el bipartidismo

PSOE y la coalición UPN-CP, únicas formaciones con posibilidades

Pamplona. J. E. Sala

Navarra vive en estos momentos una creciente bipolarización política entre el Partido Socialista de

Navarra y las fuerzas de centro-derecha, que, con la erosión del Gobierno autónomo socialista y el

reciente acuerdo de Unión del Pueblo Navarro y los partidos integrados en la Coalición Popular, podría

inclinar la balanza a favor de la derecha en futuros comicios.

El propio presidente del Ejecutivo foral, Gabriel Urralburu, admite que la unión del centro-derecha podría

alcanzar el «Gobierno porque Navarra en una región que da unos índices de ideas conservadoras

suficientemente altos como para que sea posible que esto ocurra».

Desde las elecciones generales del 15 de junio de 1977, en las que venció UCD en Navarra con 75.000

votos, frente a los 54.000 del PSOE, y, sobre todo, durante el primer Gobierno socialista de nuestra

Comunidad, han aparecido fuerzas políticas o se han consolidado otras que pueden alterar el rumbo

político.

UPN

En marzo de 1979, en las elecciones generales irrumpe con fuerza un partido denominado Unión del

Pueblo Navarro, fruto de un intento anterior llamado Alianza Foral Navarra, de marcado acento

regionalista. Ganó nuevamente UCD, delante del PSOE, que obtuvo 25.000 votos menos, pero UPN logró

el apoyo de más de 28.000 navarros. Entonces, también sorprendió los 23.000 votos de una desconocida

coalición de mensaje radical llamada Herri Batasuna.

Un mes después, en las elecciones autonómicas y municipales, UCD y el PSOE perdían sufragios,

mientras UPN aumentaba en más de 20.000 sus votos de la mano de su fundador y actual presidente, el ex

ucedista Jesús Aizpún. Tras la descomposición del partido liderado por el entonces Adolfo Suárez, UPN

llega a un acuerdo electoral con CP para las elecciones de octubre de 1982, donde la coalición da el salto

definitivo y consigue más de 76.000 votos, por detrás de los socialistas. De haberse mantenido el pacto

entre UPN y CP para las elecciones autonómicas de mayo del 83, atendiendo al bajón socialista sufrido en

los anteriores comicios forales, la coalición de derecha podía optar al triunfo y, tal vez, constituir

Gobierno propio. Sin embargo, ambas formaciones se acusaron de incumplir el pacto y concurrieron en

solitario, aprovechando el PSN la dispersión del voto para obtener veinte diputados, insuficientes para

gobernar con garantías, frente a los trece de UPN, ocho de CP, tres de los nacionalistas vascos y seis de

Herri Batasuna.

Este resultado, al necesitar los partidos mayoritarios de coaliciones para gobernar, fue la mayor crisis

institucional ocurrida en la Comunidad foral desde el advenimiento de la democracia. La distinta

interpretación que los partidos hacían del Amejoramiento del Fuero oara disputarse el Poder llevó a un

interrengo y a la intervención del Gobierno central, que, finalmente, cerró el Tribunal Constitucional en

favor de los socialistas.

El primer Gobierno navarro socialista nació débil y minoritario, bajo la presidencia de Urralburu, y

necesitaba recurrir a los tres parlamentarios bisagras del PNV si quería gobernar. Desde esta fecha, hace

dos años, la situación política ha sufrido alteraciones notables y ef Parlamento actual no tiene demasiada

relación con aquel surgido de las urnas.

El hecho de mayor relevancia, desencadenado de la situación anterior, fue la crisis del PNV y la expulsión

de toda la organización navarra, incluyendo los tres parlamentarios forales del partido. Surgió en el

Legislativo un grupo sin respaldo de partido, que ha venido prestando su apoyo parlamentario a los

socialistas frente al centro-derecha en muchas ocasiones. Mucho se ha hablado en Navarra del pacto PSN,

nacionalistas vascos expulsados del PNV, y posiblemente a él se deba algunos logros alcanzados por los

expulsados en temas de educación, la conexión en nuestra Comunidad con la ETB del País Vasco y

algunos más.

