Debate político en el pleno del Congreso. Dura crítica socialista a la política gubernamental. 
 Felipe González sorprendió a la Cámara con el anuncio de un voto de censura     
 
 El País.    22/05/1980.  Página: 14-15. Páginas: 2. Párrafos: 43. 

14/NACIONAL

PARLAMENTO

EL PAÍS, jueves 22 de mayo de 1980

Debate político en el Pleno del Congreso

Dura crítica socialista a la política gubernamental

Felipe González sorprendió a la Cámara con el anuncio de un voto de censura

El secretario general del PSOE, Felipe González, abrió el debate ayer con un

discurso de 55 minutos, improvisado sobre un guión, en el curso del cual atacó

duramente la política realizada por el Gobierno desde que Suárez fue votado como

presidente el año pasado, y terminó afirmando que su grupo se proponía presentar

el voto de censura contra el Gobierno, como gesto moral para poner en evidencia

su fracaso.

«Este debate», dijo, «ha levantado demasiadas expectativas, porque ha sido muy

difícil hacer algo que es normal en todo régimen parlamentario. No queremos que

esta discusión sea una caza del presidente ni una trinca con la oposición ni una

exhibición televisiva. Hay que ir a la profundidad y a la globalidad de las

cosas».

«Debemos adoptar como punto de referencia los discursos del presidente en el

acto de investidura y ayer, puesto que se trata de analizar la labor del

Gobierno constitucional. En el discurso de investidura Suárez; anunció el fin

del consenso, lo cual oímos con placer, mientras que ayer se notó una cierta

vuelta al deseo de consenso. Hay que repartir responsabilidades de acuerdo con

la representatividad de cada cual, pero en este país todavía no se ha dado a la

oposición la responsabilidad que le compete para que cada cual ejerza su papel».

«Se habló ayer de libertades y seguridad ciudadana —no es lo más oportuno el

titulo de imperio de la ley—, pero lo preocupante no es el debate teórico sobre

la cuestión, sino la situación práctica, la constatación de que no se tiene la

sensibilidad de ver que hay un efectivo retroceso de la libertad».

«En este país se han frustrado una gran cantidad de esperanzas. Esa es la

principal responsabilidad de este Gobierno, ya que incluso desde la tarea de

gobierno se filtra diariamente a la sociedad la sensación de fatalismo, de

fracaso: A es-te Gobierno le falta credibilidad porque no se ha ofrecido un

proyecto político global, no se ha mostrado voluntad de dar al pais una nueva

realidad. Sólo hay promesas y muchas de ellas no se cumplen».

«También falta algo fundamental en el sistema democrático: el suficiente apoyo

parlamentario dada la fragilidad del sistema que tenemos, dado que aún tenemos

que construir la nueva sociedad, y para esto es preciso un apoyo mayoritario. El

Gobierno ha fracasado en ello y también ha fracasado porque ha disminuido su

apoyo social, aunque también haya disminuido el nuestro».

«Ayer se habló del futuro, pero también hay que hacer balance de lo hecho. La

crisis del petróleo no lo puede explicar todo. Se tocaron tres puntos —imperio

de la ley, economía, autonomías—, pero sin la necesaria ligazón entre ellos. Es

decir, falta un proyecto global. ¿Cómo se puede hablar, por ejemplo, de cambiar

hacia un Estado democrático y descentralizado sin hablar de la reforma de la

Administración?».

Falta la libertad

«Se habló de la seguridad y la libertad sin decir cuáles son los principios que

van a regir en este tema. Y la realidad es que este Gobierno ha conseguido los

mínimos de seguridad con los mínimos de libertad.

Todo e! mundo ve que la libertad no avanza, mientras falta autoridad. Se nos

dijo cuando la investidura que con la Constitución la libertad estaba

garantizada. Pues ahora resulta que se producen sentencias y procesamientos en

los que la gente ve que fáltala libertad. Hay informes contra periodistas, no

dudo que falsos, pero lo grave no es su veracidad o falsedad, sino que el

Gobierno no parte de la posición que debería: todo ciudadano es en principio

honorable».

«Nosotros somos partidarios como el que más de la lucha contra el terrorismo,

pero hay que tener credibilidad para realizarla. No sólo rnata ETA, sino que

también hay oíros grupos que ocupan los centros de algunas ciudades, que son más

conocidos y fáciles de combatir. Claro que faltan medios y formación adecuados

para la policía, pero también hay problemas de orientación y filosofía, cuando

por ejemplo se dice a veces que un policía nacional es un soldado, y con todos

los respectos para el soldado, esto no es asi».

