Cincuenta minutos de críticas a Suárez y a UCD. 
 Felipe González: Ustedes hoy, aún no se han ganado nuestra confianza     
 
 ABC.    19/09/1980.  Página: 7-8. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

La cuestión de confianza, a debate

Cincuenta minutos de críticas a Suárez y UCD

Felipe González: «Ustedes, hoy, aún no se han ganado nuestra confianza»

Después de un descansa de quince minuto», a las ocho menos diez de la tarde

subió a la tribuna el secretaria general del PSOE, Felipe González. Con tono de

voz pausado, el líder socialista anunció que iba a huir de cualquier tentación

alarmista. «Asumiré —dijo— el papel que me corresponde como oposición

responsable, crítica y tratando de construir.

Defenderemos las instituciones democráticas con la confianza que el pueblo nos

ha otorgado y nos otorgará, asi como la profundizaron de esa democracia.»

Siguió diciendo Felipe González que el país da la impresión que está dividido en

parcelas y que cuando uno sube a la tribuna y habla de España no lo hace de

Andalucia, de Canarias, del País Vasco, de Cataluña, etcétera. «Hablará como

responsable político español de España, y esto me hace sentirme más andaluz —

matizó—. Basamos en una tendencia que pudiera ser peligrosa y cuyos resultados

podrán comprobar en el futuro los pueblos de España, Es difícil hablar de España

en la tribuna en el convencimiento de que se había de toda España. Por ello la

autonomía debe ser bien entendida.»

NO QUIERE ELECCIONES.—Más adelante Felipe González subrayó que, desde la

preocupación que le embarga, «hoy no quiero pensar en las próximas elecciones,

sino en el legado histórico que dejaremos a las próximas generaciones»,

Refiriéndose al Gobierno, les espetó que habían vuelto a hacer las cosas mal.

«En el pasado —continuó— hubo aciertos y errores, pero pesan más estos últimos

que los primeros. Para demostrarlo han hecho las cosas mal en el fondo y en la

forma, y voy a constatar el raciocinio de cualquier español que se estará

haciendo; ¿en qué consista una votación de confianza; por qué y para qué se

solicita?», se preguntó.

Desarrollando estos puntos, el líder socialista explicó que el Gobierno tiene el

derecho constitucional de presentar la moción de confianza sobre un programa o

una declaración de política general. «Se ha opiado por esto último, pero la

moción de confianza responde, a un porqué, y eso se debe a la moción de censura

que presentó mi partido después de una remodelación ministerial,»

La respuesta del Gobierno —subrayó— ha sido doble. De un lado, la moción de

confianza y, de otro, un cambio de Gobierno. Es difícil saber si ha sido una

profunda re-modelación ministerial o si sólo ésta ha sido sustancial. Y eso es

lo que hay que aclarar. El país necesita una explicación de cual ha sido la

razón que ha motivado el cambio de titulares en los distintos Ministerios. De no

hacerlo crea inseguridad, pese a que la operación de imagen de este Gobierno ha

estado bien hecha y la Prensa la acogió favorablemente.»

Después de insistir en que el Ejecutivo «lo ha hecho mal», el diputado

socialista por Sevilla explicó que su partido invita a Adolfo Suárez,

reiteradamente, a que suba a la tribuna, porque es el responsable del Gobierno y

el que nombra a los ministros. «Lo han hecho mal —puntualizó— porque deberían

haber presentado un programa de Gobierno, pero para eso era preciso haberlo

preparado y luego que lo pudieran cumplir. Sabemos que no hay un Gobierno para

un programa, sino una declaración para un Gobierno. También es preciso tener la

mayoría parlamentaria e intentar conseguir la mayoría social.»

Piden ustedes la confianza —continuó refiriéndose a los escaños centristas—,

para llevar a cabo una filosofía económica a fin de afrontar la crisis y para

algunas cuestiones puntuales en materia económica, así como para hacer un

desarrollo de Ias libertades públicas.

Sin embargo, no solicitan la confianza para la política internaciona!, ni para

la seguridad ciudadana. Han separado estos temas del resto, para concitar el

mayor número de rolos con la menor resistencia posible.

Anuncia el líder socialista

Asumiré el papel que me corresponde como oposición responsable

CRISIS ECONÓMICA, — A renglón seguido, Felipe González pasó al plano eco-nómico

y preguntó, a bote pronto, si se cumplirá o no el Plan Económico del Gobierno

(PEG). Destacó que la energía no es la culpable de toda la crisis económica, y

que para combatir el paro es preciso´ fomentar la inversión pública. «Y en ésto

—añadió— estamos de acuerdo con ustedes.

Y también con la afirmación de que se reactive la inversión privada. Nosotros,

en mayo, pedíamos combatir el paro y redistribuir la riqueza. No lo olviden.» -.

Dijo también que pedían un esfuerzo de solidaridad, a determinadas capas de la

sociedad que permitirá la creación de capital que fomentará las inversiones. No

se puede liberalizar todo y limitar el crecimiento de las rentas salariales.

En este momento, y cuando llevaba cua-renta minutos de parlamento, el presidente

del Congreso, Landelino Lavilla, llamó la atención al secretario general del

PSOE. Había consumido su turno. No obstante, siguió con el tema autonómico para,

en este punto, matizar que estaban de acuerdo con la directriz marcada, si se

cumple.

NO A LA CONFIANZA.—Luego de reconocer que en el tema gallego se había hecho una

rectificación política «que puede tener importancia», Felipe González ofreció al

Gobierno las condiciones para sacar adelante el proceso autonómico andaluz:

respeto para el pueblo andaluz y su soberanía. «Ellos dicen que quieren el

artículo 151 de la Constitución», destacó.

Felipe González terminó su Intervención anunciando que están dispuestos a

defender la democracia hasta el final. No queremos —dijo también—, ningún tipo

de catastrofismos. La democracia no se acaba en el Parlamento, está también los

Municipios, las Diputaciones... Sus últimas palabras fueron éstas: «Ustedes,

hoy, aún no se han ganado nuestra confianza.»

 

< Volver