Elecciones generales. 
 Casi treinta millones de españoles eligen hoy a 350 diputados y 208 senadores  :   
 Cuartas elecciones generales tras la llegada de la democracia. 
 ABC.    22/06/1986.  Página: 24. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

ELECCIONES GENERALES

DOMINGO 22-6-86

Casi treinta millones de españoles eligen hoy a 350 diputados y 208 senadores

Cuartas elecciones generales tras la llegada de la democracia

Madrid

Casi treinta millones de españoles deciden hoy con su voto quién gobernará durante los próximos cuatro

años. Concretamente, 28.960.843 electores Inscritos tienen derecho a acudir a las urnas en las 42.770

mesas electorales y en las 36.440 secciones de las 52 circunscripciones. En tas cuartas elecciones

generales que se celebran desde la Instauración de la democracia, los españoles elegirán a sus

representantes en las Cortes Generales.

Las dos Cámaras ejercerán la potestad legislativa del Estado, aprobarán sus presupuestos y controlarán la

acción del nuevo Gobierno, entre otras competencias que les atribuye la Constitución. Hoy se eligen a los

350 diputados y a los 208 senderes de elección directa. La participación de los españoles en los asuntos

públicos está garantizada en la Constitución, que en su artículo 23 establece que «los ciudadanos tienen el

derecho a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes, libremente

elegidos en elecciones .periódicas por sufragio universal».

«Nadie puede ser obligado a coaccionar bajo ningún pretexto el ejercicio de su derecho de sufragio ni a

revelar su voto», subraya la ley orgánica de Régimen Electoral General, norma que regula (os comicios.

Según la ley, carecen de derecho de sufragio tos condenados por sentencia judicial firme a la pena

principal o accesoria de privación de este derecho durante el tiempo de su complimiento, los declarados

incapaces en virtud de sentencia judicial firme y los internados en un hospital psiquiátrico con

autorización judicial durante el periodo que dure su intemamiento.

Reparto de representantes

La misma ley estipula que para la elección de diputados y senadores cada provincia constituirá una

circunscripción electoral. Ceuta y Melilla son consideradas, cada una de ellas, como circunscripciones.

Para la elección de senadores, y por lo que se refiere a las provincias insulares, se consideran

circunscripciones cada una de las siguientes islas o agrupaciones de islas: Mallorca, Menorca, Ibiza -

Formentera, Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote, Tenerife, Hierro, Gomera y La Palma.

El real decreto de convocatoria de las elecciones legislativas, publicado en el «BOE» el 23 de abril de

1986, establece el número de diputados -hasta un total de 350 que forman el Congreso- que corresponde

elegir a cada circunscripción.

A cada provincia le corresponde elegir un mínimo inicial de dos diputados. Ceuta y Melilla eligen, cada

uno de ellas, a un solo diputado. Los 248 restantes se distribuyen entre las provincias en proporción a su

población. Madrid y Barcelona, con 33 representantes, son las circunscripciones mayores. Siguen Sevilla

con 12, Vizcaya y Alicante con 10 y La Coruña y Cádiz con 9. Las provincias con menos diputados son

Soria, Huesca, Cuenca, Avila, Palencia, Segovia y Teruel, con tres cada una.

Además de los senadores electos, las Comunidades autónomas designan un senador y otro más por cada

millón de habitantes de su respectivo territorio. Esta designación corresponde a la asamblea legislativa de

la Comunidad autónoma, de acuerdo con lo que establezcan sus Estatutos, que asegurarán, en todo caso,

la adecuada representación proporcional.

A las ocho de la mañana, el presidente, los dos vocales de cada una de las 42.570 mesas repartidas por

todo el territorio nacional y los respectivos suplentes, si tos hubiera, se reúnen para la constitución de las

citadas mesas y preparar la votación.

Cada mesa electoral debe contar con una urna para cada una de las elecciones que deban realizarse —en

este caso dos, una para la elección de diputados y otra para senadores— y una cabina de votación, y debe

disponer de un número suficiente de sobres y papeletas de cada candidatura, que estarán situados en la

cabina o cerca de ella.

Una vez constituida cada mesa, sus respectivos presidentes anunciarán, a las nueve de la mañana, que

«empieza la votación», que continuará, sin interrupción, hasta las veinte horas. A partir de las nueve, los

electores podrán ejercer su derecho al voto, presentando su carné de identidad ante el presidente de la

mesa correspondiente.

Una vez comprobada su inscripción en el censo, el elector entregará en mano al presidente tos sobres de

votación. El presidente dirá en voz alta el nombre del elector y añadirá «vota», inmediatamente antes de

depositar en las urnas el sobre.

Cerca de medio millón de españoles utilizaron en estas elecciones el sistema del voto por correo, según

estimaciones de la Dirección General del Correos y Telégrafos. El que la votación se celebre en domingo,

y el buen tiempo en periodo prevacacional, influyó decisivamente para que en estas elecciones unos

400.000 españoles recurrieran a emitir su voto por correo.

 

< Volver