Autor: Arenas, Ildefonso. 
   Andalucía, sin libertad     
 
 ABC.    16/06/1986.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Andalucía, sin libertad

Señor director: Si el PSOE vuelve a ganar por mayoría las elecciones, Felipe González embarca este

verano en el «Azor» a la sombra de Ja Giralda y no a escondidas en Lisboa, como el año pasado. Y en

Andalucía se leerán pocas críticas, por desgracia, porque el sano ejercicio de disentir en la Prensa está

bajo cero, salvo honrosas excepciones.

Los que estamos en la oposición al PSOE conocemos por experiencia lo difícil que resulta publicar

nuestras opiniones. Lo contrario que sucedía en tiempo de UCD, cuando la oposición tenía todas las

oportunidades para llevar su mensaje al ciudadano, incluso había periodistas que se creían misioneros de

Felipe e inquisidores de Suárez.

En Málaga este cambio ha sido aún más traumático. Nada más llegar al poder, los socialistas echaron con

una llamada destemplada de teléfono al director de «Sur», Francisco Sanz Cagigas, sin ninguna clase de

indemnización, y cuando éste ganó legalmente su recurso ante los Tribunales, le dijeron que bueno, que

podía embargar un puente, pero que ellos no le daban el dinero legal.

Existe un periódico modesto y valiente en Málaga, «El Diario de la Costa del Sol», al que los socialistas

no sólo niegan la publicidad institucional, sino que le impiden cualquier clase de información. Y todo ello

por el delito de hacer críticas a la gestión municipal. A Plácido Llordens, que fuera director de RCE, le

invitaron a un acto en Sevilla, y allí mismo, en un despacho frente a su sucesor, se enteró que cesaba

como director un minuto antes de que éste tomara posesión. En estos momentos e) director de Antena-3,

Pedro Romón, no puede hablar hasta que pasen las elecciones. Y así un largo etcétera de agravios a

personas independientes...

¿Y qué decir de «Tele-Sur», el programa regional andaluz de TVE, al que en Málaga se conoce como

«Tele-Sevilla», y a cuyas cerraras se les ha llegado a prohibir e! paso a algunas casetas? Claro que los

desmanes de TVE impiden darse cuenta de las pequeñas tropelías de los circuitos regionales. El grito

oscurantista de «¡Vivan las cadenas!» lo gritan ahora los socialistas sin pudor. Y no sólo una, sino dos: la

Primera y la Segunda Cadena, a las que todos estamos maniatados; las Cadenas del monopolio

televisivo.-lldefonso Arenas, candidato del PDP al Senado por Málaga.

 

< Volver