El Gobierno, aislado     
 
 Mundo Obrero.     Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Director titulado Francisco Herrera Subdirector:

Armando López Salinas. Redactor Jefe Antonio Mullor. Redactor jefe adjunto:

Antonia Benito. Secretaria general: Aurora Prada. Secciones: Política: Pedro

Vega. Trabajo:Alberto

Elordi. Campo; Teresa García. Internaciónal: Fernanda Valenzuela.

Información general: Manuel Carnero. Sociedad:

Inmaculada de Francisco. Cultura: Diego Jesús Jiménez:

Deportes: Higinio García. Madrid: Anabel González.

Reportajes: Domingo Peinado.

DIRECTOR: FEDERICO MELCHOR

El Gobierno, aislado

La representación por el PSOE de la moción de censura dio un giro importante a

un debate que no puede darse por terminado después de las ocho horas y media de

sesión en la tarde de ayer, sino que se prolongará a partir del próximo martes,

en que empezará a tramitarse dicha moción.

La sesión se abrió a las cinco menos cuarto de la tarde, prolongándose hasta las

doce y cuarto de la madrugada. El primero en hacer uso de la palabra fue el

secretario general del PSOE, Felipe González, que en esta ocasión habló en

nombre de los tres grupos socialistas de la Cámara, renunciando al uso de la

palabra para aligerar la discusión los vascos y catalanes.

El hecho de que fuera el líder socialista el primero en intervenir a la

estructuración misma del debate., respondiendo los ministros sucesivamente a las

intervenciones de los portavoces, pudo dar ayer la impresión de que el debate se

convertía en una mera confrontación entre PSOE y UCD, con moción de censura

incluida.

El Gobierno, nervioso

Además de la sensación de aislamiento que ya se evidenció en la primera sesión

del martes, el Gobierno dio ´muestras ayer de evidente nerviosismo. El

presidente, Adolfo Suárez, tuvo una cerrada polémica con Felipe González a

propósito de la negociación con ETA, al igual que el martes con Santiago

Carrillo.

Aunque los dirigentes centristas han querido restar importancia a la moción de

censura, lo cierto es que fue, sin duda, un motivo de nerviosismo, y el propio

Adolfo Suárez hubo de reconocer desde la tribuna de oradores que la decisión

socialista les había producido cierta sorpresa.

El tono general que se desarrolló la intervención de Felipe González no permitía

prever, y asi lo reconocían después algunos diputados centristas, la

presentación de la moción. Pero el hecho es que aquélla era entregada en la

Secretaria del Congreso casi al mismo tiempo en que el portavoz socialista lo

anunciaba.

La sorpresa fue evidente para el presidente del Gobierno, que se quedó como

paralizado, mientras Fernando Abril se removía en su escaño. Algunos dirigentes

del PSOE indicaban después que, aun admitiendo las escasa posibilidades de

éxito, se trataba de «una necesidad política para poner al Gobierno en su sitio»

mediante el empleo de un instrumento habitual en cualquier país democrático.

El riesgo que algunos portavoces de otros grupos vieron en este hecho, es que el

centro de gravedad del debate se trasladase y perdiese su sentido inicial.

Aprovechando el descanso concedido tras las intervenciones de los grupos

parlamentarios para responder a Adolfo Suárez, la Junta de Portavoces celebró

una sesión de urgencia, en la que se acordó suspender la sesión después de

finalizadas las réplicas y sin que se presentasen resoluciones. La reanudación

quedaba aplazada hasta el martes en que se pondrán en marcha los mecanismos de

tramitación de la moción de censura.

Empiezan los contactos

Ayer mismo el PSOE iniciaba ya, según Alfonso Guerra, contactos con los demás

portavoces para acopiar fuerzas en torno a la moción. Al finalizar la sesión era

prácticamente seguro el apoyo de comunistas y PSA, aunque Alejandro Rojas Marcos

precisó que será el Comité Nacional de su partido quien decida en los próximos

dias.

Los nacionalistas catalanes de.CDC se negaban a hacer comentarios a la espera de

estudiar el tema, y en Bilbao fuentes del PNV informaban que decidirán

posiblemente hoy su posible participación en la votación de la moción de

censura. Manuel Fraga tampoco se pronunciaba de forma definitiva, en tanto que

Antonio de Senillosa, miembro de CD, al igual que el anterior, acogía con vivas

muestras de simpatía la propuesta socialista.

El secretario general de los centristas, Rafael Calvo Ortega, se declaraba

convencido de que no habrá fisuras en su partido en el momento de la votación.

«En UCD no habrá rupturas, ni con voto de censura ni sin él.» En cuanto a la

posibilidad de que se recurra al voto secreto, —afirmó— que, «no nos asusta el

voto secreto, lo que no. quiere decir que no pidamos otro tipo de votación».

Por lo demás, Adolfo

Suárez ha sabido emplear a sus ministros; moviendo el banco según conviniera a

las necesidades del debate y evitando tener que dar la cara directamente.

Sucesivamente fueron pasando por la tribuna, además de Abril Martorell, los

titulares de Administración Territorial, Interior, Economía, Hacienda y el

propio vicepresidente primero para asuntos de la Defensa, teniente general

Gutiérrez Mellado, hizo uso de la palabra para replicar a unas palabras

ofensivas para la Legión del diputado Sagaseta (UPC).

En este turno de réplica se repitió el mecanismo de intervención de los grupos

de menor a mayor. Empezó con Alejandro Rojas Marcos y le siguieron esta vez los

socialistas vascos, con Carlos Solohaga; Miquel Roca volvió a ser portavoz de la

Minoría Catalana; Manuel Fraga, de Coalición Democrática, y Ernest Lluch, por

los socialistas catalanes. El Grupo Mixto volvió a repartirse el tiempo de

intervención.

Siguieron los comunistas Solé Tura y Ramón Tamames. Y el pleno se levantó a las

doce y cuarto de la noche, tras que hiciera uso de la palabra Felipe González y

Antonio Jiménez Blanco!

Un dato que quizá valga la pena retener es que, mientras que los centristas,

respondieron uno por uno a cada portavoz, a Manuel Fraga no le replicó nadie.

Probablemente porque los centristas, a la vista de la votación de la moción de

censura, prefieren evitarse complicaciones con una fuerza .que pueda apoyarles.

 

< Volver