Autor: A. P. F.. 
 Elecciones generales. 
 El Centro Democrático y Social celebró su triunfo     
 
 ABC.    23/06/1986.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC/XVII

El Centro Democrático y Social celebró su «triunfo»

Madrid. A. P. F.

Desde el mismo momento en que Televisión Española y algunas emisoras de Radio, una vez cerradas las

mesas electorales, comenzaron a emitir estimaciones aproximadas sobre los resultados electorales,

comenzó la euforia en el «cuartel general» del Centro Democrático y Social, instalado en el hotel We-

llington, que a las ocho de la tarde ya registraba una notable asistencia de militantes y simpatizantes

centristas.

Todos sus candidatos coincidían en que el hecho de haber conseguido convertirse en la tercera fuerza

política del país podía considerarse ya un éxito. José Ramón Caso, segundo en la lista por Madrid y ya

virtualmente diputado, declaraba que el hecho de haber contado con tan escasos medios económicos en

esta campaña ha sido un factor fundamental que ha impedido mejores resultados que podrían haber

arrebatado !a mayoría absoluta al PSOE.

Mientras, la pantalla gigante seguía exponiendo tos datos que emitía Televisión Española, el salón del

hotel se iba llenando de gente. Uno de los primeros en llegar fue Eduardo Punset, último en la lista por

Madrid, porque se reservaba para las elecciones al Parlamento Europeo y que si se hubiera presentado

primero por Barcelona, ahora ocuparía un escaño en el Congreso. «Nunca he escondido -declaraba a

ABC- que mi opción era al Parlamento Europeo, lo que ocurre es que contábamos con que coincidieran

ambas elecciones. No obstante no siento ninguna nostalgia he accedido a ir el último de la lista por

solidaridad». Sobre los resultados dijo que se constatan dos cosas: que las mayorías absolutas restan

incentivos a la participación ciudadana, como lo demuestra el alto índice de abstención».

Otro de tos candidatos centristas que ya contaban con escaño en el Parlamento, Carlos Revilla, calificaba

el resultado de «magnífico», porque estaban a punto de acabar con el bipartidismo. Felicitó al PSOE por

su triunfo, pero dijo que ahora tendrá que hacer una política distinta, «ya que no tendrá excusas para

cumplir el programa de 1982, que dejó sin cumplir».

Uno de los que reflejaban en su rostro una expresión entre alegre y crispada, era Federico Ysart,

candidato número cinco por Madrid, que se encontraba en la cuerda floja. Los cuatro primeros de la lista

ya eran diputados, él dependía de los resultados finales. No obstante, se encontraba satisfecho: «hemos

multiplicado por ocho nuestro anterior resultado y hemos quebrado la tendencia al bipartidismo, con lo

que se demuestra que en nuestro país esta circunstancia no es natural».

La apoteosis de la fiesta centrista vino al filo de las once la noche, cuando se anunció la llegada de Adolfo

Suárez. Todo fueron abrazos, brindis e, incluso, alguna que otra lágrima. El presidente del partido dirigió

unas palabras a su militancia, tras los agradecimientos: «Sé que os he hecho sufrir mucho estos cuatro

años con mi silencio, pero ha merecido la pena. Vamos a prepararnos para las autonómicas y municipales

del 87 y a ganar en el 90 la responsabilidad del Gobierno».

 

< Volver