Opiniones en los pasillos. 
 Andalucía, la gran protagonista     
 
 ABC.    19/09/1980.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

NACIONAL

VIERNES 19-9-80

La cuestión de confianza, a debate

Opiniones en los pasillos

Andalucía, la gran protagonista

A las siete y media de la tarde, el presidente de la Cámara, Landelino Lavilla,

interrumpió la sesión, que desde la intervención de Santiago Carrillo se habia

convertido en una serie de réplicas y contrarréplicas, para iniciar un período

de descanso de un cuarto de hora. Durante este tiempo, los pasillos se

transformaron en el seno de los comentarios y posibles negociaciones de última

hora.

Javier Solana, preguntado por las conversaciones que durante estos minutos, el

PSOE había mantenido con algunos diputados «indecisos» del Grupo Mixto, señaló

que su partido, sabía desde el momento en que se inició «I debate que los

socialistas no podían ganar; por tanto —añadió—,. «los comentarios sobre

posibles negociaciones de última hora con los miembros del Grupo Mixto son

totalmente infundados». En cuanto al posible nerviosismo del grupo socialista,

el señor Solana manifestó: «No sé quién lo dice.

Nosotros estamos tranquilos ante un presidente que no quiere dar la cara, porque

quien va a decir NO al Gobierno va a ser el pueblo español.»

GARCÍA PÉREZ: ME SORPRENDE LA GENEROSIDAD DEL GOBIERNO

El señor García Pérez, miembro del Grupo Mixto, tras su disidencia de UCD,

manifestó su duda respecto a un Gobierno que primero propugna la vía del 151

para la construcción de las autonomías, después el 143, y ahora el 144. «Mi

salida de UCD fue precisamente por el tema del artículo 143; ahora me sorprende

la posición tan generosa del Gobierno con el PSA.» García Pérez señaló que su

posición ante la cuestión de confianza será de abstención.

CLAVERO AREVALO: ME ALEGRA QUE ANDALUCÍA SEA LA PROTAGONISTA

El señor Clavero, miembro también ahora del Grupo Mixto, tras su salida del

partido centrista, señaló que «mi voto lo decidiré en el momento final». «UCD

tiene conciencia de deuda con Andalucía —dijo—, pero al renunciar al artículo

143, la situación se le pone difícil. El procedimiento degradado del Gobierno me

hace difícil una consideración positiva.» El señor Arévalo manifestó su alegría

por el protagonismo que había tomado Andalucía en el desarrollo del debate.

ALFONSO OSORIO: POSIBLE INCONSTITUCIONALIDAD

El señor Osorio, diputado de Coalición Democrática, en estos minutos de

descanso, hizo referencia a la posible inconstitucionalidad de la vía del

artículo 144, ofrecida por UCD al partido andalucista, para solucionar el

problema autonómico, y la calificó de «legalmente muy dudosa». Finalmente,

señaló que es muy pronto para saber si su partido presentará recurso de

inconstitucionalidad.

DEBATE FERNANDEZ ORDOÑEZ-SOLCHAGA EN LOS PASILLOS

Durante el período de descanso, el debate se trasladó del hemiciclo a los

pasillos, donde el actual ministro de Justicia y el representante del Grupo de

Socialistas Vascos, Carlos Solchaga, mantuvieron ante los periodistas una

controversia sobre el programa económico del Gobierno.

El señor Fernández Ordóñez afirmó que el verdadero debate del programa económico

se llevaría a cabo cuando la Cámara discutiera la ley de Presupuestos Generales

del Estado para el próximo año.

El diputado de UCD señaló en sus declaraciones que el debate sobre los temas

económicos no se había agotado todavía, y que la segunda parte tendría lugar

cuando se iniciara la discusión de los Presupuestos de 1981.

Afirmó asimismo que en el presente debate tanto el Gobierno como la oposición

han tenido razón en diversos temas, explicando que la política económica que se

va a llevar a cabo «es una política de oferta y de demanda, en la que se quiere

llevar a cabo un ajuste de las rentas a la capacidad productiva».

Por su parte, el diputado del grupo socialista vasco, Carlos Solchaga, negó que

el Gobierno tuviera razón en sus planteamientos económicos, haciendo referencia

a cuatro características fundamentales: el plan de austeridad enunciado, la

distribución desigual de esa austeridad, la reforma fiscal, que marcha hacia

atrás, y lo que calificó de «disfraz hacia la opinión pública de un plan que no

puede crear puestos de trabajo».

 

< Volver