Autor: Castro, José. 
 Campaña electoral 22-J. Moderación en las últimas intevenciones. 
 Fraga afirmó que los coaligados han de ser todos para uno y uno para todos     
 
 Diario 16.    21/06/1986.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Fraga afirmó que los coaligados han de ser «todos para uno y uno para todos»

José Castro/D-16

MADRID,—Miles de personas siguieron ayer el final de la campaña electoral de Coalición Popular en el

mitin-fíesta celebrado anoche en una calle de Madrid y en el que Manuel Fraga, candidato a la

presidencia del Gobierno, recordó a sus incondicionales que a partir de ahora han de ser «todos para uno y

uno para todos», dentro de la coalición.

Fraga, al que hicieron pasar bajo un palio formado por una inmensa bandera española a su llegada a la

fiesta, fue presentado a la hora de tomar la palabra por Carlos Ruiz Soto como «un hombre, el hombre,

nuestro hombre, el presidente futuro de todos los españoles», al tiempo que se soltaban palomas blancas

en señal de victoria.

Con la voz totalmente destrozada, Fraga prometió solucionar los problemas de los vascos sometidos por

el terror, los de los pescadores obligados a abandonar sus tradicionales caladeros, los de la juventud,

pensionistas, marginados, subnormales y los de todas las categorías de españoles, que tienen derecho a

más justicia.

Cuando eso ocurra, dijo Fraga, este país «dejará de ser un país tercermundista para convertirse en un país

de primera». Aludió al voto útil representado únicamente por Coalición Popular, que es «la política al-

ternativa y la única alternativa política al socialismo» y volvió a reiterar que ellos tienen los brazos

abiertos a todas las fuerzas afines que quieran llegar a un acuerdo poselectoral.

Durante el mitin, al igual que ocurriera en los de La Coruña y Valladolid, se utilizaron los servicios de un

traductor de sordomudos. Mitin que inició el presidente regional de Alianza Popular de Madrid, Carlos

Ruiz Soto.

Tras él tomó la palabra Isabel Tocino, que estuvo acompañada por sus hijos, y que afirmó en su

intervención que «estamos a veinticuatro horas de acabar con la dictadura democrática de los socialistas».

El comisario europeo Abel Matutes, que tomó la palabra tras el presidente de la Xunta gallega, Gerardo

Fernández Albor, reincidió en que diez de los países de la CEE más Estados Unidos y Japón, ya tienen

Gobiernos liberal-conservadores, que sólo Grecia y España aún están gobernadas por socialistas y que en

pocas horas, sólo Grecia quedará por ahora anclada en el pasado.

El presidente del Partido Liberal, José Antonio Segurado habló de la España en la que él tantas veces ha

soñado, esa España imaginativa, audaz y solidaria «en la que los que más tenemos nos solidaricemos con

los que menos tienen».

Fue el presidente del Partido Demócrata Popular, Oscar Alzaga, el que aludió a las cataratas de agua, ríos

y embalses utilizados por los socialistas en sus spots televisivos gratuitos para a continuación definir al

programa socialista de «incoloro, inodoro e insípido, como el agua» y añadió que la gente se pregunta «si

la O del PSOE no será la del olvido de las promesas incumplidas en la pasada legislatura».

La fiesta estuvo amenizada por el grupo musical Mediterráneo, la actuación de Elsa Baeza y la

intervención de la Unión Musical de Liria, que fue dirigida por el maestro Enrique García Asensio.

Cuando la orquesta atacó los compases de la zarzuela La Revoltosa se oyeron fuertes pitadas al llegar el

tema musical a aquel pasaje que dice: «¡Ay Felipe de mi alma!».

Terminó la fiesta con la quema de unos impresionantes fuegos artificiales que llenaron el cielo de Madrid

de luces y de color.

 

< Volver