Terminó el suspense del voto de censura. Ni programa, ni económico, ni socialista, dijo. 
 Abril insistió en descalificar el programa económico socialista     
 
 Diario 16.    31/05/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

«Ni programa, ni económico, ni socialista», dijo

Abril insistió en descalificar el programa económico socialista

El vicepresidente del Gobierno para Asuntos Económicos comenzó su intervención

en un tono jocoso: «Me parece bien —dijo— que contraten al candidato Felipe

González para un "western", pero no para un Gobierno; lo digo por lo de "solo

ante el peligro"», aludiendo a la ofensiva de ministros qué resistió.

Madrid — El vicepresidente eligió el momento de su intervención tras el turno de

réplica y duplica entre el ministro de Economía, José Luis Leal, y el portavoz

de los socialistas catalanes Ernest Lluch y anteponiéndose a la petición del uso

de la palabra que había hecho su compañero de Gabinete.

Sorprendentemente, la oportunidad de Abril Mar-torell no fue para replicar al

socialista catalán, sino para rebatir y descalificar el programa económico

presentado por el candidato a la presidencia del Gobierno, Felipe González.

Comenzó diciendo el vicepresidente al dirigente socialista que «dejemos de

capitalizar el acuerdo marco interconfederal», y se remitió al 10 de junio del

pasado año, en la etapa entre congresos del Partido Socialista Obrero Español.

Ciñéndose al programa económico socialista, Abril Martorell dijo tajantemente

que no era «ni programa, ni económico, ni socialista».

«Le faltan objetivos para que sea programa, señor González», dijo el

vicepresidente. «Gobernar es elegir y optar, y en su proyecto no hay un

planteamiento responsable de soluciones para la crisis económica actual. Tampoco

contempla el objetivo de la lucha contra el paro», agregó el vicepresidente para

Asuntos Económicos. Intentó demostrar su afirmación con diversos argumentos.

Por último Abril Martorell censuró la falsa identidad socialista del programa

presentado por Felipe González, arguyendo que el proyecto presentado o peca

contra la propia ideología del PSOE.

Polémica sobre economía

Anteriormente el ministro de Economía, José Luis Leal había hecho uso de la

palabra para rebatir diversas afirmaciones expuestas por el portavoz de los

socialistas catalanes, Ernest Lluch. Analizó el informe de la OCDE, se refirió

al déficit presupuestario diciendo que «los gastos comentes no crean empleo

mientras que la inversión sí» y concluyendo que «en lo que se nos ha dicho estos

días no hay elección».

Por su parte, el socialista catalán se ratificó en sus afirmaciones que, dijo,

no habían sido rectificadas por el Gobierno. Señaló que «el déficit es para

nosotros un medio, y no un fin» y acusó al Gobierno de «estarse colocando a la

derecha de Europa».

Lluch concluyó ,su intervención asegurando que «después de oír al ministro de

Economía estaba convencido de que la política económica del Gobierno seguirá

siendo tan mala. No convence a la mayor parte de los empresarios. Deben cambiar

de política. Ustedes no dan confianza al país».

Tras la intervención del vicepresidente Abril Martorell, Lluch se quejó del

momento y procedimiento por los que había hecho uso de la palabra Abril

Martorell, ratificándose después en sus anteriores afirmaciones, y rebatió la

afirmación del vicepresidente de que es imposible controlar los gastos

corrientes.

«Tenemos experiencia de Gobierno y hemos empezado a controlar esos gastos en los

Ayuntamientos.

En el turno de réplica, el vicepresidente Abril, desde su escaño, aprovechó la

ocasión para señalar que «en materia de corrupción algo hemos hecho en la Zona

Franca de Barcelona».

 

< Volver