No es una verdadera alternativa socialista. Durísima réplica de Rafael Arias-Salgado. 
 Alfonso Guerra encontró la horma de su zapato     
 
 Ya.    29/05/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Durísima réplica de Rafael Arias-Salgado

Alfonso Guerra encontró la horma de su zapato

Tras la intervención de Alfonso Guerra pidió la palabra el ministro de la

Presidencia, Rafael Arias-Salgado, quien respondió a las afirmaciones hechas por

el diputado socialista. «La única realidad es que la moción de censura es un

acto político de primera magnitud, que se inserta siempre en una estrategia de

lucha por el poder entre ideologías y partidos. No hay, pues, en esta operación

de censura gesto moral que valga, ni conducta testimonial que valga, ni actitud

desinteresada que valga. En una democracia son siempre los votos los que deciden

la victoria o la derrota.»

Arias Salgado afirmó que no es serio tratar de derribar un Gobierno buscando

unos votos heterogéneos, que tendrían que ir desde Fuerza Nueva hasta el Partido

Comunista, sabiendo positivamente que, en caso de ganar, no podría gobernar y

habría de disolver las Cortes y convocar nuevas elecciones generales.

«Esta moción de censura, en caso de prosperar, conduce necesariamente a la

formación de una coalición parlamentaria o gubernamental entre socialistas y

comunistas, que se añade al pacto municipal.

En su primera réplica al señor Arias-Salgado, el dirigente socialista afirmó que

no es nada democrático descalificar a un grupo de la Cámara cuando ni siquiera

se había pronunciado con su voto. El ministro contestó después que no se puede

llamar descalificación al hecho de decir que la presencia de los comunistas en

cualquier Gobierno occidental produce problemas nacionales e internacionales.

El enfrentamiento se extendió también a terrenos como el de RTVE,

administraciones locales, tema amnistía, etc. Alfonso Guerra habló de robo y

corrupción en televisión. El ministro de la Presidencia dijo que el lenguaje de

Guerra es inaceptable e insistió en que si no se tienen pruebas de las

acusaciones de robo y corrupción, lo mejor que puede hacerse es no hablar, y que

respecto a televisión, lo que quieren los socialistas es apoderarse de ella.

 

< Volver