Cincuenta muertos en lo que va de año. 
 Euskadi: Un pueblo secuestrado por el terror     
 
 El Socialista.     Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

El País Vasco continúa sacudido por el terrorismo y por la violencia. El

dramático saldo de cincuenta muertos en lo que va de año, preocupa y atemoriza

cada vez más a la población vasca. Frente a tan desolador panorama, el Gobierno

central se muestra incapaz de obtener resultados eficaces en la lucha contra el

terrorismo, al mismo tiempo que el Partido Nacionalista Vasco pide medidas de

gracia para los terroristas.

Cincuenta muertos en lo que va de año

Euskddi: Un pueblo secuestrado por el terror

El terrorismo ataca de nuevo, y lo hace con inusitada virulencia. Euskadi

contempla con estupor cómo el terror, los asesinatos, el chantaje colectivo y la

violencia se acrecientan cada día y se convierten en un hecho, más que

cotidiano, permanente en la vida del País Vasco.

Basta comprobar el escalofriante número de atentados terroristas de los últimos

días para comprender la gravedad de la situación. El pasado día 15, tres

policías nacionales, Dionisio Vílladangas, José Manuel Rodríguez y Jesús

Holgado, eran asesinados por ETA en un bar de San Sebastián. Al día siguiente,

el Batallón Vasco-Español volaba en Durango la cruz de Kurutziaga, monumento

escultórico románico del siglo XII y patrimonio nacional, según la explicación

de los autores de) barbarismo, "para castigar a la ultraizquierdista villa de

Durango". Ese mismo día era tiroteado en Vitoria Jesús Casanova, directivo de la

empresa Michelín, quedando gravisimamente herido, atentado reivindicado por ETA

militar.

También durante el fin de semana caída abatido por las balas de ETA, Ceferino

Peña, carrocero de Zumaya. ETA pretendería disculparse públicamente del atentado

diciendo que se había equivocado al asesinarle. Pocas horas después de este

atentado, y también a manos de ETA, caían acribillados, en un bar de Goizueta

(Navarra), los guardias civiles Francisco Ruíz y Francisco Puig. En esa misma

semana, en atentado reivindicado por el Batallón Vasco-Español, era violada y

muerta una joven de dieciséis años en San Sebastian, tras herir gravemente a un

joven de la misma edad que la acompañaba. Durante ese fin de semana eran

localizados los cadáveres de dos nuevas víctimas, los trabajadores Jesús

Iglesias y José Javier Pérez, asesinados en Hernani y Pamplona, respectivamente.

La tarde del sábado 17 fue ametrallado, sin consecuencias graves, un bar en

Zumárraga, en el que no se produjeron víctimas a pesar de los clientes que se

encontraban en el establecimiento.

El día 21 se producía en San Sebastián otro nuevo atentado —contra Gregorio

Baza, gerente de Eurocolor, que resultó malherido—, al parecer en relación con

el impago del impuesto revolucionario de ETA. Y, a la misma hora, resultaba

gravísirnamente herido en Guernica el guardia civil Antonio Grajera, víctima de

un disparo de postas, cuyo autor, Jesús Andrés Zaldúa, al ser acorralado por la

Policía minutos después, se volaba la cabeza de un tiro para no ser detenido.

Solamente en el período de siete días se han producido en el País Vasco diez

muertes violentas, cuatro heridos graves y otros atentados de menor importancia.

Temor ciudadano

No cabe duda que, ante tales acontecimientos —que EL SOCIALISTA ya denunció en

su número 150—, la mayoría del País Vasco se siente consternada, atemorizada y.

por ello, los ciudadanos no se atreven a confesarlo-publicamente. El industrial

Juan Alcor-ta, que tuvo la valentía de denunciar la extorsión de ETA. después de

recibir numerosas adhesiones públicas de solidaridad, se ha quedado solo frente

a ETA, con lo que se demuestra que las adhesiones eran oportunistas. Únicamente

e! PSE-PSOE se ha volcado abiertamente prestándole su apoyo moral y material.

Este desamparo en el que se ven abocados quienes se enfrentan abiertamente a ETA

ha creado entre la población poderosas razones de miedo, para que nadie confíe,

denuncie el chantaje de ETA y espere el apoyo y la solidaridad que dicen estar

dispuestos a prestarle el PNV y otros partidos vascos, en la lucha contra el

terrorismo.

Entre tanto, Euskadi ve deteriorarse cada día su convivencia, contempla la

degradación progresiva de la vida poli-tica, social y económica, constatándose,

igualmente, una peligrosa paralización de las entidades públicas vascas, como el

Gobierno y el Parlamento autónomos, que se encuentran prácticamente congelados.

En lo que va de año, la violencia de uno y otro signo ha producido en Euskadi un

escalofriante balance de víctimas. Sin contabilizar los heridos, las voladuras u

otros atentados frustrados, el número de muertos asciende a 50 personas, lo que

supone un asesinato por cada menos de tres días.

