Sensible retroceso del Partido Socialista, que no obstante mantiene la mayoría absoluta  :   
 Espectacular subida del CDS, que confirmó las expectativas de Suárez. 
 ABC.    23/06/1986.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Sensible retroceso del Partido Socialista, que no obstante mantiene la mayoría absoluta

Espectacular subida del CDS, que confirmó las expectativas de Suárez

Coalición Popular se consolida como segunda fuerza política

Preocupante incremento de Herri Batasuna y hundimiento del PRD

El PSOE repitió ayer mayoría absoluta en unas elecciones que consolidan el esquema de partido

hegemónico mientras las fuerzas de oposición aparecen disgregadas. Coalición Popular no superó el techo

de 1982, mientras Adolfo Suárez confirma su crecimiento e Izquierda Unida comienza a aproximarse a

los resultados del PCE en el comienzo de la transición. El fracaso de Roca a nivel nacional sólo se ve

paliado por la fuerza de CID en Cataluña. En el País Vasco, el PNV no ha podido aminorar un

crecimiento de Herri Batasuna que probablemente exigirá una especial atención a esta comunidad en la

próxima legislatura.

Felipe González ha logrado su objetivo de gobernar sin necesidad de ningún género de pactos, con la

misma comodidad con la que lo hizo durante los pasados cuatro años. Consigue con ello ser el segundo

jefe de Gobierno de la democracia que repite mandato.

Debe deducirse por ello que los cuatro años de poder han desgastado poco al Gobierno de Felipe

González, aunque parte de sus votos se han trasvasado a los partidos limítrofes por la izquierda y por la

derecha, esto es, a Izquierda Unida y Unidad Comunista, y al CDS de Suárez. Son parte de los votos

«prestados», aunque no los suficientes como para obligar al PSOE a una política de pactos que se le

exigía desde su oposición.

Para Coalición Popular tal vez haya sido un factor negativo la competencia política del PRD por el

espacio de centro, que se ha saldado con disminución respecto a anteriores resultados en el número de

escaños, teniendo en cuenta que el sistema proporcional de la regla D´Hont castiga a las fuerzas divididas.

Para el centro y la derecha puede ser este resultado electoral un indicio para el replanteamiento en sus

líneas de acción políticas.

El CDS ha confirmado las expectativas de ascenso, a partir de una campaña eficaz de Adolfo Suárez, que

ha impulsado su imagen populista con trabajo esencialmente personal. Es razonable pensar aquí que el

recuerdo del liderazgo de Suárez haya impulsado su regreso del «desierto» de la pasada legislatura. A

pesar de ello, Suárez no ha logrado ser «bisagra» parlamentaria.

En la lucha personal entre Gerardo Iglesias y Santiago Carrillo, el primero ha agrupado los votos de las

históricas siglas del PCE

 

< Volver