La Generalidad asumió por decreto las competencias de las diputaciones. 
 Los socialistas y los comunistas, enfrentados a Pujol     
 
 Diario 16.    17/05/1980.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Diario 16/17-mayo-80

NACIONAL

La Generalidad asumió por decreto las competencias de las Diputaciones

Los socialistas y los comunistas, enfrentados a Pujol

El Gobierno de Jordi Pujol ha provocado el descontento de los socialistas y

comunistas catalanes, al decidir, por decreto, el paso a la Generalidad de la

titularidad de las competencias de las Diputaciones catalanas, y el

mantenimiento provisional de los entes provinciales como órganos de gestión.

Barcelona (Corresponsal) — El decreto que la Generalidad aprobó "el lunes, pero

que no dio a conocer hasta el jueves, por el que el máximo órgano autonómico de

Cataluña asumió la titularidad, aunque no la gestión, de las competencias de las

cuatro Diputaciones Provinciales catalanas, ha sido acogido con sorpresa y

disgusto por la oposición socialista y comunista.

Estos partidos, PSC y PSUC, que el mismo jueves presentaron al Pleno de la

Diputación de Barcelona una propuesta de autodisolución de dicho organismo,

aprobada por unanimidad, han coincidido en señalar los riesgos y contradicciones

que pueden derivarse de un doble aparato administrativo, el de la Generalidad,

por la titularidad, y el de las cuatro Diputaciones, para la gestión.

Así, Joan Prats, portavoz del grupo parlamentario del PSC-PSOE para la política

de transferencias, ha señalado que «desde el punto de vista de la racionalidad

administrativa, -esta solución es sencillamente un desastre».

«¿Se ha meditado suficientemente —preguntó Prats— sobre las graves consecuencias

que, para la administración república catalana, va a tener el mantenimiento

sobre un mismo territorio de dos aparatos administrativos —las Diputaciones

Provinciales y los servicios administrativos de la Generalidad— redundantes y

eventualmente en conflicto?»

Prats afirmó, asimismo, que el decreto contiene disposiciones que son

«jurídicamente sorprendentes y políticamente inaceptables», como su artículo 2,

«que condiciona la efectividad del ejercicio de las competencias de la

Generalidad a su eventual aprobación posterior por las Diputaciones Provinciales

de Tarragona, "Lérida y Gerona, que son las únicas que ofrecieron reticencias

durante el periodo provisional».

En un sentido similar, el vicepresidente de la Corporación provincial de

Barcelona, el comunista Jordi Cunill, indicó que el acuerdo del Gobierno catalán

es «un golpe de efecto superficial, que no resuelve el problema de fondo de la

institucionalización de Cataluña

«No queremos opinar —añadió— sobre el aspecto jurídico del decreto, porque éste

es un tema muy resbaladizo. Pero, a primera vista, no parece tener unas bases

jurídicas muy sólidas, e incluso podría decirse que es anticonstitucional.»,

«En realidad —concluyó Cunill se trata de una fuga adelante, que, por otra

parte, subestima al Parlamento de Cataluña. Los comunistas continuamos pidiendo

un debate urgente .sobre el tema en la Cámara catalana, que es a quien

soberanamente corresponde esta cuestión.»

Del mismo modo, tras recalcar que «los socialistas sí queremos trabajar en

serio», Joan Prats afirmó:

«Nos mantenemos, pues, firmes, en nuestra política de presentar al Parlamento de

Cataluña una proposición de ley que impida estas irracionalidades, y evite a la

vez que la pervivencia provisional de las Diputaciones como nuevos gestores no

acabe resultando en la garantía de la permanencia de sus funciones de política

clientelar en los pequeños municipios.»

Los centristas, contra la precipitación

Por su parte, los Centristas Catalanes hicieron pública su posición sobre el

tema, aprovechando la explicación de voto en el Pleno de la Diputación

barcelonesa.

Carlos Guell, portavoz de su grupo, manifestó que es necesario definir los

servicios que deben cumplir las comarcas y los municipios, así como la necesidad

de reforzar la institución de la Generalidad.

En este punto advirtió que una precipitación en la cuestión de las

transferencias de servicios de las Diputaciones «sería negativo para Cataluña».

PSUC y PSC, enfrentados en Tarragona

Tarragona (Corresponsal) — Los Ayuntamientos más importantes de Cataluña, en

general, y el de Tarragona, en particular, no funcionan como era de esperar, y

así los enfrentamientos entre los partidos mayoritarios y los que forman el

denominado pacto del progreso son constantes.

Hace unos días que el Ayuntamiento de Reus continuó la polémica en el

Ayuntamiento de Tortosa, con anterioridad fue el Ayuntamiento de Vilaseca-Salou

y ahora ha sido precisamente en el Ayuntamiento de Tarragona en donde

socialistas y comunistas se han tirado los trastos a la cabeza.

Fue precisamente con motivo de la lectura por parte del alcalde del decreto

mediante el cual cesaba el concejal comunista Antonio Carrillo de sus

competencias al frente de la Consellería de Tráfico y Transportes, cuando el

público que abarrotaba la sala, de forma enardecida, insultó gritó y amenazó a

los socialistas y, especialmente, al alcalde.

 

< Volver