Autor: Puerta, Ángel. 
 Elecciones generales. 
 Funcionarios de IU inauguran un monumento a Moscoso     
 
 ABC.    19/06/1986.  Página: 26. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

26 / A B C

Funcionarios de IU inauguran un «monumento» a Moscoso

Madrid. Ángel Puerta

El sector de Izquierda Unida def funciona-riado de la Administración Pública organizó ayer en los

jardines de los Nuevos Ministerios la bufa inauguración de un monumento ai ministro Javier Moscoso por

su «reforma de la Administración».

En el acto, que contó con una nutrida asistencia de funcionarios, intervino en primer lugar Isabel

Vilaüonga, quien dijo que en la Administración sigue habiendo «pelotas», aunque cada vez menos, y los

que hay, están desde 1982. Acto seguido presentó a Ramón Tamames, que mostró su sorpresa por el pase

ai PSOE de José María Mohedano, que ha denunciado el incumplimiento de derechos humanos en esta

legislatura y pidió el «no» a la OTAN, y de Eduardo Mangada, antiguo militante comunista, lo que indica

para Tamames que han debido estar sometidos a presiones.

Añadió que el PSOE se está quedando con el Estado, a través de un aparato burocrático y clientelar, «en

donde meten a los de carné». «Una burocracia -dijo- donde cada vez cuesta más una licencia municipal o

una licencia para abrir una empresa». Añadió que el Gobierno es débil frente a poderes nacionales y

extranjeros. «El "camino" del PSOE lleva a Washington y su campaña no es una oferta electoral, sino una

operación de "arketing" con inundación de carteles de Felipe González, que recuerdan a las camparías del

Sha de Persia, pero nos van a oír.»

En cuanto a la inauguración del monumento, «un busto de aquí para arriba», dijo el orador señalándose de

la nuez a la coronilla, contó con todos los ingredientes de la «oficialidad», es decir, frac, chistera, madrina

de velo en rostro, floreado embajador, supuestamente «bananero», y la inevitable horterada de la

izquierda para faltar el respeto al colectivo católico, un obispo para bendecir el evento. Naturalmente,

todo ello regado con limonada y adornado con carteles alusivos a la «bondad» de la reforma

administrativa llevada a cabo por los socialistas. Algunos ejemplos: «Moscoso, gracias por este específico

que me diste por detrás» o «Cuñado agradecido».

En el discurso, el orador ensalzó en pura «chufla» la labor de Moscoso, al que calificaron de «frente

estrecha y torva mirada de ser abyecto y despreciable», recordando casi como única aportación la

implantación de relojes para fichar. Mientras se criticaban los «excrementos... perdón, incrementos

salariales» y el dedo de Moscoso «...que dirige los destinos de los funcionarios mejor preparados,

dándoles gusto al mismo tiempo». Al final de otros «elogios» similares, recordaron que el ministro

Moscoso había conseguido elevar la profesionalidad y democratización de la Administración a los niveles

«de Tanzania, aunque sin negros».

Al final se descubrió el busto, adornado de un muñequito que representaba a su mano derecha, Francisco

Ramos Fernández Torrecilla, mientras los funcionarios realizaban una ofrenda floral a base de lechugas y

otras hortalizas, ai son de bellas canciones como «Me quieren quitar el cargo», o sea, lo de sillón de mis

entretelas, o «No te puedo querer porque no sientes lo que yo siento»

 

< Volver