«En el campo económico, se señalaron como prioridades la inflación y el paro. El

paro ha aumentado en 200.000 desempleados y la inflación sólo ha bajado un

punto. Se nos decía que podíamos crecer un 4% y hemos crecido un 1,5%, dos

puntos por debajo de la media de la OCDE. No se cumple la política de fomento de

empleo ni de escolarización porque los recursos de ésta se desvían hacia los

colegios privados, dividiendo a la sociedad en este tema. Se prometió apoyo a la

pequeña y mediana empresa, y el Ministerio de Industria reconoce que el crédito

les sigue llegando discriminadamente. No se ha cumplido la promesa de control

social de la Seguridad Social, ni la de mejorar la agricultura, ni el programa

de viviendas».

«Respecto al paro, se habla mucho de fraude, parece que la culpa del paro la

tienen los parados. Se prometió aumentar la cobertura del desempleo y, sin

embargo, se disminuye. Y todo ello con un clima de resignación ante la crisis.

Nosotros hemos aportado nuestro grano de arena con el apoyo a un acuerdo marco

que regula la banda salarial y obliga a negociar los absentismos y la

productividad. Así se han reducido algunas incertidumbres, pero ahora faltan las

acciones que debe tomar el Gobierno para ´reducir las que le corresponden. En

suma, no se ha dicho nada nuevo ni se han dado esperanzas. Hay que dar la

esperanza de la salida de la crisis, sin demagogias, pero diciendo las

posibilidades».

Su proyecto autonómico es papel mojado

«Su proyecto autonómico es papel mojado por dos razones. En primer lugar, porque

exige la transformación de la Administración pública, para lo que no se tiene

ningún plan; en segundo lugar, no se ha tocado apenas la cuestión municipal,

cuando la autonomía es principalmente la de los ayuntamientos; que la mayoría de

éstos estén en manos de la izquierda no debería ser un obstáculo».

«Estamos de acuerdo en que el hilo conductor de la autonomía es la concepción

federal. No hay más alternativa que esto o el centralismo. Pero cuando en el

estudio del profesor García Enterría se habla de leyes sectoriales se refiere a

una experiencia federativa que está en marcha, es decir, está hablando de una

institucionalización y de unas autonomías, de una regionalización que ya está

hecha y que corrige defectos sobre la base de ese tipo de legislación».

«Es difícil abusar más. Aunque el proyecto fuera bueno no tiene credibilidad, no

se tienen en cuenta las realidades de Andalucía, de Valencia, de Aragón o de

Galicia. Nadie va a convencer a los andaluces, por ejemplo, de que van a tener

la misma autonomía que los catalanes y vascos. Para que funcione un Estado

federal, son precisas fuerzas políticas extendidas por todo su territorio, y sin

embargo se está primando a las fuerzas centrifugas. El proyecto autonómico, que

es la gran oportunidad de transformar el Estado, no se puede hacer con cicatería

sin creer en él, sin ilusionar al pueblo. En suma, ustedes no lo han hecho bien,

no han conectado con el pueblo. El único elemento que un partido como el nuestro

tiene para mostrar que es responsable es utilizar la Constitución, y la

Constitución permite un voto de censura al Gobierno; que es el que el partido

socialista piensa presentar, con la convicción de que ese voto de censura es,

sobre todo, una fuerza moral que tenemos que ejercer en algún momento y que

ejercemos ahora, sea cual sea su destino ».

Texto de la moción de censura del PSOE

El texto íntegro de la moción de censura presentada por el PSOE es el siguiente:

«Considerando que está suficientemente probada la incapacidad del presidente

Suárez y su Gobierno para dirigir los destinos de la nación española y que el

llamado reajuste ministerial no permite generar esperanza de cambio ni afecta a

los máximos responsables de la situación creada. Al amparo de lo establecido en

el artículo 113 de la Constitución, decide exitir la responsabilidad política

del Gobierno mediante la presentación de moción de censura. A estos efectos se

cumplen los requisitos del número segundo de dicho artículo de la Constitución,

al firmar el escrito 36 diputados e incluir como candidato a la presidencia del

Gobierno a don Felipe González Márquez».

En estos términos está formulada la parte final de la moción, que ayer, poco

después de las seis de la tarde, presentó el Grupo Socialista del Congreso ante

la secretaría general de la Cámara. El escrito socialista señala textualmente:

«Los diputados que suscriben, pertenecientes a los grupos parlamentarios

Socialista del Congreso, Socialistas de Catalu ña y Socia lista Vasco, del

Partido Socialista Obrero Español:

Conscientes de la grave crisis por la que atraviesa la sociedad española en la

construcción del Estado democrático y de las autonomías, en la seguridad

ciudadana y en el ejercicio de las libertades fundamentales, en la situación

social de paro e inflación en la falta de definición de nuestro papel en el

mundo y en el distanciamiento y desconfianza que estos graves problemas producen

en la ciudadanía.

