Los partidos, ante el voto de la moción de censura. Hoy, reunión del consejo de Ministros y de la dirección centrista. 
 Pocas esperanzas socialistas ante el ciere de las filas de UCD     
 
 Diario 16.    23/05/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Diario 16/23-mayo-80

NACIONAL

LOS PARTIDOS, ANTE EL VOTO DE LA MOCIÓN DE CENSURA

Hoy, reunión del Consejo de Ministros y de la dirección centrista

Pocas esperanzas socialistas ante el cierre de filas de UCD

Las declaraciones que los ex ministros Francisco Fernández Ordóñez e Ignacio

Camuñas realizaron ayer en torno a la cohesión interna de la UCD dejan pocas

esperanzas a la moción de censura presentada por el PSOE.

Las matemáticas parlamentarias son favorables al Gobierno, y la atención

política

se centra en los comportamientos de los grupos nacionalistas y muy especialmente

en el de Coalición Democrática.

Los comunistas, que apoyarán la moción en cualquier caso, esperan no sólo el

programa del PSOE, sino la posible «lista de ministros» y la composición de la

misma.

Madrid — Hoy están convocados el Consejo de Ministros, la comisión ejecutiva y

la comisión permanente de UCD para analizar el pasado debate parlamentario y la

presentación de la moción de censura por parte del PSOE.

Fuentes de la Moncloa manifestaron a este periódico que el Gobierno está

tranquilo en cuanto al resultado de la moción, ya que las «matemáticas

parlamentarias le son favorables».

UCD no se romperá

Una de las incógnitas que flotó el pasado miércoles en el Congreso fue la

posible ruptura del partido gubernamental, de cara a formar una nueva mayoría en

la Cámara.

Antecedentes como las declaraciones de Felipe González en ese sentido y las

disputas internas de UCD en la reciente remodelación gubernamental daban un

margen de duda respecto a las posiciones que liberales, socialdemócratas y

democristianos progresistas pudieran mantener a la hora del voto.

Ayer, estas posiciones quedaron demarcadas tras las declaraciones de Fernández

Ordóñez e Ignacio Camuflas. El ex ministro de Hacienda y líder de la tendencia

socialdemócrata afirmó que «no vamos a romper UCD». Para Fernández Ordóñez,

interpretar la voluntad de sus electores es votar «en el caso de la moción de

censura presentada por los socialistas dentro de la disciplina del grupo

parlamentario y del partido».

El mismo miércoles coincidía con una de las cenas que habituahnente mantienen

los parlamentarios de esta tendencia, pero fue anulada «para evitar cualquier

tipo de manipulación».

Camuñas, por el debate interno

El liberal Ignacio Camuñas, por su parte, se manifestó en la misma línea de

defensa de UCD, pero añadió que «estamos viviendo un momento en la vida política

española en que el eje fundamental pasa por el partido de UCD y se impone una

meditación serena para estudiar un cambio de rumbo eficaz».

Añadió el ex ministro de Relaciones con las Cortes que confiaba en que, tras los

debates de la próxima semana, se «pueda producir un debate interno en UCD».

Clarificar posiciones

Por parte socialista se insistió ayer en que la moción de censura «era una

posición moral, necesaria en estos momentos», y que no pensaban provocar la

ruptura de UCD.

Sobre el momento en que se decidió presentar la moción ante el Pleno, los

socialistas aseguran que era una de las alternativas previstas, a la espera de

lo que sucediera en el debate —tal y como señaló ayer Alfonso Guerra—, y que esa

opción fue examinada en la última reunión de la ejecutiva del partido. La

decisión final fue tomada, al parecer, el mismo miércoles por Felipe González y

un reducido grupo de colaboradores durante un almuerzo en el restaurante Lhardy.

Lo que pretende el PSOE —añadieron fuentes socialistas— es clarificar las

posiciones de las distintas fuerzas políticas, de manera que cada partido se

coloque en el sitio que le corresponde.

El Partido Socialista, según todos los indicios, no negoció previamente con

ninguna fuerza la presentación de la moción de censura, si bien es su intención

mantener contactos con todas ellas antes del próximo martes.

Hoy, veinticuatro horas después del polémico debate, las posiciones de las

distintas fuerzas parlamentarias es la siguiente: los socialistas cuentan con

sus ciento veintiún diputados, más los veintitrés del PCE, que expreaó ayer su

voluntad de apoyar la moción; los cinco del PSA de Rojas Marcos, que después de

apoyar en 1979 la investidura de Suárez y de su intervención en el Pleno deben

apoyar ahora la propuesta del PSOE de cara a su electorado; de una manera menos

definida los de los diputados Sagaseta y Bandrés, del grupo mixto, y aún más

problemático es el apoyo de los diputados de Coalición Democrática José María de

Areilza, Antonio de Senillo-sa y Alfonso Osorio.

Fuentes parlamentarias consultadas ayer por DIARIO 16 confirmaron las

conversaciones entre el PSOE y uno de estos tres diputados, que podría servir de

puente, si no para un apoyo directo a la moción socialista, sí para abstenerse

en la votación y dejar que el apoyo a Suárez fuese sólo de Manuel Fraga y los

diputados pertenecientes a Alianza Popular. En esta línea, Senillosa aseguró el

miércoles a este periódico que en cualquier caso no apoyaría al Gobierno.

Las dudas nacionalistas

Tanto el PNV como Convergencia i Unió mantendrán hasta última hora su decisión

en secreto, pero todo parece indicar —y es la opinión que circulaba en el

Congreso tras la declaración socialista— que el PNV

mantendrá su ausencia de la Cámara y que los nacionalistas catalanes se

decantarán por la abstención.

En cualquiera de los dos casos, ambas formaciones intentarán una mayor agilidad

en los traspasos de competencias por parte de la Administración Central.

A última hora de la tarde de ayer y sin poder confirmar la noticia, se tenía la

impresión que el PSOE mantenía sus primeras contactos con el PNV de cara a una

presencia de éste en el Congreso el próximo martes.

PCE: Sí, pero

El grupo parlamentario comunista, que se reunió ayer en el palacio de las

Cortes, manifestó su decisión de apoyar al PSOE en la moción de censura. Fuentes

de este partido declararon a DIARIO 16 que esperan mantener contactos con los

socialistas antes del debate del martes y aseguraron que el PSOE no les comunicó

previamente la presentación de la moción y que se enteraron de la misma al

anunciarla Felipe González en el Pleno.

Para los comunistas el pasado debate y el que se realizará la próxima semana

representan un potenciamiento del Congreso como institución parlamentaria, y

señalaron que tan importante como el programa que presente el PSOE el día 27 es

si éste va acompañado o no por una lista de «ministros» y si ésta es monocolor o

la integran personas ajenas al PSOE.

 

< Volver