Para Felipe González,el Gobierno se quedó solo y sin esperanza     
 
 Diario 16.    31/05/1980.  Página: 3-4. Páginas: 2. Párrafos: 15. 

Para Felipe González, el Gobierno se quedo solo y sin esperanza

£1 candidato a la presidencia, el socialista Felipe González, hizo uso de la

palabra por espacio de veintitrés minutos, tras la intervención del presidente

del Gobierno.

Significa que la crítica de] representante de UCD se calificaba por sí sola, ya

que cuando hay un debate parlamentario hay que argumentar en todos los temas.

«Yo podía hacer aquí alusión —dijo el líder socialista- del manifiesto de UDPE —

partido que presidid Adolfo Suárez en los últimos tiempos del franquismo— en el

que se hablaba de estado corporativo,

El candidato a presidente constató que la moción de censura al Gobierno, tenia

exactamente la misma dimensión que el arco parlamentario. «rPor tanto —dijo

Felipe González—, no se puede decir que a UCD se la critica desde la derecha y

desde la-izquierda y que por eso es centro*

Tenemos cuadros

También se refirió a la alusión hecha ~por el presidente, relativa a que UCD

tiene gobierno y la alternativa no tiene cuadros, Esto reflejaba algunas quejas,

recogidas por el líder socialista en la calle, de que en los debates de los días

anteriores, su grupo parlamentario no hubiera sacado a debate a su equipo de

expertos en cada materia, como había hecho el partido de la UCD y el Gobierno

con los ministros por cada tema.

Felipe González atribuyó este hecho como una consecuencia .del reglamento de La

Cámara, que permite las intervenciones dé los ministros y no da opción al

candidato a presidente para que pueda afrontarse un debate entre expertos del

Gobierno censurado y del partido que promueve la censura.

El dirigente socialista abogó por un enfrentamiento dialéctico tanto a nivel

de equipos de expertos como de personas entre los máximos responsables y los

técnicos en cada materia. Criticó la desigualdad de oportunidades existentes

entre la UCD con acceso a los datos del Gobierno, y de la Administración y el

primer partido de la oposición que carece de los mismos.

Resaltó también que .La diferencia en el porcentaje real de votos obtenidos por

los dos partidos mayoritarios, que ahora se enfrentaban en el debate, no se

correspondiera, en virtud de la ley, con la diferencia de parlamentarios en la

Cámara.

La soledad del Gobierno

El candidato presidente, que daba por hecho que la moción de censura presentada

por representantes de su grupo no iba a prosperar, indicó las conclusiones que

se podían sacar del debate. El dirigente socialista resaltó, por un lado, que el

Gobierno se ha quedado sólo con su partido, «que no es poco, porque en este

momento tiene la fidelidad de su partido».

El líder de la oposición subrayó también la necesidad que hay de Formar una

mayoría sólida, tiara que funcione ia democracia —indicó Felipe González— es

importante informar a la prensa y no intoxicar, que los debates sean frescos, y

ño se traía de aparecer « no en televisión porque sí, sino de aparecer cuando es

necesario.» «No quiero hacer un juicio duro, crítico y agresivo porque el

presidente no lo ha sido», dijo Felipe González.

«Lo que sí quiero —mati-20— es clarificar la situación, por que es muy difícil.

Eso es lo que temos intentado hacer y me temo que no se ha conseguido, porque el

Gobierno no lo ha intentado hacer en absoluto.

Falta la esperanza

El líder de la oposición se refirió, en general, a todas las intervenciones de

los miembros del Gobierno y del partido de la UCD para censurar que en sus

parlamentos no ha habido ni una sola palabra de esperanza en la recuperación de

empleo, en la construcción del Estado de (as autonomías, en el mondo de las

libertades, de la cultura.

«Hemos intentado hacer una oferta que no traiciona nuestros principios», dijo

Felipe González, quien quería rebatir las insistentes criticas que desde el

partido en el poder se habían hecho a su programa.

«Esa oferta programática -dijo el líder de ¡a oposición— será entendida por

muchos ciudadanos de este país como capaz -de hacernos salir de la actual

situación en que nos encontramos hacia la confianza.»

«El Gobierno va a quedar censurado», puntualizó Felipe González. Concluyó su

intervención pidiendo al presidente del Gobierno que «dé por una vez un grito de

esperanza y no se esconda de las cámaras ni de los debates».

El presidente del Congreso, Laude lino Lavilla, interrogó con la mirada al jefe

del Gobierno, quien sentado desde su escaño significó que no tenia voluntad de

replicar al dirigeente socialista,

Lavilla levantó, por unos momentos la sesión, antes de dar comienzo a las

votaciones.

 

< Volver