Una situación cada vez más grave, de imprevisibles consecuencias, que puede

volverse irreversible en poco tiempo si quienes tienen la responsabilidad de

gobernar y atajar el terrorismo no gobiernan adecuadamente o dejan que con su

inoperancia e incapacidad para luchar contra el terrorismo se siga deteriorando

la situación.

Pero los problemas de violencia no se circunscriben únicamente a los atentados,

ya que, al generar detenciones de ciudadanos, implicados o no en los mismos,

permiten a las fuerzas abertzales el relanzamiento de sus campañas de amnistía.

Herri Batasuna, sin alegrarse de las continuas detenciones de militantes de ETA,

se muestran en cierto modo satisfechos, convencidos de que, cuanto mayor sea el

número de presos en las cárceles, más fácil será motivar a la población en

demanda de amnistía y mayor será la fuerza moral que les asista en el empeño.

De las numerosas detenciones practicadas en los últimos días, un número alto de

las mismas correspondió a vecinos de las localidades fronterizas. Concretamente

en Irún, inmediatamente después de producirse las detenciones, una masa de

enfervorizados defensores del terrorismo —convenientemente impulsados y

orquestados desde Herri Batasuna— invadía el Ayuntamiento de la ciudad e

intentaba agredir a los concejales por negarse a suscribir una inmediata

petición de libertad incondicional para los .detenidos, provocando seguidamente

el caos circulatorio con barricadas y algaradas violentas en las calles. Este es

un hecho cotidiano de loa que se dan frecuentemente en la mayoría de los

Ayuntamientos del País Vasco

La incapacidad de UCD

"Los ministros de UCO sólo vienen al País Vasco en circunstancias extremas, para

presidir honras fúnebres o durante las campañas electorales. Fuera de eso

tiempo, parecen no acordarse de la problemática vasca y de que existe Euskadi".

declaraban los socialistas vascos a propósito de la visita relámpago hecha por

el ministro del interior, señor Rosón, a Euskadi con motivo de los últimos

asesinatos, y a propósito de las anunciadas medidas contra el terrorismo hechas

públicas en el debate político del Parlamento. Medidas de las que en Euskadi se

desconfía "a priori", ya que el Gobierno central ha demostrado su incapacidad

para luchar contra el terrorismo y hacer frente a los problemas gravísimos de

Euskadi Y. sobre todo, porque la solución del tema vasco es fundamentalmente

política y pasa por la transferencia de competencias al ente autonómico vasco, y

la constitución de la Policía autónoma como primera medida para suavizar la

tensión del país.

Mientras los socialistas abogan "por una concienciaron y por la movilización

responsable del pueblo vasco contra la violencia, de manera sena y responsable

para que se pueda aislar el terrorismo del sector de población . que lo apoya,

ya que no existe libertad y democracia en una sociedad en la que impere el

asesinato continuo, la extorsión de miles de ciudadanos, la coacción y el

terrorismo", los nacionalistas hablan de medidas políticas fundamentalmente y no

policiales, y, sobre todo, de medidas de gracia.

"El Gobierno vasco está dispuesto a utilizar todas las vías razonables para la

pacificación, y considera que como primer paso será necesario adoptar cuantas

medidas de gracia se precisen para la definitiva reconciliación", ha declarado

el señor Retolaza, consejero del Interior del Gobierno vasco.

Naturalmente, los abertzales tienen una visión muy diferente de la situa-ción.

Euskadiko Esquerra considera que la amnistía es condición indispensable para

abordar la nueva etapa política y para la paz. En este sentido, acusa ai PNV de

"tratar de que el País Vasco se pudra, puesto que con ello conseguirá un doble

objetivo: Primero, la decepción del puebla vasco, que al final aceptará

cualquier salida que se le ofrezca, y segundo, más argumentos políticos para

negociar con Madrid", nos comentaba .Onaindía, secretario general de Euskadiko

Esquerra.

Frente a la violencia de todo signo, frente al progresivo deterioro de (a

convivencia, de la economía, del angustioso y cada vez mayor paro, y frente a la

inestabilidad que no sólo afecta a Euskadi, sino que al mismo tiempo amenaza

seriamente la propia democracia española, la sentencia de la coalición Herri

Batasuna expresando la opinión de ETA no es demasiado esperanzadora ni dejan

demasiado margen a la negociación. Estos grupos políticos, que no analizan las

consecuencias de la violencia ni proponen soluciones, únicamente insisten en sus

postulados: "Sí se quiere la paz, los cinco puntos de la alternativa

KAS son los únicos que pueden garantizar una salida coherente de la crisis. Si

no se aceptan los puntos de KAS y de ETA, el fracaso está garantizado desde

ahora", afirma categóricamente el señor Monzón.

 

< Volver