Constatando que el presidente Suárez y su Gobierno, tras un año de poder

constitucional, han incumplido reiteradamente compromisos programáticos

contraídos ante el conjunto de los ciudadanos, acuerdos con otras fuerzas

políticas y asimismo otros contraídos entre las Cortes Generales y que han

dejado de ejecutar innumerables mociones o proposiones no de ley aprobadas por

las Cámaras.

Teniendo en cuenta que el Gobierno ha hecho gala de desprecio a las reglas del

juego propias de la democracia parlamentaria, que consagra la Constitución,

llegándose a afirmar que un debate parlamentario constituye una trampa y que una

interpelación sobre la libertad de expresión es una provocación a instituciones

respetables para todos y que asimismo dicho Gobierno ha producido grave

deterioro en el prestigio de las instituciones parlamentarias al llegar a

acuerdos para modificar una ley presentada en el Parlamento con grupos políticos

que se encuentran fuera de la Cámara.

Poniendo de relieve que bajo el Gobierno del presidente Suárez la inseguridad

ciudadana va en aumento constante, la libertad de expresión y otras se conculcan

con frecuencia y la sensación de falta

Debate político en el Pleno del Congreso

de autoridad es cada vez mayor y que no existe una política para resolver esos

problemas, especialmente para atajar el terrorismo en el País Vasco, la

violencia de extrema derecha y la delincuencia común.

Comprobando que el mandato constitucional sobre el fin que la Administración

pública debe cumplir sirviendo con objetividad a los intereses generales con los

principios de eficacia, jerarquía, descentralización,desconcentración y

coordinación no ha sido puesto en práctica por el Gobierno.

Deplorando profundamente la falta de voluntad para enfrentarse con una situación

de corrupción y de desorganización administrativa en Televisión Española e

incluso el entorpecimiento y las trabas que el presidente y su Gobierno han

planteado al Congreso de los Diputados para evitar el esclarecimiento de los

hechos y la toma de medidas para su solución.

Señalando el fracaso en la consecución de los grandes objetivos de política

económica fijados en diversas ocasiones por el Gobierno y el reiterado

incumplimiento de los compromisos adquiridos en esta materia, lo que ha tenido

como consecuencia la obtención de unas tasas de crecimiento muy por debajo de su

nivel potencial e inferiores al promedio alcanzado por el conjunto de los países

europeos, la carencia de una estrategia de política industrial y agraria capaz

de afrontar las transformaciones exigidas por la profunda crisis energética y la

perspectiva de nuestra integración en las Comunidades Europeas, la incapacidad

para crear las condiciones que aseguren el relanzamiento de la inversión

productiva pública y privada, con el consiguiente aumento del paro a ritmo

política y socialmente intolerable.

Resultando que ante la continua desaparición de puestos de trabajo y el

asombroso incremento del número de parados, el Gobierno carece de una política

capaz de abordar en profundidad las causas y efectos de esta clase social,

limitándose a señalar algunas medidas aisladas y claramente insuficientes, al

tiempo que propone una inaceptable reducción de las prestaciones dirigidas a la

protección de los desempleados, concretándose dichas pretensiones en la

proposición de la ley básica de Empleo.

Observando que la actuación del Gobierno ha conducido a un deterioro progresivo

de los servicios de equipamiento colectivos tendentes a mejorar el bienestar

social y la calidad de vida de los españoles. Así, la política educativa del

Gobierno plasmada en el Estatuto de Centros Docentes, caracterizada por el

descenso de la inversión pública en el sector, la caída registrada en la

construcción de viviendas y las líneas generales de la política sanitaria.

Afirmando la carencia de un proyecto autonómico del Gobierno, rechazando por

discriminatoria y limitativa la propuesta de una nueva lectura del título VIII

de la Constitución anunciada por el presidente del Gobierno y el inexplicable e

injustificado retraso en la presentación de una nueva ley de régimen local para

garantizar la autonomía local.

Considerando que está suficientemente probada la incapacidad del presidente

Suárez y su Gobierno para dirigir los destinos de la nación española y que el

llamado reajuste ministerial no permite generar esperanza de cambio ni afecta a

los máximos responsables de la situación creada.

