Autor: Dávila, Carlos. 
 Balance electoral. Los democristianos no creen que estén actuando deslealmente. 
 La mitad de la comisión ejecutiva pedirá la creación de grupo parlamentario propio     
 
 Diario 16.    25/06/1986.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Carlos Dávila/D-16 Corresponsal político

MADRID.—En la reunión de la comisión ejecutiva del Partido Demócrata Popular que se celebrará el

próximo fin de semana, un grupo notable, que se calcula en más de la mitad de los miembros de la

comisión, solicitarán formalmente que el PDP pida la aplicación de una de las cláusulas de los pactos de

la Coalición Popular. Esta cláusula se refiere a la revisión del Reglamento del Congreso de los Diputados,

revisión que, derivará, según la voluntad del PDP, en la creación de un grupo parlamentario propio.

La ejecutiva tendrá que decidir los días 28 y 29 si asume esta petición porque, de ser así, provocaría

inmediatamente una auténtica crisis en la solidez de la Coalición Popular, cuyo más importante partido,

Alianza Popular, se muestra reacio a aceptar en principio el posible «desgajamiento» parlamentario del

PDP. En Alian-

Los democristianos no creen que estén actuando deslealmente

La mitad de la comisión ejecutiva pedirá la creación de grupo parlamentario propio

za Popular resulta incomprensible que el PDP no comunicara oficialmente el sentido de ia nota hecha

pública el lunes, antes de darla a conocer públicamente. «Esto —afirman en AP— es claramente

deslealtad.» Una acusación, la de deslealtad, que rechazan los democristianos que, sin embargo,

reconocen haber realizado un análisis del resultado de las elecciones, «diferente, muy diferente» del que

se desprende de la opinión de Manuel Fraga. Para los asistentes al comité de dirección del PDP, comité

que celebró el lunes su primera sesión de trabajo tras las elecciones, el resultado no puede ser más

insatisfactorio. En esta reunión, un ejecutivo democristiano llegó a decir que: «No es de recibo decir que

hemos ganado unas elecciones que hemos perdido clamorosamente.» Esta conclusión es la que, según

fuentes del partido, ha movido a los integrantes del comité de dirección a «poner sus cargos a disposición

de la ejecutiva», en una actitud estrictamente democrática con la que los doce democristianos que

encarnan el auténtico poder en el partido, se «autorres-ponsabilizan» del fracaso electoral. En la reunión

fue Aizaga quien primero adoptó la decisión, como presidente, de ofrecer su renuncia y a continuación lo

hicieron José Luis Al-varez, Rupérez, Cavero, Luis de Grandes, Guerra Zunzunegui, Modesto Fraile,

García Margallo, Wert y García Arroyo. No estaban presentes Mar-fan y Javier Arenas.

La invitación extraoficial que el PDP recibió del mismísimo Fraga para renovar los pactos electorales no

parece haber sido tomada en consideración por los democristianos. Los pactos suscritos terminaron

«estrictamente» él pasado día 22, aunque tanto la letra como el espíritu de lo firmado obligan a los tres

partidos coaligados a mantener su acuerdo durante toda la legislatura que se inaugurará dentro de unos

días. Los tres partidos, sin embargo, no tienen suscrito pacto alguno que afecte a los próximos comicios

autonómicos y municipales que deben celebrarse quizá en mayo de 1987. El PDP insiste ahora que tiene

que ser su ejecutiva quien autorice una nueva formulación pactista y añade, por boca de unos de sus

portavoces más cualificados, que por ahora, «no existe el menor interés en renovar los acuerdos».

 

< Volver