Autor: Duque, José Carlos. 
 Campaña electoral 22-J. Moderación en las últimas intervenciones. 
 Roca: Recogeremos la bandera del cambio que los socialistas se dejaron olvidada     
 
 Diario 16.    21/06/1986.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Roca:«Recogeremos la bandera del cambio que los socialistas se dejaron olvidada»

José Carlos Duque/D-16

MADRID.—El líder reformista, Miguel Roca, cerró ayer la campaña electoral con un mitin celebrado en

el auditorio del Parque de Atracciones de Madrid, en el que ratificó su compromiso irreversible con el

PRD y ofreció un mensaje optimista de futuro, basado en la libertad, modernidad y progreso. «Por

primera vez —dijo—, los reformistas vamos a coger la bandera del cambio que los socialistas se dejaron

olvidada en octubre de 1982».

Miguel Roca fue aplaudido y su nombre coreado a gritos de «presidente, presidente» por las cerca de

cinco mil personas que llenaban el auditorio. Los mismos aplausos los recibieron también los tres

primeros candidatos reformistas al Congreso por Madrid, que intervinieron en el cierre de la campaña,

Federico Carlos Sainz de Robles, Antonio Garrigues Walker y Juan Antonio García Diez.

García Diez recordó que los reformistas «estamos a favor de una España integrada, que tenga pronto un

presidente catalán o vasco; una España de libertades y de verdades, donde un político que miente y

traiciona sea mandado por el pueblo a su casa».

Federico Carlos Sainz de Robles, el candidato número uno en las listas del PRD por Madrid, declaró que

esta era la fiesta de la alegría, «la del cierre de la única campaña que se ha hecho, la del Partido

Reformista, ya que la de los demás partidos ha sido la de los insultos, ¡a descalificación»y el miedo».

Sainz de Robles afirmó que, independientemente del resultado electoral, «ya hemos ganado, porque la

gente de la calle tiene fe en nuestra palabra, nos respeta y confía en nosotros, porque no quiere volver al

pasado ni dar un voto en blanco a quienes dicen que lo han hecho bien y han engañado repetidamente.

Tendremos una voz seria en el Parlamento y sabremos ser protagonistas del futuro».

Tras esta intervención, tomó la palabra nuevamente Antonio

Garrigues, para recordar el apoyo prestado por Convergencia i Unió en Cataluña y presentar al candidato

presidencial del PRD, «Miguel Roca, a este hombre que todo lo ha hecho bien a pesar de las dificultades;

el mejor candidato que podríamos tener».

Miguel Roca subió al estrado entre un gran tremolar de banderas blancas con el anagrama del partido.

Roca dijo que «empezamos a ganar cuando empleamos el lenguaje del futuro y de la comprensión,

cuando rompimos el bipartidismo que se ofrecía para repartirse el pastel».

Afirmó que el pueblo acogerá con alborozo la noticia de que Felipe González pierde la mayoría, porque si

gana seguirá habiendo el paro que hay y la mala administración.

«Pero el primer presidente del Gobierno que no sea socialista será reformista. Al socialismo le va a

sustituir el reformismo, que es el futuro, el nuevo proyecto que utiliza un estilo más dialogante, menos

prepotente y menos intervencionista», agregó.

El líder reformista esbozó un decálogo de compromiso para una acción de gobierno en los siguientes

términos: «Vamos a terminar con las duplicidades administrativas; despolitizaremos la Administración;

daremos un tratamiento fiscal que genere más puestos de trabajo; revisaremos la ley de Pensiones para

garantizar el poder adquisitivo de los jubilados; haremos justicia con los disminuidos físicos;

emplearemos el lenguaje de la verdad con la juventud, en vez de ofrecerles rock duro o que cumplan la

mili tres meses en la cocina de su casa; lucharemos contra la inseguridad ciudadana; culminaremos la

política de transferencias a las autonomías, y resolveremos la financiación de las comunidades

autónomas».

 

< Volver