Autor: Magaz Leboucher, Pablo. 
 ABC en Bonn. 
 "No he venido a la R.F.A. en busca de ayuda" declara Silva Muñoz  :   
 "El apoyo-añade- sólo lo quiero del pueblo español". 
 ABC.    07/04/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 31. 

ABC EN BONN

"NO HE VENIDO A LA R.F.A. EN BUSCA DE AYUDA", DECLARA SILVA MUÑOZ

«El apoyo —añade— sólo lo quiero del pueblo español»

Bonn, 6. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) El viaje relámpago de Federico Silva Muñoz a la

República federa/ ha pasado inadvertido entre los medios políticos e informativos alemanes, bien porque

las consecuencias de la derrota sufrida por socialistas y liberales el domingo pasado en Baden-

Wurtenberg no ha dejado tiempo para tratar la visita, bien porque sus amigos de la democracia cristiana

han querido mantener las conversaciones en una estricta intimidad oficiosa.

Hace unas semanas, al regreso de una Delegación de la C. D. U. - C. S. U. de España, Von Hassel

(presidente de la Unión Democratacristiana Europea) me indicaba en una conferencia de Prensa que el

partido reconocido por su grupo era el de Ruiz-Giménez y Gil-Robles. Quizá se halle ahí la explicación

de la ausencia de publicidad y de eco que ha tenido en Alemania el paso de Federico Silva Muñoz. Los

periodistas que tuvimos la paciencia de esperar durante más de una hora a que compareciera en el hotel

donde nos había citado, pudimos ayer, al filo de la medianoche, establecer un diálogo con el político

español.

DECLARACIONES

Lo avanzado de la hora obligó a entrar en materia inmediatamente:

—He tenido un almuerzo y una cena con personalidades relevantes de la C.D.U. He venido invitado por

la Fundación Adenauer. Silva Muñoz —traje oscuro, gafas espesas, ceño nervioso— subraya esta

afirmación para «que se sepa que no sólo está en relaciones con los ultraderechas de Baviera».

No ha venido a la República Federal en busca de ayuda. «El apoyo —dice— sólo lo quiero del pueblo

español. De quien hay que buscarlo y obtenerlo —repite— es del pueblo español.»

Entresaco a continuación las preguntas y las respuestas que me parecieron más interesantes durante la

rueda de Prensa:

LAS DIVISIONES EN LA DEMOCRACIA CRISTIANA

PREGUNTA.—¿Por qué no está integrada la U. D. E. en la Unión?

RESPUESTA.—En la familia democristiana sería desenfocar el tema explicarlo por rencillas personales.

A mí no me animan ni divismos ni liderazgos. Repetiré una vez más las diferencias objetivas que separan

a U. D. E. del «Equipo»:

1.º La relativa al período constituyente. Nosotros preferimos la modificación de las Leyes Fundamentales

a través de la reforma que de la ruptura (curar al enfermo sin llevarlo al quirófano); el «Equipo» cree

necesario operar.

2.º Diferimos en el tema del Estado federal. La U.D.E. se pronunció por un Estado unitario regionalizado

(autonomías económicas y administrativas Iguales para todas y cada una de las regiones españolas). El

«Equipo», en cambio, defiende el Estado federal.

3.º Está el problema de la legalización del Partido Comunista. Hablar así es dar una versión limitada del

asunto. Hay que analizar la cuestión con objetividad, de una forma amplia y completa. Pusimos cuatro

condiciones que consideramos imprescindibles para aceptar la inclusión de cualquier partido en el juego

democrático. Entre ellas, están la renuncia a la violencia y el postulado de la reversibilidad del poder; es

decir, que ningún grupo pueda aspirar a bloquearlo definitivamente.

4.º En la cuestión de la amnistía, me remito a la declaración hecha por U.D.E. en enero del 76. En aquel

momento, si no me falla la memoria, éramos favorables a una amnistía ideológica que no incluyera los

delitos de sangre.

P.—¿Proyecta U.D.E. coaligarse con otro grupo demócrata-cristiano?

R.—Es posible que se intente una federación con la U. D. C. que encabeza Barros de Lis.

P.—Cuál es el objetivo de su viaje?

R.—He venido a observar el panorama político alemán que tan feliz se presenta para los

democratacristianos después de las elecciones del domingo en Badén-Württemberg. No persigo objetivos

concretos. Los resultados del viaje son tan positivos que podrán palparse muy pronto. Me ha sorprendido

la información que tiene la C. D. U. de España. Están muy bien organizados. Lástima que a veces presten

más atención a la letra impresa que al teléfono.

P.—¿Ha leído los comentarios que hizo sobre usted recientemente el señor Gil-Robles?

R.—El señor Gil-Robles es libre de opinar lo que quiera. No pienso contestarlos.

P.—¿Existe una cooperación técnica entre la C. D. U. y la U. D. E.?

R.—La U. D. E. ha enviado a cuatro personas a la República Federal para participar en un curso de

estudios sobre técnicas de partidos políticos. Es posible que la cifra se eleve a 20 en el curso siguiente.

Hay mucho interés en Madrid y en Barcelona por este tipo de especialización.

P.—¿Qué opina usted sobre «Coordinación democrática»?

R.—«Coordinación democrática» es un documento con prisa. No se puede forzar al Gobierno si se desea

una reforma democrática. Si se pretende estabilizar democráticamente al país, el documento es recusable.

Otra cosa es que se busque la desestabilización democrática.

P.—¿Cuál es su opinión sobre las detenciones de la semana pasada?

R.—No tengo ninguna opinión sobre las detenciones. Es una cuestión de orden público a la que no doy

significado político.

ES NECESARIO CONOCER EL CALENDARIO DE REFORMAS

P.—Parece que el Gobierno ha confeccionado un calendario para las reformas. ¿No sería interesante que

se dieran a conocer las fechas en España?

R.—Soy partidario de que se publique el calendario de las reformas. Sería muy conveniente conocerlo.

Durante una pausa del interrogatorio se comenta una película en color, rodada por el corresponsal de la

primera cadena de la televisión en Madrid, con imágenes de los últimos acontecimientos políticos

españoles, desde el viaje del Rey por Andalucía, hasta las aclamaciones de los seguidores de Blas Piñar

con el brazo en alto.

—Todos los países tienen interés por la Península. Somos conscientes de que atravesamos un momento

importante de nuestra Historia —dice Silva Muñoz—. El pueblo español desea la paz y quiere mantener

lo conseguido. Espero que el país se recupere de la crisis económica para que esta no interfiera en el

proceso político.

P.—¿No cree usted que los últimos acontecimientos han dividido a la Democracia Cristiana española más

de lo que estaba?

R.—¿Más? Imposible. —Larga pausa—. Que conste que lo digo con el deseo de que no fuera así.

INTERPRETACIONES.—Cuando dejo el hotel, ya de madrugada, Bonn está solitario y húmedo. El

«Franfurter Allgmeiner» acaba de salir a la calle. Su corresponsal en Madrid interpreta la adhesión de los

grupos de Ruiz-Giménez y Gil-Robles a Coordinación Democrática como un importante revés para Fraga

Iribarne. La tardía conferencia de Prensa ha esbozado un futuro político confuso para los cristiano-

demócratas. Silva Muñoz no dio signos de admiración más que al hablar de la Democracia Cristiana en

Alemania. — Pablo MAGAZ.

 

< Volver