Autor: Jiménez Losantos, Federico. 
   Dudu     
 
 Diario 16.    25/06/1986.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Federico Jiménez Lozanitos Dudu

Si yo fuera un reportero intrépido, de los que saben dormir en un árbol selvático tras seducir al chimpancé

para que les deje la rama, haría uno de esos libros-reportaje que se leen tan ricamente sobre Aomar

Mahmed Dudu, que es como el Desmana Tutu de Melilla y que lleva camino de darle a España más

quebraderos de cabeza que Ab-El-Krim y Hassan II juntos. Dicen de este hombre que fue agente de la

policía franquista, convertido luego en agente electoral del PSOE y después en agente marroquí, si es que

no lo había sido siempre. Pero en Dudu la fábula se mezcla ya con la historia, cosa que hace a un líder

auténticamente peligroso.

Tan cierto es que Dudu favorecía al PSOE en Melilla que, en cuanto sus moros se han abstenido de votar,

ha ganado el escaño Coalición Popular. Un líder de cuyo nombre no debo acordarme, decía en la relativa

intimidad de la campaña electoral: «¿El escaño de Melilla? ¡Quita, quita! ¡Con la que se va a liar ahí, sólo

faltaba tener la responsabilidad del escaño! ¡Cada voto de Melilla es un peso al cuello del que lo gane!»

No se equivocaba. El primer problema del PSOE no va a ser el País Vasco, en el que, de todas maneras,

Herri Batasuna tendrá que hacer algo para demostrar que votarles tiene más utilidad que la meramente

testimonial. El primer lío serio que va a tener el neogobierno es la guerra civil latente de Melilla. Y si

Fraga no colabora, las vacaciones del represidente van a ser agitadas.

Porque no creo que el problema rnelillense sea de simple discriminación racial. En el Estrecho todos los

problemas son o acaban siendo político-militares de alcance internacional, y lo que habría que saber es la

estrategia que Dudu —o sea, Hassan— tiene en la cabeza. Preferiría leerlo a tener que averiguarlo.

 

< Volver