El Ministro de Agricultura pide la retirada de los tractores, pero no ofrece soluciones  :   
 La actitud de los campesinos, calificada de importante llamada de atención para el gobierno. 
 Informaciones.    02/03/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El ministro de Agricultura pide la retirada de los tractores, pero no ofrece soluciones

LA ACTITUD DE LOS CAMPESINOS, CALIFICADA DE «IMPORTANTE LLAMADA DE

ATENCIÓN PARA EL GOBIERNO»

MADRID, 2 (INFORMACIONES).

LA actitud, de los agricultores ha sido una importante llamada de atención para el Gobierno y la sociedad

española sobre sus problemas, que son importantes, dentro de un comportamiento que ha sido cívico y

ordenado. En el Ministerio de Agricultura nos damos por enterados y recomiendo que vuelvan los

tractores a sus casas», manifestó ayer el titular de Agricultura, don Fernando Abril Martorell, durante una

rueda de Prensa convocada por el Ministerio para exponer su postura ante la situación planteada por los

agricultores.

El ministro se mostró optimista de que los agricultores depusieran su actitud, aunque no ofreció para

remediar sus problemas ningún tipo determinado de soluciones. «Nuestra postura ha sido clara —afirmó

el señor Abril Martorell—: escuchar y atender las actitudes que se nos han planteado.» En este sentido,

añadió que el Ministerio «está abierto y recibe a todo el mundo», siempre que se utilicen los cauces de los

Gobiernos civiles u otras entidades de confianza.

Según su opinión, el fondo del problema planteado por los agricultores estriba en que «ellos se sienten

discriminados. Están convencidos de que existen dos varas de medir, una para ellos y otra para, el resto de

los sectores», lo que produce ese fondo de frustración y de desconfianza que les es tradicional.

LA DESAZÓN DE LOS AGRICULTORES JUSTIFICADA

En varios momentos de la rueda de Prensa, el ministro reconoció que la situación del trabajador del

campo «no es todo lo satisfactoria que seria de desear» y que el fondo de desazón que actualmente aqueja

a los agricultores «tiene su razón de ser». Asimismo, afirmó que el Ministerio «valora gran parte de las

reivindicaciones planteadas en cuanto al fondo del problema, que vienen de muchos años» y se mostró

indeciso sobre la bondad de las medidas agrarias adoptadas hasta ahora. «No sé —declaró— si las

medidas agrarias son adecuadas a cada situación particular. Tal vez las situaciones económicas adoptadas

no sean las más propicias a la situación de cada región».

El ministro se mostró cauto al afrontar los problemas que aquejan a la agricultura, afirmando que en estos

momentos «no podemos plantear soluciones demagógicas» que tal vez no se puedan cumplir.

Reconoció asimismo que les había sorprendido la actitud de los agricultores, no tanto por el problema en

sí, sino sobre todo por la magnitud del mismo, aunque matizó también que creía que la situación

evolucionaría favorablemente y que confiaba en que se iniciaría a partir de ayer mismo la retirada de los

tractores de las carreteras.

Preguntado sobre quiénes eran los representantes de los agricultores que el Ministerio consideraba como

válidos, el señor Abril estimó que había una gran confusión al respecto, lo que podría producir una

proliferación de líderes existentes o que puedan surgir. En este aspecto no quiso pronunciarse,

manifestando que «tienen especial fuerza algunas organizaciones nuevas y también otras tradicionales».

También se planteó el tema de la leche, como posible mecha de un problema similar al actual, sobre lo

cual el ministro de Agricultura recordó que se había establecido como precio para la nueva campaña un

precio de 14,65 pesetas por litro, lo que supone un 25 por 100 por encima de los países de la Europa

verde.

En el trascurso de la rueda de Prensa, el ministro de Agricultura anunció que a las once de la mañana de

ayer, el número de tractores que estaban en la carretera, según los datos de las delegaciones provinciales y

los servicios técnicos, era de 22.260, y que se estaba redactando un informe general de la agricultura

española en relación con la de otros países.

2 de marzo de 1977

INFORMACIONES

 

< Volver