Autor: Palma, Luisa. 
 Elecciones generales. 
 La Coalición Popular cerró su campaña con el convencimiento de que vamos a ser la mayoría  :   
 Ambiente triunfalista y colofón con la Sinfonia del Nuevo Mundo. 
 ABC.    21/06/1986.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

La Coalición Popular cerró su campaña con el convencimiento de que «vamos a ser la mayoría»

Ambiente triunfalista y colofón con la «Sinfonía del Nuevo Mundo»

Madrid. Luisa Palma

La Coalición Popular cerró ayer su campaña en medio de un ambiente de triunfalismo y con el

convencimiento de que «el día 22 vamos a ser simplemente la mayoría». Tanto Manuel Fraga como Osear

Alzaga incidieron repetidamente en este aspecto pero no así Segurado que se mostró más ceñido en sus

argumentos. El colofón, a un acto-monstruo en pleno centro de Madrid, lo puso nada menos que la

«Sinfonía del Nuevo Mundo», de Dvorak.

Manuel Fraga provocó un auténtico «delírium» de aplausos y gritos entre sus seguidores cuando subió a

la plataforma, al filo de la medianoche, momento en que se procedió a la suelta de palomas. Con voz

ronca y ya totalmente quebrada después del «castigo» a que la ha sometido durante estos veinte dias,

Fraga no se resistió a decir: «Este es el acto político mayor de la Historia de España.» «Aquí está -dijo- la

mayoría natural del pueblo español dispuesta a salir adelante.» En esta última oportunidad de pedir el

voto Fraga construyó un discurso de carácter general sin entrar en críticas al PSOE. «Llevamos dos siglos

mirándonos unos a otros con desconfianza -dijo- y ahora es el momento de terminar con ello. Cuando la

gente vea que puede trabajar y que no le ahogan a impuestos este país se levanta, se hace un país de

primera categoría.»

Luces para TVE

Miles de mecheros se encendieron entonces, oscilando en el aire fresco de la noche, a petición de los

organizadores, ya que Televisión emitía en esos momentos en directo. Este fue uno de los signos con que

se quiso demostrar la afluencia de decenas de miles de personas a una de las arterias principales de la

capital madrileña, cerrada al tráfico con motivo del acto. Según estimó la Policía Municipal podrían

encontrarse allí unas cien mil personas, aunque los organizadores hablaban de un millón, y Ruiz Soto, en

concreto, anunció desde los micrófonos que se encontraban presentes millón y medio de personas. Fraga

hizo un llamamiento a la serenidad y a la concordia, porque «nuestro mensaje no va contra nada ni contra

nadie». «Puede llegar España al año dos mil -dijo- como un gran país, pero será un país de segunda si

sigue la ruindad de la lucha de clases. Tenéis que conquistar el voto todos para uno y uno para todos y en

este momento el voto tiene que ser útil a la única alternativa que existe en este momento». Gritos

enfervorizados de «Fraga sí, Felipe no» y «presidente, presidente» se desbocaron al final coreados por

miles de gargantas mientras una «batería» de fuegos artificiales rompía el aire llenando de colores la

oscuridad.

Poco antes había intervenido Osear Alzaga, que, en un discurso conciso e inusualmente pasional en el

líder democristiano, aseguró que la Coalición «ha llevado bien la oposición durante estos cuatro años y

que se ha preparado para tomar el relevo en el Gobierno». «Vamos a ganar estas elecciones -dijo-,

vosotros sois el ejemplo viviente de una gran mayoría desde el coraje y la serenidad porque los nervios y

los improperios han estado siempre en la otra orilla, la de la derrota». Arrancó las carcajadas del público

cuando dijo que el programa del PSOE «incoloro, inodoro e insípido», al igual que el agua con que lo

presentan en sus anuncios propagandísticos.

El liberal José Antonio Segurado, sin echar las campanas al viento, tuvo palabras de agradecimiento para

todos los que han participado en esta campaña y para «esa soberbia Prensa independiente que la ha

seguido». «Hemos hecho -dijo- una campaña sin haber caído en una sola descalificación, arrogancia o

prepotencia. Quiero hablaros de esa España con la que he soñado hace mucho tiempo y que ahora es

posible, una España audaz, solidaria e intuitiva, generosa, independiente y soberana.» Le precedió Abel

Matutes, presentado como «la voz de Europa», que dijo que Fraga era el único capaz de derrotar a los

socialistas. A Gerardo Fernández Albor, mesura y compostura difíciles de imitar, le gritaron

cariñosamente «gallego, gallego» por sus palabras de apoyo a Fraga Una pantalla gigante permitió el

seguimiento de este acto, al estilo americano, que contó incluso con el lanzamiento de un globo

aerostático de propaganda durante la intervención de Isabel Tocino.

Poco antes los tres líderes de la Coalición habían estado conversando y comentando las peculiaridades de

la campaña mientras se sucedían las actuaciones previstas: el grupo Mediterráneo, Elsa Baeza y la Banda

Sinfónica de Liria.

 

< Volver