Autor: Solana, Luis . 
   Suárez: El guapo voto útil     
 
 Diario 16.    20/06/1986.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

LUIS SOLANA

Presidente de la CTNE

Suárez: El guapo voto inútil

El articulista analiza la reaparición de Adolfo Suárez en la escena política y, tras reconocer su papel

histórico como artífice de la transición política hacia la democracia, niega que el actual líder del CDS

constituya una alternativa, ya que, según afirma en estas líneas, ni el centro ni la izquierda tienen reflejo

en él.

CUANDO alguien tiene que hablar de don Adolfo Suárez, lo primero que tiene que hacer es adoptar un

gesto inicial de respeto. El haber logrado que España pasase de un fascismo confuso a una democracia

integral tiene muchos y varios protagonistas, pero no es el menor don Adolfo Suárez. Y todos se lo hemos

agradecido al aplaudir que ostente el ducado de Suárez, símbolo trascendente de admiración y

reconocimiento.

Pero el reconocer una labor no quiere decir que se reconozca toda la labor, y reconocer un pasado reciente

bien hecho no garantiza el aplauso a una oferta de futuro equivalente.

Cada persona o personaje tiene un papel histórico que si lo cumple (y estas cosas sólo se juzgan a

posteriori) merece el aplauso; y si no lo cumple desaparece de los libros de texto.

Don Manuel Fraga ha logrado dos cosas: que los enemigos del voto, votasen, y que la Democracia

Cristiana pudiese existir. Con eso ya pasará a la historia.

Don Felipe González ha logrado enlazar con la España que se abrasó en los años treinta entre fraternales

odios, recuperando lo bueno de entonces (la modernización) y quitando lo malo (la animadversión).

Además ha tendido un gran cable a la socialdemocracia eu--ropea para que muy pronto llegue a nuestro

país el calambre que hizo posible la Europa de la solidaridad y el bienestar.

Don Adolfo Suárez fue el instrumento impagable para lograr que el franquismo huérfano aceptase, ciego

de humos inteligentes, una democracia que jamás supo a dónde le llevaba. Pero ya está. Muchas, muchas

gracias señor duque.

Ahora resulta que busca, en buena lid, unos votos. Primer tema: ¿Qué votos busca Suárez?

Repaso los votantes de Adolfo Suárez:

A. Los que se creen que iz-quierdismo es igual a frases.

B. Los que se sienten defraudados porque el PSOE no dio la vuelta a la tortilla.

C. Los que han perdido algún privilegio con los socialistas, pero quieren seguir diciendo que son

progresistas.

D. Los comunistas de clase alta.

E. Los que quieren un recitado falangista en libertad y sin pistolas.

F. Los que quieren decir al PSOE que a prepotencia, chulería y media.

G. Dejo aparte los votantes estéticos de cualquier sexo y color, porque ésos los hay en todos los partidos.

Total, que yo me pregunto: ¿Es Adolfo Suárez una alternativa de izquierdas? No, porque una mezcla

nacional-social-fotográfica no lo será nunca. ¿Es Adolfo Suárez una alternativa de derechas? No, porque

zurrando al empresario —banquero o no— y disolviendo la defensa nacional no se puede ser de derechas

(ni de izquierdas). ¿Es Adolfo Suárez de centro? Si con eso se quiere decir algo políticamente solvente

tampoco, porque no hay equidistancia, sino distanciamiento joseantoniano. ¿Entonces? Pues lo dicho, el

voto a don Adolfo Suárez es un voto jacarandoso y guapo, pero inútil. Ni el centro en sus versiones de

más a la derecha o a la izquierda tiene reflejo en él, ni la derecha se consolida con él, ni la izquierda se

incrementa.

Don Adolfo Suárez se quiere vengar de unas traiciones concretas generalizando la confusión como

proyecto político. Está en su triste derecho. (Por cierto, lector, ¿sabía usted que don Adolfo Suárez

pertenece al CDS?)

 

< Volver