Autor: Villardebó, Inmaculada. 
 Eleciones generales. Andalucía, ante las urnas. 
 El PA intentará cosechar el desencanto socialista     
 
 ABC.    19/06/1986.  Página: 35. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC / 35

El PA intentará cosechar el desencanto socialista

Granada. I. V.

Bajo el lema «Para que Andalucía cuente. Aquí y en Madrid», el Partido Andalucista acomete los

próximos comicios legislativos con el objetivo de sentar en el Congreso, traducidas en escaños, las bases

estrictamente necesarias para la futura formación de un grupo andalucista. Todo ello desde el con-

vencimiento de que las próximas legislativas no se harán esperar cuatro años y que para entonces habrá

sonado la hora de la reaparición pública de Alejandro Rojas Marcos.

También para entonces el PA piensa cosechar el desencanto socialista, desenmascarado ya un PSOE de

sus veleidades nacionalistas.

Será la hora del ajuste de cuentas entre un partido -el PSA-PA- que quiso acentuar su nacionalismo por

encima de su socialismo y aquel otro -el PSOE- que consiguió en 1980 desprestigiar la contribución

andalucista al desbloqueo de la autonomía andaluza y comprar con cargos autonómicos a hombres

importantes del PSA, tras haber anexionado con éxito a otros socialismos.

Aún débil

El partido aparece aún débil, con más. probabilidades en sus tradicionales provincias históricas. En su

contra tiene una campaña totalmente desfigurada, fruto, en su opinión, de un pacto PSOE-AP y en la que

ninguno de los tres ejes de la batalla autonómica de los andalucistas en el Parlamento ha llegado al

umbral de la calle: ni se habla de desarrollo autonómico, ni de la reforma de un Estatuto «loapalizado», ni

de las interpretaciones restrictivas del mismo que han presidido las negociaciones de Doñana, la

Alhambra o la Confederación del Guadalquivir.

Tampoco se está hablando de financiación autonómica. Igualmente, el tecer canal autonómico,

aglutinador de una identidad, no es reivindicado como objetivo prioritario por ningún partido político

parlamentario, salvo el andalucista.

Sin embargo, y a pesar de su crisis histórica, el PA presenta cara a estas legislativas con tres bagajes

elocuentes: la realización de un 17 por 100 de la labor parlamentaria de la Cámara andaluza con sólo tres

parlamentarios, lo que valió a Pérez Bueno, de Málaga, el título de «El libro gordo de Pétete», concedido

por los periodistas parlamentarios.

El agravio comparativo de la celebración conjunta de las elecciones generales y autonómicas en una

comunidad que arrancó una autonomía con más esfuerzo y respaldo que ninguna otra. Y una tercera

cuestión: los nombres que aparecen en sus filas: del grupo de Cepesa, Diego y José María de los Santos,

Luis Uruñuela; de los históricos, como Rodríguez Escolar o Emilio Lemos Ortega; los hombres de ASA,

José Aumente, Miguel Arredondo, Antonio Ibáñez o Paco Pacheco, y, finalmente, las aportaciones del V

Congreso, como Martín Villena.

 

< Volver