Interrelacionada con esta crisis, se levantó también la desidencia en AP, que finalizó con el abandono del

partido de buena parte de la organización y de todos los parlamentarios. De aquí nació el Grupo

Parlamentario Moderado y más tarde el Partido Moderado-Centrista de Navarra, que ha intentado sin

éxito llegar a un acuerdo electoral con los reformistas de Miguel Roca y que, finalmente, acuden a las

urnas en solitario solicitando un espacio de centro.

También UPN vivió una crisis, que culminó con la salida del partido de varios de sus miembros

parlamentarios forales, entre ellos el portavoz, Albito Viguria, que se integraron en el Grupo Mixto. El

Legislativo quedó entonces con tres grupos parlamentarios sin partido político, mientras que AP no tenía

representación. Así las cosas, el Gobierno de Navarra ha realizado su política conjugando la búsqueda del

consenso en algunos temas, como el económico o la televisión, con algunos conciliábulos entre grupos

políticos para otros asuntos, y el «rodillo de los votos», cuando la variopinta oposición no conseguía

entenderse.

Esta actitud ha causado numerosas veces descontento en la Cámara y también una fuerte erosión dentro

del PSN-PSOE, con el eclipsamiento de figuras importantes en sus filas. Nombres como el del ex senador

socialista Guillermo Fernández, que acusa reiteradamente a sus ex compañeros de partido de realizar una

política de «métodos franquistas»; del ex presidente del Parlamento foral Víctor Manuel Arbeloa,

diputado del Parlamento Europeo y que no aparece en las listas electorales, además de haber acusado al

aparato del PSN de ser cerrado y reducido; o de la ex senadora Reyes Berruezo, que abandona la política

para regresar a su trabajo de funcionaría, se han disipado de la política del PSN. Para sustituirlos, el PSN

ha acudido al Gobierno central y, además de Carlos Solchaga -que ya había figurado anteriormente como

cabeza de lista-, aparecen nombres como el de Luís de Velasco, secretario de Estado para el Comercio, o

el ex dirigente de la antigua ORT, Javier Iturbe, que entró a formar parte de la Ejecutiva del partido el

pasado junio. Fuentes del partido separadas del aparato del Poder no dudan de calificar esta actitud como

«una política personalista de Urralburu, que no hace más que ejecutar lo que le ordenan en Madrid».

Una voz en Madrid

Esta es también una de las mayores críticas que la oposición hace de los dos años de gestión del Ejecutivo

socialista, tachada de «negativa» por todas las fuerzas no socialistas.

A pesar de algunos proyectos de reconversión industrial consensuados, el desempleo no ha dejado de

crecer, acercándose ya a los 40.000 parados; algunas medidas educativas y administrativas han causado

una fuerte contestación social, y todos los sindicatos menos UGT afirman que el mandato del PSN se ha

mostrado «contrarío a los intereses de los trabajadores». Todavía permanece sin resolver el contencioso

con el Gobierno vasco por la utilización en su escudo de símbolos propios de Navarra.

No en vano el centro-derecha insiste, a través de Aizpún, en que en las próximas elecciones del 22 de

junio se debe elegir «la voz de Navarra en Madrid. Según sea esta voz, vendrán las leyes a Navarra de una

u otra forma. Si no hay un partido que se identifique con la Navarra foral, irá mermando el patrimonio

foral, y esta labor, que han venido haciendo hasta ahora los representantes de UPN, la debe desarrollar un

partido que represente auténticamente a la Comunidad foral».

Navarra en cifras

Superficie en km2: 10.421. Habitantes: 522.382. Censo electoral: 392.846. Paro a diciembre de 1985

(EPA): 5.700 (19,6 por 100). Escaños al Congreso: 5. Escaños al Senado: 3. Reparto actual por partidos:

- PSOE: 3 diputados y 3 senadores.

- CP/UPN: 2 diputados y 1 senador.

 

< Volver