Señaló que sólo su partido puede retirarle la confianza. 
 Suárez afirma que en UCD hay recambios para formar nuevos Gobiernos     
 
 Diario 16.    31/05/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 23. 

TERMINO EL SUSPENSE DEL VOTO DE CENSURA

Señaló que sólo su partido puede retirarle la confianza

Suárez afirma que en UCD hay recambios para formar nuevos Gobiernos

Después de escuchar muchas alusiones a su silencio durante el debate, el

presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, se decidió a intervenir. Afirmó, entre

otras cosas, que «en las filas de UCD existen personas capaces para formar todos

los Gobiernos necesarios», y precisó que «sólo su partido puede retirarle la

confianza».

Madrid — El presidente del Gobierno, Adolfo Suarez, aseguró ayer ante el Pleno

del Congreso que «mi partido es el único que puede retirarme la confianza».

Al término del turno de intervenciones de los distintos portavoces de los grupos

parlamentarios pidió la palabra el presidente del Gobierno para, durante

veinticinca minutos, tratar de apuntar alguna réplica a ciertas acusaciones que

se le habían dirigido desde la oposición durante e! transcurso de las tres

sesiones plenarias del debate.

Suárez, que durante siete minutos improvisó con apoyo de unas notas sus

palabras, comenzó reconociendo «que no hay nadie que pueda dominar todas las

materias que aquí se han tratado y que no he estado sometido nunca a un debate

como éste». Pero a continuación recalcó que «creo que me he sometido a otro

tribunal, que es el pueblo, en dos ocasiones electorales. Y es mi partido el

único que puede retirarme la confianza).

Se pregunté después Suárez qué otra cosa hubiera hecho .el PSOE de haber ganado

esta moción de censura que convocar elecciones generales, «Y todo eso -dijo-

para perder, después de dos meses en el poder, porque perderá con toda seguridad

las próximas elecciones »

El presidente del Gobierno recalcó que «no pasa por m: ánimo convocar elecciones

generales anticipadas».

Desmintió la injerencia U.S.A.

Antes de entrar ea el análisis del programa del candidato a presidente, Suárez

se refirió a algunas preguntas o acusaciones dirigidas en los pasados días por

portavoces de diversos grupos. En este sentido, respondiendo a la cuestión

planteada reiteradas veces por el portavoz andalucista, Alejandro Rojas Marcos,

sobre la relación entre el viaje del presidente del Gobierno a mediados de enero

a ¿Washington y el cambio operado en la ejecutiva de su partido con respecto a

la vía autonómica andaluza, Suárez aseguró que no existía ninguna relación.

«El viaje a Estados Unidos fue a petición mía», señaló el presidente, quien

explicó su iniciativa en el interés por expresar al mandatario norteamericano,

Cárter, «que no nos parecía acertado el planteamiento que estaban haciendo en la

política de relaciones en los paises árabes».

Nadie ha durado más

Al dirigente comunista Santiago Carrillo Suárez le indicó que «la moralidad

política de UCD hace que practiquemos la reflexión antes, durante .y después de

este debate».

El presidente añadió que su partido y su Gobierno han reflexionado y reflexionan

muy a menudo sobre la necesidad de un Gobierno fuerte y estable.

Adolfo Suárez, tras responder a estas alusiones, emprendió la lectura de tos

papeles que llevaba preparados. Comenzó por constatar que en la historia

reciente española no ha habido un presidente de Gobierno «que haya durado más

que yo, y no porque yo sea una persona excepcional», dijo con cierto tono de

modestia, «Quiero decir con esto —añadió el presidente— que en España es muy

difícil conseguir una continuidad y estabilidad políticas. Eso tue lo que llevó

a todos los grupos parlamentarios a introducir el voto de censura en la

Constitución.»

Suárez manifestó que «aquí se ha demostrado que no hay otra alternativa, que de

esta Cámara no puede salir un Gobierno que no tenga los votos y el apoyo de

UCD».

Autocrítica

Se refirió a las «acusaciones, insultos, • intemperancias» que había tenido que

soportar durante el transcurso de los debates, y en un acto de humildad

significó el conocimiento de sus límites.

«No soy Maura, ni Dato, ni Canalejas», dijo. Y se refirió a que la talca

estabilidad duradera registrada en este pais hubiera sido de las dictaduras, lo

que provocó algún que otro silbido desde escaños de la izquierda.

«Me intranquiliza que me dirijan las mismas, acusaciones que a los jefes de la

restauración», dijo el presidente. Y añadió: «Se ha dicho aquí algo tan

antidemocrático como que ni Suárez ¿guanta la democracia ni la democracia

aguanta más a Suárez.»

Descalificó también a los que creen que destruyéndole a él destruirán el

partido, «porque conmigo o sin mí UCD seguirá ganando elecciones, mientras alie

quienes han presentado su alternativa aquí han demostrado que no tienen idea ni

equipos.

Errores en el modo de gobernar

Por ultimo, calificó también como un error el pensar que hay una desmemoria

popular y estiman que los votos que dieron su, apoyo a la UCD se van a pasar al

rechazo del mismo partido. «Lo que me preocupa -dijo Suárez- es lo que late en

el fondo de esta moción: la prisa por el poder.»

£1 presidente, en tono autocrítico, reconoció haber cometido errores, aunque

añadió que también se habían conseguido logros, y puntualizó que los votos que

dieron el poder a la UCD en las elecciones de marzo de 1979 se lo dieron para

cuatro años.

Respecto a las acusaciones dirigidas al presidente por su aislamiento en la

Moncloa, su no comparecencia ante las cámaras de TVE y que su modo de gobernar

no es acorde con la exigencia de los tiempos, reconoció, Suárez que buena parte

de estas críticas tienen razón. «Asumo las criticas y corregiré los errores»,

indicó el presidente de la UCD.

Hay recambio en UCD

A propósito de la utilidad del presente debate, Suárez significó que «hay un

Gobierno y un partido y en las filas de UCD existen personas capaces para formar

todos los Gobiernos necesarios».

«Vamos a seguir siendo lo .que somos», dijo el presidente mientras recitaba los

puntos identificativos del programa electoral de la UCD.

«Las clases trabajadoras del país ya están en el Gobierno, porque los

trabajadores ´estamos en el Gobierno.»

´El presidente descalificó el proyecto presentado por el candidato Felipe

González diciendo que «frente al programa del Gobierno se ha presentado

simplemente una lista de preocupaciones, y es que frente al programa de Gobierno

no hay otro». Tras autocitarse con palabras de su discurso de investidura de

hace más de un año, el presidente concluyó que su Gobierno no hará una política

débil, timorata ni acomplejada.

Al término de su intervención, y tras los aplausos de los parlamentarios de su

partido, entró en la Cámara el ex ministro Joaquín Garrigues, quien llegó al

hemiciclo para emitir su voto entre los aplausos que, puestos en pie, le

dedicaron todos los diputados de la Cámara, salvo tres miembros del grupo mixto.

 

< Volver