Autor: Guzmán, Bernardo. 
 Elecciones generales. La Comunidad Valenciana ante las urnas. 
 La elaboración de las listas hizo aflorar los problemas internos  :   
 El desembarco de foráneos, principal polémica. 
 ABC.    18/06/1986.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

MIÉRCOLES 18-6-86

ELECCIONES GENERALES

La Comunidad Valenciana ante las urnas

La elaboración de las listas hizo aflorar los problemas internos

El «desembarco» de foráneos, principal polémica

Valencia. B. Guzmán

Para comprender el actual momento de las distintas formaciones políticas valencianas, debemos

remitimos a los últimos acontecimientos, haciendo especial hincapié en la elaboración de las listas que

han hecho aflorar multitud de problemas internos y que pueden reflejar su situación actual. Otro dato a

tener en cuenta es el desembarco de foráneos en las listas.

Las discrepancias internas están al orden del día en cualquier partido, sin embargo, la diferencia está en la

trascendencia o no de los problemas internos. En el caso de los socialistas valencianos, y a la hora de

llegar a las elecciones, han sabido, si no resolver sus diferencias internas, sí concederse una especie de

tregua en beneficio de su interés común. Como ejemplo podemos señalar las más que conocidas

divergencias entre el presidente del Gobierno valenciano, Juan Lerma, y el consejero de Cultura, Cipriano

Ciscar, que han quedado totalmente aparcadas a la hora de afrontar los comicios. Otro aspecto importante

que demuestra la disciplina interna dentro del PSOE es la colocación como número uno por Valencia del

ministro de Educación, José María Maravall, que no ha provocado ni tan siquiera una manifestación

pública en su contra entre los dirigentes valencianos, a pasar del lógico malestar entre algún sector de las

bases, que no ve con buen ojos la implantación de un candidato desde Madrid.

En el lado totalmente opuesto de la balanza habría que situar a Alianza Popular en la provincia de

Valencia, donde en los últimos meses existía un claro enfrentamiento entre los partidarios del actual

presidente provincial, Carlos Manglano, y los seguidores de otro hombre de peso en el partido como es

Ignacio Gil Lázaro. Las discrepancias entre ambos grupos hacía prever cambios en el partido cuando

sorprendió la convocatoria de elecciones. A partir de ese momento, la lucha por ocupar la primera plaza

se trasladó a Madrid, donde hasta última hora no se decidió que fuera uno de los hombres de confianza de

Manuel Fraga, Ángel Sanchís Perales, el que ocupara el primer puesto en la candidatura al Congreso por

Valencia. Con anterioridad se había designado a Ortí Bordas, nombramiento que duró menos de

veinticuatro horas con motivo del gran revuelo y movimiento de repulsa que esta designación de la

dirección del partido en Madrid había causado en el seno de Alianza Popular en Valencia. En medio de

todo este conflicto se produjeron diversas dimisiones de altos cargos del partido en Valencia, que

precisamente habían apoyado a Carlos Manglano.

En la composición definitiva de la lista se introdujo en el puesto número tres a un miembro del PDP y en

el cuatro a una dirigente del Partido Liberal, designaciones éstas que provocaron también infinidad de

protestas. A partir del cierre de las listas, la disciplina y la cohesión volvió al seno de la Coalición

Popular, que ha cerrado filas en torno a sus candidatos, entre los que por cierto destaca un independiente

al Senado del prestigio de Emilio Attard, una de las personalidades que hizo posible la elaboración de la

Constitución y que vuelve a la política, según él mismo ha manifestado, porque ve en peligro la

independencia del Poder Judicial.

Por lo que se refiere a los reformistas, es destacable el hecho de que quizá haya sido la fuerza política con

menos complicaciones internas, ya que han seguido la línea de buscar candidatos cualificados que sean

valencianos sin permitir la llegada de «cuneros».

En el CDS también ha habido grandes problemas internos con la decisión de situar como número uno por

Valencia a Joaquín Abril Martorell, hermano del que fuera ministro de UCD. Esta designación provocó la

dimisión del secretario general, Manuel Gallent, que acusó a los dirigentes de su partido a nivel nacional

de haber impuesto a Joaquín Abril Martorell.

Las fuerzas de izquierda en la Comunidad Valenciana aparecen divididas y no han sido una excepción los

problemas en la elaboración de las listas por lo que a Izquierda Unida se refiere.

 

< Volver