Suárez: Tengo ganas de marcharme de vacaciones  :   
 El propósito del presidente era de no intervenir en el debate hasta el jueves. 
 Ya.    29/05/1980.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

pág. 9 Ya

Suárez: «Tengo ganas de marcharme de vacaciones»

El propósito del presidente era de no intervenir en el debate hasta el jueves

Antes del comienzo de la sesión, algunos grupos parlamentarios celebraron

reuniones en el Congreso para ultimar su estrategia durante el debate.

El presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, que había estado durante la mañana

reunido con sus colaboradores más directos para ultimar los preparativos,

mantuvo otra reunión hacia las cuatro menos cuarto de la tarde en el salón de

ministros del Congreso con la mayor parte de los miembros de su Gabinete. Antes

de pasar al citado salón, Suárez manifestó a los informadores que tenía noticias

de la posible presencia de los diputados del PNV para votar a favor de la moción

de censura socialista, aunque este extremo no le había sido confirmado por dicho

partido. Comentando que tenía buen ánimo ante la moción de censura y que no le

preocupaba personalmente, dijo: «Yo lo que tengo ganas es de marcharme de

vacaciones. Llevo ya aquí cuatro años y es una pesada carga.» Añadió que estaba

convencido de que todo saldría «para bien» y expresó su propósito de no

intervenir en el debate hasta mañana.

Un portavoz socialista manifestó, al término de la breve reunión celebrada por

su grupo parlamentario antes del comienzo de la sesión, que se habían tratado la

mecánica del funcionamiento del debate y el estado de los contactos mantenidos

con otras fuerzas políticas.

En la noche del martes, Peces Barba, Alfonso Guerra y el portavoz de los

socialistas vascos, Solchaga, se reunieron con el portavoz de la minoría vasca,

Marcos Vizcaya, para tratar de la postura del PNV frente al debate. El grupo

socialista propuso, según las informaciones de que se dispone, que los vascos

acudieran a la Cámara para votar favorablemente su moción de censura.

Por su parte, el líder socialista Felipe González llegó a las cuatro y media al

Congreso y entró directamente al salón de sesiones. Preguntado por los

periodistas, indicó que se encontraba tranquilo y que no conocía los acuerdos a

que se había llegado con los demás grupos parlamentarios. «Eso —dijo— lo lleva

Alfonso Guerra, y ahora me va a informar.» González añadió que venía

directamente de casa, donde había estado repasando papeles para el discurso que

pronunciaría durante el debate.

Los comunistas también se reunieron

El portavoz comunista, Enrique Curiel, explicó que en la reunión previa al

debate mantenida por su grupo habían dado los últimos toques a la intervención

de Santiago Carrillo. Agregó que desde el lunes habían mantenido nuevos

contactos con el PSOE, al que mantenían su apoyo.

 

< Volver