Autor: Sentís, José A.. 
 Elecciones generales. 
 Suárez rechaza la posibilidad de pacto del centro derecha     
 
 ABC.    17/06/1986.  Página: 26. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

26 / A B C

Suárez rechaza la posibilidad de pacto del centro derecha

Madrid. J. A. Sentís

El presidente del CDS, Adolfo Suárez, re-ehazó ayer cualquier posibilidad de pacto poselectoral con los

partidos del centro y la derecha como fórmula para arrebatar el poder al PSOE: «CDS trabaja para ganar

limpiamente las elecciones», afirmó ayer en un mitin en Madrid, en respuesta a llamadas a las fuerzas no

socialistas realizadas por los dirigentes de la Coalición Popular.

Salvo esa alusión, la intervención de Adolfo Suárez se dedicó casi íntegramente a la crítica al partido en

el poder. Sobre la evolución de la campaña electoral dijo, por ejemplo, que «Felipe González no sólo ha

perdido la serenidad, sino que va a perder el poder» y centró su discurso en la necesidad de que el PSOE

no repita mayoría absoluta para que que se vea obligado a someterse al control político.

Según avanza la campaña, Adolfo Suárez da más muestras de optimismo, especialmente cuando

encuentra recibimientos cálidos como el que te proporcionaron ayer tos asistentes al acto electoral de la

capital de España. Suárez sigue empleando un tono comedido en la forma y fuertemente irónico.

La primera de ellas es ía ya citada invocación a que el PSOE pierda la mayoría absoluta, como fórmula

para acabar con la «arrogancia y prepotencia» y para que «sea controlado por el Parlamento, y no controle

al Parlamento». Dijo Suárez que «al presidente (Felipe González) te convienen unas vacaciones en la

oposición para aprender a gobernar con pluralismo», recordando que no es necesaria la mayoría absoluta

para gobernar, pues sin ella se consiguieron logros como la transición de un Estado autoritario a otro

democrático, la Constitución o la puesta en marcha del Estado de tas autonomías».

Se lamentó Suárez de que el PSOE insista en afirmar que la historia comenzó cuando llegaron al poder,

en 1982, «mientras los demás españoles no hemos hecho nada» y recordó su etapa como presidente del

Gobierno sin que faltara una alusión a tos «cinco años dé oposición del PSOE en los que generó muchas

inestabilidades».

El balance socialista fue criticado por Adolfo Suárez por una razón de fopdo (el alejamiento del mensaje

ético e ¡lesionante del cambio) y por su práctica gubernamental «de promesas incumplidas y de errores de

cálculo». El papel del CDS «si no logramos la mayoría» sería impulsar desde la oposición «las reformas

que el PSOE no se atrevió a hacer» y controlar algunas tendencias que a su juicio tiene el actual

Gobierno, como el -«absolutismo y el presidencialismo a ultranza».

Las referencias a Fefipe González fueron la constante del discurso de Suárez. Le responsabilizó de los

«insultos de Alfonso Guerra», lúe, a su juicio, responden a las indicaciones del propio presidente del

Gobierno: «Felipe González ha ordenado a Alfonso Guerra que ance una campaña de insultos», por lo

que •cuando hable Guerra, contestare a Felipe Sonzález». La polémica CDS-PSOE parece divertir al

político centrista: «Me gusta que el tebate esté entre Felipe González y yo, porgue yo le he ganado en dos

ocasiones y él ;ólo en una».

 

< Volver