Al amparo de lo establecido en el artículo 113 de la Constitución, decide exigir

la responsabilidad política del Gobierno mediante la presentación de moción de

censura.

A estos efectos se cumplen los requisitos del número segundo de dicho artículo

de la Constitución, al firmar el escrito 36 diputados e incluir como candidato a

la presidencia del Gobierno a don Felipe González Márquez.

Madrid, 21 de mayo de 1980».

Firman el escrito, entre otros, Alfonso Guerra, Javier Solana, Enrique Tierno,

Manuel Marín, Ciríaco de Vicente, Juan Antonio Barragán, Pedro Bofill, Carmen

García, Luis Fajardo, José Vida, Enrique Barón, Luis Núñez, Virgilio Zapatero,

Antonio Sotillo, Félix Pons, José María Triginer, Nicolás Redondo, Enrique

Múgica, Pablo Castellano, Valentín Luis Fuertes, Gabriel Urralburu, Rafael

Escure-do, Manuel Chaves, Jerónimo Saavedra.

Abril: "La economía no se está abordando con fatalismo"

El vicepresidente segundo del Gobierno, Fernando Abril, replicó a Felipe

González, en tono nervioso y destemplado, aunque advirtiendo que se reservaba la

posibilidad de contestar más ordenadamente después. Anunció su deseo de replicar

en términos de paz a la denuncia que se había dejado flotando y advirtió al

líder socialista que podía haberse empezado por la presentación del voto de

censura y no por el subterfugio de un debate político general.

Negó que la economía se esté abordando con fatalismo, pero recordó que incluso

el dirigente so-cialdemócrata Willy Brand ha advertido que probablemente nos

esperen dos décadas que pueden ser nefastas para la Humanidad, y añadió que hay

que partir de aquí y no de ilusiones ingenuas. Negó que se haya olvidado a la

agricultura.

Sobre el sector público manifestó que actualmente se trata de deshacer lo que se

hizo mal en los años anteriores a la transición, y que el Gobierno no va a

asumir políticas irresponsables. Agregó que no se puede estar diciendo que en

las ciudades sube la cesta de la • compra y protestando al mismo tiempo porque

no suben los precios, para el campo. Se mostró en total acuerdo con que todos

los problemas del país están intimamente ligados y añadió que también lo están

las cuestiones económicas, por lo que no se pueden pedir unas cosas sin tener en

cuenta otras. Finalmente, aseguró que el Gobierno está de acuerdo en que todo

ciudadano es honorable, in dubio pro reo, pero también para los funcionarios que

Felipe González había citado. Entre otras afirmaciones, el vicepresidente Abril

advirtió que no se mejora el funcionamiento, de los juzgados atascándolos con

querellas criminales, haciendo referencia implícita a las que el PSOE ha

presentado contra TVE.

Felipe González: "No se puede estar siempre hablando del pasado"

Felipe González replicó a las palabras del vicepresidente Abril advirtiendo que

no había logrado entender claramente por qué el representante del Gobierno había

aludido repetidamente al diálogo Norte-Sur.

Dijo que como no se arregla un país es consintiendo el Gobierno que haya

corrupción en Televisión, y que no se puede estar siempre hablando del pasado.

Admitió que se ha reducido la inflación con respecto a la de la OCDE, pero

advirtió que eso ha sido así porque están subiendo los precios en los demás

paises, dado que se dedican a combatir el paro, cuestión esta que, si para ellos

es una lacra, para España es un riesgo de desestabilización.

Votos necesarios para que triunfe la moción de censura

En pura hipótesis, incluimos a continuación las sumas de votos de distintos

grupos parlamentarios que tendrían que producirse para que la moción de censura

prosperara. Hacen falta 176 votos, corno mínimo. Hay que advertir que el PNV

está ausente del Parlamento desde hace varios meses.

Véase la suma de votos que sería necesaria:

Socialistas 121

Comunistas____________.______23

Andalucistas 5

Catalanes_____________________8_

Minoría Vasca (PNV) 7

Grupo Mixto__________________11

Total ________________175

Y aún falta un voto, que habría de salir, necesariamente, de Coalición

Democrática o de la propia UCD.

Este cuadro no tiene más valor que mostrar la dificultad de que pueda prosperar

una moción de censura, con la actual relación de fuerzas en el Congreso de los

Diputados; aunque teóricamente sería posible que ocurriera si los votos de la

izquierda se suman a los nacionalistas y a los variados partidos representados

en el Grupo Mixto (desde Piñar a Bandrés).

Fuera de ello, las únicas posibilidades son rupturas de disciplina en UCD o CD.

 

< Volver