Autor: Garrigues Walker, Antonio. 
   Es esto, es esto     
 
 Diario 16.    25/06/1986.  Página: 2,4. Páginas: 2. Párrafos: 7. 

25 de junio-86/Diario 16

ANTONIO GARRIGUES

Presidente del PRD

Es esto, es esto

El presidente del PRD, el gran derrotado de las elecciones, señala, en el primer análisis electoral que se

hace desde las filas de este partido, que quienes están a favor de la tesis liberal deben aprestarse a

continuar en la defensa de sus ideas para tratar de convencer de ellas a la ciudadanía.

Los partidos pueden perder o ganar las elecciones, pero las elecciones siempre ganan. El mapa político

español después del 22 de junio refleja nuestra realidad sociológica. Se podrá, como es lógico, cuestionar

si el fracaso de ciertas estrategias, las deformaciones de nuestro peculiar prisma televisivo y los errores

humanos han podido originar algunas desviaciones del voto popular, pero, aun magnificando su efecto,

los ajustes a realizar no alterarían sustancialmente la composición final de las Cortes Generales. España

ha votado en favor de la continuación de un socialismo moderado, ha confirmado el techo de la operación

conservadora y, para mitigar los rigores del bipartidismo, ha querido flanquear la opción triunfante con

una izquierda más moderna y un populismo coherente. El pueblo español, que ha llevado a cabo cuatro

transiciones (la democrática, la autonómica, la atlantista y la europea) con una sabiduría y una eficacia

admirables, y que ha hecho evolucionar el mapa político desde el 77 con una precisión perfecta, no se ha

equivocado en el 86. Frente a su inapelable decisión hay que renunciar a cualquier tentación

manipuladora.

La mayoría absoluta de los ciudadanos españoles creen en definitiva que es bueno que un Estado fuerte,

previsor y bondadoso intervenga decisivamente en los procesos de creación de riqueza económica, en el

desarrollo autonómico y en la corrección de las desigualdades sociales y no teme, al menos en exceso,

que ello conduzca a fenómenos de abuso de poder, de burocratización del sistema o de renuncia al

protagonismo individual y al de los colectivos privados.

Partir de esa base y no de otra, asumir esta actitud como enteramente razonable, investigar las causas en

que se sustenta es la primera obligación de aquellas opciones, como la reformista, que ha sido excluida de

representación parlamentaria. Y no ciertamente para abandonar su propia oferta, sino para reconsiderar

cara al futuro la forma, el modo y el talante en que debe ser presentada. Reaccionar pensando que el

pueblo se equivoca es no sólo una forma de atacar la credibilidad del sistema democrático, sino, sobre

todo, un elitismo absurdo y una forma de necedad intelectual.

Los que piensen, como pen-

OPINIÓN

25 de junio-86/Diario 16

Es esto, es esto

samos los reformistas, que así no se van a superar las tenaces resistencias españolas al cambio, a la

modernidad, a la innovación y a la reforma; los que piensen, como pensamos los reformistas, que toda

concentración de poder es peligrosa porque es prácticamente inevitable que la consecuencia inmediata sea

el abuso de poder; y los que piensen, como pensamos los reformistas, que una España más liberal, más

autonómica y más europea es el objetivo a conseguir; los que piensen todo eso, en vez de protestar contra

el muro o contra el aire, tendrán que prepararse a continuar la defensa de su concepción ideológica

partiendo de una realidad tenazmente real y buscar nuevos métodos de convencimiento, nuevos sistemas

de acción política y, como es lógico, nuevas personas que representen mejor y más válidamente esa

concepción.

La tristeza y la amargura de la derrota no pueden hacernos olvidar que las ideas válidas siempre acaban

imponiéndose en su momento histórico y que los hombres y las mujeres que las defienden tienen que

hacer primar el desarrollo de esas ideas sobre cualquier instinto de autodefensa, de vanidad o de intereses

personales.

Y desde luego repetirse muchas veces con el mismo énfasis con que Ortega y Gasset afirmaba lo

contrario: «Es esto, es esto.»

 

< Volver