No es una verdadera alternativa socialista. 
 Felipe González: Más facilidades para las autonomías     
 
 Ya.    29/05/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Felipe González: Más facilidades para las autonomías

Don Felipe González inició su discurso a las siete y veinte de la tarde,

concluyéndolo pasadas las nueve y diez de la noche, con lo cual sobrepasó

ampliamente el tiempo utilizado por el presidente Suárez en la semana anterior.

El fue aplaudido por todos los socialistas, algunos comunistas y los diputados

del grupo mixto Bandrés y Sagaseta.

Felipe González pidió que su programa fuera discutido por las fuerzas políticas

a fin de que sirviera de base a una nueva mayoría para resolver los problemas

que afectan al pueblo español desde esa nueva mayoría que podría surgir si la

moción de censura obtuviera los 176 votos que necesita. Hoy más que nunca —

añadió Felipe González— los ciudadanos necesitan conocer las razones de la

esperanza y la de su propia seguridad, porque muchos compatriotas empiezan a

dudar de que la democracia haya supuesto un cambio real en su vida diaria y

algunos se preguntan ya si a cambio de una mayor inseguridad habrán obtenido

algo positivo.

Analizó después los grandes problemas del Estado, como son la construcción del

Estado de las autonomías y el mantenimiento estricto de la unidad de España, así

como el reforzamiento claro de la solidaridad entre los pueblos que la integran;

el paro y la desigualdad social, consecuencia de la crisis económica y del

injusto reparto de la riqueza; el impulso y desarrollo de la libertad con el

mantenimiento de las máximas cotas de seguridad para todos los ciudadanos, y

finalmente el papel que España ha de jugar en el concierto internacional en un

momento de crisis mundial.

En relación con el Estado de las autonomías, manifestó que el programa de acción

inmediata comprendería medidas que liberen los procesos autonómicos de su actual

situación de estancamiento y que permitan un desarrollo ulterior satisfactorio.

Para Galicia, su gobierno garantizará la absoluta equivalencia de su estatuto en

identidad de niveles de autonomía respecto de los estatutos aprobados y evitando

cualquier agravio comparativo; para ello presentará inmediatamente a las Cortes

un proyecto de ley que se tramitará por procedimiento de urgencia, y tras su

aprobación convocará el referéndum de Galicia. Para Andalucía, el Gobierno

socialista apoyaría la modificación de la Ley orgánica del referen

dum, posibilitando la repetición de la consulta en Almería.

Para el País Valencia, Canarias y Aragón, que han manifestado los socialistas la

voluntad que estas regiones accedan a la autonomía por el artículo 151, y cuyos

trámites actualmente están bloqueados, considera que ha de afrontarse el

compromiso de desbloquear estos procesos, respetando la voluntad autonómica de

dichas comunidades.

En relación con Navarra, manifestó que al amparo en lo establecido en la

disposición adicional primera de la Constitución, y salvo que decidiera

incorporarse a la comunidad autónoma de Euskadi por el procedimiento establecido

en la disposición transitoria cuarta., podrá configurarse como una comunidad

especial mediante un proceso o mejora de su régimen foral que respete la unidad

constitucional.

Ceuta y Melilla podían consituirse en comunidades autónomas previa decisión de

sus ayuntamientos con la aprobación de las Cortes Generales. Madrid recibiría el

apoyo socialista para promover su autonomía con un régimen especial que

contemple la situación de capitalidad y sin cerrar las posibilidades de que se

entronque con la autonomía de Castilla-Mancha.

En relación con la aplicación de un calendario institucional y de

transferencias, Felipe González manifestó que su Gobierno cumpliría

estrictamente el calendario que contuviera los estatutos de autonomía y

conjugaría las fechas mínimas y máximas que prevean los respectivos estatutos

con vistas a conformar bloques electorales que permiten una operativa

ordenación.

A partir de 1983 las elecciones a las instituciones autonómicas se

simultanearían con las elecciones municipales para todas las comunidades

autónomas. El Gobierno socialista se comprometería a acelerar el proceso de

institucionalización de las comunidades autónomas de forma que quedaran

ultimadas a finales de 1982.

 

< Volver