Parlamento. Especial Debate político en el Pleno del Congreso. Primeras reacciones a la propuesta del PSOE. 
 Carrillo apoya expresamente el voto de censura al Gobierno     
 
 El País.    22/05/1980.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Primeras reacciones a la propuesta del PSOE

Carrillo apoya expresamente el voto de censura al Gobierno

Las primeras declaraciones de los líderes políticos, después de la presentación

de la moción de censura por el PSOE, revelan prudencia respecto a la actitud que

sus respectivas fuerzas políticas tomen en la votación correspondiente. Santiago

Carrillo, secretario general del PCE, fue el único en mostrar apoyo explícito a

la moción; Blas Pinar insinuó también, sin aclararlo definitivamente, que podría

votar la moción. Por su parte, el secretario general de UCD está seguro de que

no habrá fuga de votos en su partido.

Rafael Calvo, secretario general de UCD, declaró que el partido _gubernamental

no tiene miedo al voto de censura. «En UCD no hay ni habrá ruptura. De UCD no se

producirá ninguna fuga de votos».

Preguntado sobre su aceptación de la votación secreta, Rafael Calvo dijo que

existen varias formas de votación, que UCD no teme a la votación secreta, lo

cual no quiere decir que sean favorables a una forma determinada de voto.

Alfonso Guerra, presidente del Grupo parlamentario Socialista, declaró que

existen contactos con los distintos grupos parlamentarios, cara a la votación de

la moción de censura. Analizando las posibilidades de voto de los distintos

grupos parlamentarios, señaló que a los nacionalistas les costará trabajo

explicar un voto contrario a la moción, después del planteamiento autonómico del

Gobierno.

Preguntado sobre la actitud socialista si los comunistas pidieran una cartera a

cambio de sus votos,

Alfonso Guerra no quiso responder y manifestó que «eso es entrar en

disquisiciones cuando están empezando los contactos con los grupos

parlamentarios».

La decisión de presentar la moción de censura, según Guerra, estaba contemplada

como una de las posibilidades, que se ha convertido en realidad, al observar que

no existía un cambio programático en el Gobierno y que no existía voluntad de

producirla.

Sobre la actitud de Coalición Democrática, Alfonso Guerra recordó el anzuelo que

el pasado martes lanzó Manuel Fraga a UCD, y manifestó que no sabía cuál sería

ahora la reacción ante la negativa centrista a la propuesta de Fraga.

Preguntado sobre si Felipe González tendría que presentar un programa de

Gobierno previo a la votación de la moción de censura, señaló que no está

previsto ni en la Constitución, ni en el reglamento actual, ni en el proyecto de

reglamento futuro. Respecto a la posibilidad de que, sobre la marcha, se

modificara el nombre del candidato a presidente del Gobierno, en función de las

negociaciones, Alfonso Guerra declaró que, en ese caso, tendría que producirse

otra moción de censura alternativa, en la que figurara otro candidato.

Alejandro Rojas Marcos, portavoz del grupo andalucista, manifestó que la

decisión sobre el voto

de su grupo la decidiría el partido. A título personal manifestó: «Nosotros

queremos en el Gobierno de España a un partido de izquierdas, pero nuestro voto

dependerá de si el PSOE quiere y puede hacer, si llega al Gobierno, esa política

de izquierdas.

Manuel Fraga, portavoz de Coalición Democrática, afirmó: «El PSOE ha estado en

su sitio como partido de la oposición, pero mi grupo no se ha reunido todavía

para preparar su actuación ante la moción de censura presentada por los

socialistas. No tengo posturas personales sobre el terna, y este es un asunto

serio e importante que estudiaremos como se debe».

Santiago Carrillo, portavoz del Grupo Comunista, declaró: «Me parece que los

socialistas han hecho bien en presentar la moción de censura. Nosotros la

hubiésemos presentado ayer si hubiésemos contado con los 35 diputados que nos

correspondería en proporcionalidad con los votos que obtuvimos en las pasadas

elecciones generales. El grupo todavía no tiene postura, pero mi posición

personal es votar sí».

Blas Pinar, presidente de Fuerza Nueva y diputado del Grupo Mixto, señaló: «Mi

decisión, a priori, está tomada, porque no apoyé la investidura de Suárez. Lo

que ocurre es que los argumentos que han esgrimido los socialistas, en parte, no

los comparto».

Enrique Tierno, alcalde de Madrid y miembro del PSOE, manifestó: «Lo que ha

dicho Felipe es exacto y tiene un significado moral de advertencia, de

admonición, no hay que sacar las cosas de quicio, pero me parece prudente llamar

la atención con energía a un Gobierno. Estas cosas han empezado en Madrid, pero

pueden acabar en Vergara, siempre que no se conviertan en diálogo Norte-Sur,

porque entonces no lo va a entender nadie, salvo que el señor Abril explique lo

que ha querido decir».

Alberto Aza, jefe del gabinete del presidente, declaro: «Me parece una postura

normal por parte del principal partido de la oposición, y, además, una postura

constitucional. Aquí se va a armar un cierto revuelo porque es la primera vez

que se pone en marcha este mecanismo, pero en cualquier país del área occidental

es normal que la oposición trate de derribar al Gobierno por medios

constitucionales».

«No quiero entrar a valorar compromisos anteriores ni saber cuáles eran las

posturas que habían mantenido los portavoces.

Fernando Sagaseta; diputado del Grupo Mixto, afirmó: «La moción de censura me

parece positiva si sirve para crear un frente amplio antimonopolista y para que

las fuerzas socialistas, comunistas y progresistas se decidan a consolidar y a

desarrollar la democracia Es casi seguro que votaré favorablemente la moción de

censura».

 

< Volver