Autor: Diego, Enrique de. 
 Elecciones generales. 
 Los procesos de reconversión industrial en crisis económica no han representado desgaste electoral para el PSOE     
 
 ABC.    24/06/1986.  Página: 64-65. Páginas: 2. Párrafos: 14. 

64/ABC

ELECCIONES GENERALES

MARTES 24-6-36

Los procesos de reconversión industria desgaste electoral

Madrid. Enrique de Diego

La victoria general del PSOE en las Autonomías soto tiene las excepciones de País Vasco y Galicia, y la

situación más equilibrada de Castilla y León, donde la diferencia con Coalición Popular es de sólo tres

puntos. Junto a ello, los resultados manifiestan claramente la fidelidad de voto al PSOE en aquellas

comunidades precisamente más castigadas por la crisis económica o más afectadas por el proceso de

reconversión industrial llevado a cabo en la legislatura.

A la espera de estudios sociológicos más minuciosos, tos datos andaluces, extremeños, de la Comunidad

Valenciana y de Galicia indican que los sectores más dañados por la crisis han dado de nuevo su voto al

PSOE. Una provincia como Cádiz, con un proceso de reconversión reciente, o Valencia, con el cierre de

buena parte de la zona industrial de Sagunto, aportan datos similares en cuanto a votos socialistas

respecto a 1982. Es obvio, pues, que la reconversión no ha representando un desgaste electoral del PSOE.

Parece también deducirse de los datos que una parte sustancial de tos parados han votado igualmente

socialista. Son estas cuestiones que deberán ser analizadas con mayor profundidad. Tampoco sufre

castigo el recorte de pensiones, lo que confirma el carácter conservador respecto al poder constituido del

segmento electoral de los pensionistas.

Los datos indican también la importancia de los liderazgos. Así, la subida del CDS, motivada en una parte

esencial por la personalidad de Adolfo Suárez. se produce en toda España, a pesar de la ausencia de

estructura del partido en sí en comunidades como el País Vasco o Cataluña, De este modo, el suarismo es

la fuerza política con un aumento mayor de votos en la comunidad vasca al pasar de 21.826 votos en 1982

a 56.700 en la votación del domingo.

Otra conclusión obvia es que el PSOE pierde sus votos a manos fundamentalmente del CDS y, en

segundo lugar, de Izquierda Unida. En muchas provincias, donde Coalición Popular, la segunda fuerza,

repite resultados respecto a 1982, tos votos perdidos por los socialistas coinciden con bastante similitud

con tos incrementos obtenidos por Adolfo Suárez. Esto es especialmente claro en el caso de las dos

Castillas y la Comunidad Valenciana.

En cuanto a Coalición Popular, algunas conclusiones se imponen. Por de pronto, sus retrocesos más

fuertes se dan en Cataluña y Aragón. Más significativos resultan tos sensibles descensos de Cantabria y

las Islas Baleares, comunidades gobernadas por Coalición Popular. En Cantabria, el PSOE alcanza el 44,4

por 100 de los votos por un 34,1 de Coalición Popular. Diez puntos por abajo, lo que marca unos

resultados en términos de desastre. La continua crisis del Gobierno autónomo y el mal funcionamiento de

te Coalición, con la habitual disputa entre tos dirigentes de AP y PDP, ha recibido un innegable voto de

castigo. En el caso de Baleares, el PSOE obtiene el 40,2 de los votos y Coalición Popular el 34,3. Las

causas son similares a las reseñadas par. Cantabria. Aquí hay que sumar e hundimiento de los reformistas

de Jerónimo Alberti, castigados por el habitual cambio de estrategia y la falta de definición ideológica,

según informa Alfonso Basalto.

Coalición Popular mantiene resultados o tos acrecienta suavemente en aquellos lugares donde se ha

producido una renovación generacional e ideológica, y pierde donde se mantienen los controtes del poder

tradicionales, sin ninguna renovación. Esto es claro analizando los buenos resultados de Guadalajara,

Granada, Murcia, Toledo, Valladolid, Soria, Cádiz y muy especialmente la importante subida alcanzada

por Antonio Hernández Mancha en las elecciones autonómicas para Andalucía. Hernández Mancha se

convierte en una de las revelaciones de la campaña electoral y en uno de tos símbolos del centro y la

derecha con capacidad de crecimiento. Por el contrario, tos casos de Cataluña y Aragón son

ejemplificadores de todo lo contrario. Esa renovación generacional e ideológica producida en Inglaterra,

Estados Unidos y últimamente en Francia encuentra aquí, sin embargo, dificultades añadidas para

desarrollarse, al encontrarse con el anquilosamiento de las burocracias provinciales, algunas provenientes

del anterior régimen.

Otra conclusión que se deduce de tos resultados es la escasa incidencia que el funcionamiento en

Coalición tiene en las diferentes provincias. Especialmente significativo es en el caso de) Partido Liberal,

que no ha contribuido a esa renovación generacional e ideológica, que era una de sus principales

funciones. Algunas de las candidaturas democristianas son de las que obtienen mejores resultados, como

es el caso de Guadalajara con Luis de Grandes, y algunas otras obtienen los peores, como es el caso de

Segovia o de Cuenca.

