Elecciones generales. 
 La Banca justifica sus créditos por la necesidad de recuperarlos     
 
 ABC.    21/06/1986.  Página: 24. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

24 / ABC

La Banca justifica sus créditos por la necesidad de recuperarlos

Madrid

Los créditos bancarios a los partidos políticos han sido uno de los puntos más polémicos de la campaña

electoral. Rafael Termes, presidente de la Asociación Española de la Banca, emitió ayer un comunicado

en e) que sale al paso de esas críticas.

Termes asegura en esta nota que, sin vulnerar «el secreto profesional», es necesario realizar una serie de

puntualizaciones.

La primera de éstas señala que «la financiación de ios gastos electorales no la hace la Banca, sino el

Estado, el cual, de acuerdo con la vigente ley Electoral de junio de 1985, subvenciona a los partidos

políticos en función de los resultados obtenidos en los comicios», aclarando que «no corresponde a los

banqueros juzgar sobre la bondad de esta forma de sostener los partidos políticos».

«La ley Electoral -continúa- autoriza a las entidades de crédito para que anticipen las subvenciones

esperadas por cada partido o coalición contendiente.»

Termes añade que «esta fórmula existía ya en anteriores elecciones», y que la única novedad «ha sido que

algunos Bancos, buscando una mayor equidad en el recobro de los anticipos, han otorgado e inscrito jos

créditos en forma sindicada», por lo que no considera «correctas» las declaraciones que afirman que «los

Bancos han hecho "lo que les ha dado la gana", con dinero que no es suyo, para favorecer a tal o cual

formación política». Para el presidente de la AEB, es precisamente este punto, que «el dinero no es de los

Bancos», lo que les obliga a «emplearlo de manera que, razonablemente hablando, pueda ser recuperado.

Este ha sido también ei criterio empleado en este caso, sin que ningún Banco se haya movido por

preferencias ideológicas».

La nota añade que se han tenido en cuenta «no sólo las estimaciones sobre las subvenciones por gastos

electorales a recibir por los distintos demandantes», sino también «la situación de partida de cada

demandante, a consecuencia de anteriores experiencias, así como los avales personales y las garantías

adicionales afectables».

Por todo ello, Termes no considera justo «afirmar que los Bancos, al conocer el público que han

concedido más crédito a unos partidos que a otros, han prejuzgado y, en cierta manera, condicionado el

resultado electoral. Si acaso, esta crítica tendrían que dirigirla a la ley Electoral vigente».

También señala que la Banca no ha hecho públicas las cantidades concedidas; y añade que «habrán sido

otros, entre ellos los propios beneficiarios de tos créditos, los que han dado a conocer, en forma que no

siempre coincide con la realidad, (os anticipos».

La nota termina señalando que «los Bancos pueden, naturalmente, haberse equivocado en la concesión»,

pero que, «sea cual sea el resultado electoral del día 22 de junio, los Bancos estiman que la

instrumentación adoptada para los créditos electorales les ha de permitir la recuperación de los mismos»

en «defensa de los intereses de depositantes y accionistas», ya que este «constituye el único objetivo de

esta operación crediticia en la que, bien a su pesar, se ven envueltos cada vez que se convocan

elecciones.»

 

< Volver