Partidarios de que el PSOE siga en la oposición. 
 Los ministros cercaron al candidato     
 
 Diario 16.    30/05/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Partidarios de que el PSOE siga en la oposición

Los ministros cercaron al candidato

Madrid — A las 11 dé la noche, ocho horas después de iniciado el debate, tres

ministros usaron el turno de réplica para contestar a Felipe González.

Mantenían asi la estrategia del Gobierno de atacar desde todos los ángulos la

moción socialista, centrando sus intervenciones no en la moción de censura al

Gobierno sino en la presentación de un candidato a la presidencia, que la misma

moción implica.

Luis Gámir, Pérez-Llorca y Rodríguez Sahagún señalaron en sus intervenciones que

el PSOE debía permanecer en la oposición, ya que carecía de un programa de

Gobierno, y en materia económica los argumentos socialistas eran débiles e

inesactos. Esta fue la tesis defendida por el ministro de Comercio y Turismo.

El ministro de Administración Territorial, más técnico y más frío, que su colega

señaló las diferencias en materia autonómica entre los programas de UCD y del

PSOE, y las distintas visiones de ambos grupos sobre el acceso a la autonomía

por la vía del artículo 143 o del 151 de la Constitución.

Por último, el ministro de Defensa , Rodríguez Sahagún, imitó en parte la

técnica oratoria de Luis Gámir, y si éste había estado profesoral, paternal, y

hasta un tanto condescendiente hacia los socialistas, Rodríguez Sahagún estuvo

seco y cortante para «agradecer al señor aspirante sus lecciones de tauromaquia»

y volver a recordar al líder socialista que la Alcaldía de Las Palmas estaba en

manos de un miembro de la Unión del Pueblo Canario por los votos socialistas.

El ministro adjunto al presidente para la Coordinación Legislativa, Juan Antonio

Ortega y Díaz-Ambrona, rebatió algunos puntos de la exposición de Peces-Barba en

lo relativo al Estatuto de Libertades Públicas en los convenios europeos sobre

derechos humanos y la reincidencia.

Ortega: Se protegen las libertades

El ministro defendió la elaboración de un Estatuto de Libertades Públicas para

delimitar las zonas de licitud e ilicitud en este campo, negando

contundentemente que con este proyecto exista un intento del Gobierno de

cercenar las libertades, como había afirmado el diputado socialista.

Con respecto a ¡a reincidencia, que el PSOE pretende que no constituya un factor

agravante de la pena, el ministro arguyó que los socialistas pretenden resucitar

la ley de Peligrosidad Social y de Vagos y Maleantes, y acudió al derecho

comparado para constatar que prácticamente en todos los países de nuestro

entorno socio-cultural es admitida esta figura como agravante del delito.

Por último, respecto a las palabras de Felipe González con relación a la

independencia de los tribunales, Ortega y Díaz-Ambrona descalificó la posible

interpretación de un control y vigilancia de los mismos por algún organismo o

simplemente el pueblo.

El diputado Peces-Barba contestó al ministro agradeciendo su intervención y

elogiando su talla intelectual, aunque apuntó la discrepancia que le separa con

él y con algún miembro de su propio Gobierno.

 

< Volver