Partidos regionales

Los resultados indican una leve vuelta de los partidos regionales, aunque en una posición marginal. Untó

Valenciana obtiene un escaño, al igual que el Partido Aragonés Regionalista, la Asociación Independiente

Canaria y la Coalición Gallega. Como contraste, el Partido Andalucista obtiene un rotundo fracaso, que

ha motivado la convocatoria de una reunión de sus órganos de gobierno para decidir su futuro político,

que en primer término podría significar la dimisión de Luis Uruñuela y, quizá, la disolución de la

formación política. Todas estos partidos harán oír la voz regional en el Parlamento de Madrid, lo que

parece indicar un electorado marginal que no se siente representado por los partidos nacionales.

El análisis de los resultados regionales es especialmente importante por cuanto la próxima cita electoral y

la próxima contienda política serán las elecciones autonómicas, municipales y europeas de 1987. Con los

actuales datos, parece necesaria una reacción rápida del centro y la derecha si no quiere ver reducido su

contrapoder regional y si quiere dar el vuelco en alguna nueva Autonomía. En este último sentido,

Castilla y León y Madrid son las dos Autonomías en las que los resultados de las dos fuerzas mayoritarias

alcanzan unos niveles que permiten atisbar un posible cambio político.

País Vasco

Resultados especialmente significativos han sido los del País Vasco. Según informa Álvaro Hernando,

una lectura calmada de los resultados evidencia que los perdedores son el PNV y el PSOE. Su número de

apoyos ha disminuido ostensiblemente respecto a 1982, pasando, respectivamente, de 379.293 a 299.110

(con un descenso superior a los ochenta mil votos), y de 348.620 a 282.998 (con más de sesenta y cinco

mil votos de descenso). La formación favorecida es Herri Batasuna, que ha logrado duplicar su número de

representantes en el Congreso. Su aumento a este nivel resulta, pues, más que notable. Sin embargo, su

incremento en número de votos ha sido bastante más limitado del que podría desprenderse en una primera

deducción. Su aumento en número de votos es de 15.854, lo que le sitúa ahora en 189.701 sufragios.

Resulta obvio pensar que su aumento se hace a base de votos del sector crítico del PNV, que paga así su

larga crisis interna. El sector Garaicoechea no omitió durante la campaña declaraciones favorables a HB,

El PSOE, a pesar de la pérdida de votos y de un escaño, sale beneficiado al convertirse en primera fuerza

política en número de escaños. Euskadiko Ezkerra, con siete mil votos más, gana un escaño. Coalición

Popular, a pesar de un ligero descenso en. términos absolutos y porcentuales, "se consolida en todo el

territorio, y especialmente en Álava. La gran sorpresa ha sido también, de alguna forma, el CDS, que ha

incrementado sus apoyos en un ciento cincuenta por ciento, pasando de 21.826 votos en 1982 a 56.700. de

los votos, pero con descenso respecto a 1982.

Navarra

En la misma línea, por primera vez consigue HB un escaño en Navarra, al sumar 37.993 votos. En esta

Autonomía desaparece el PNV, a causa de su crisis. El PSOE obtiene la victoria con 96.953 votos y UNP-

CP un total de 80.186. Según Jesús. Aizpún, el escaño de HB se consigue «tanto por los disidentes del

PNV como por los votantes del CDS, que han dado un voto inútil para su partido y muy útil para que no

saliera una mayoría de Coalición Popular».

Catalana

En Cataluña, Convergencia recoge los frutos de su operación nacional, el PRD. Así, aumenta un total de

seis escaños respecto a 1982, aunque no consigue situarse como primera fuerza política. El PSOE

desciende, pero obtiene el 40,77 de los votos, mientras Convergencia queda ocho puntos por debajo, con

un 32,27, al tiempo que Coalición Popular permanece como tercera fuerza política, con el 11,47 por 100.

Castilla-La Mancha

El análisis de los resultados en Castilla-La Mancha puede ser significativo de lo sucedido en algunas otras

Autonomías similares. Los socialistas han perdido un diputado, dos senadores y 29 213 votos, a pesar del

aumento de censo. El fracaso es especialmente claro en Guadalajara. Coalición Popular aumenta en la

Autonomía un total de 24.736 votos, lo que sólo le sirve para aumentar el número de senadores. En

cuanto al CDS, el incremento ha sido notable, aunque no hayan conseguido ningún escaño. De 20.083

votos alcanzados en 1982 han contabilizado ahora 93.195, lo que se acerca bastante a la suma de votos

perdidos por el PSOE más los votos huérfanos de la UCD. Hay que reseñar un aumento de la abstención.

Este aumento de la abstención a nivel nacional -que es más baja de lo esperado, pero mayor que en otras

ocasiones- se interpreta, además, como voto de castigo a las dos fuerzas mayoritarias.

 

< Volver