Autor: Tomás Marco, Juan José. 
 Debate político. 
 La primera moción de censura     
 
 Ya.    22/05/1980.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

La primera moción de censura

Ante el hecho político de la presentación de la primera moción de censura al

Gobierno, cobran especial relieve los preceptos de la Constitución (artículos

113 y 114) que regulan la responsabilidad política que el Congreso de los

Diputados puede exigir al Gobierno. Esta concreta responsabilidad se plantea

mediante la llamada moción de censura, que requiere para su efectividad ser

aprobada por la mayoría absoluta de la Cámara (176 votos como mínimo).

La moción de censura tiene que ser propuesta al menos por la décima parte de los

diputados y ha de incluir un candidato a la presidencia del Gobierno. Dicha

décima parte son, en la Cámara española, treinta y cinco, puesto que el numero

de diputados es de 350. La moción de censura presentada ha sido suscrita por

treinta y seis diputados, todos ellos del PSOE, y en la moción se propone como

candidato a la presidencia del Gobierno a Felipe González Márquez.

Una cuestión interesante en estos momentos, sobre todo para el supuesto de que

no sea aprobada la moción de censura, consiste en que, según la Constitución, si

dicha moción no fuere aprobada por el Congreso, sus signatarios, o sea, los

treinta y seis firmantes de la moción, no podrán presentar otra durante el

presente período de sesiones, que terminará el 30 de junio próximo. Esto quiere

decir, para información del lector, que otros treinta y cinco diputados

socialistas o de otros grupos parlamentarios, bien como grupo o reuniendo firmas

de distintos grupos, pueden presentar otras mociones de censura. Quienes ya no

lo pueden hacer en este período de sesiones son los que han firmado la actual

moción, en caso de ser rechazada.

La moción de censura socialista será votada la semana próxima, con cinco días

como mínimo de interregno, y en estos dos primeros días de hoy y mañana pueden

ser presentadas otras mociones de censura alternativas.

Si la moción de censura fuere aprobada, el Gobierno está obligado a presentar su

dimisión al Rey, y el candidato incluido en la moción queda investido de la

confianza de la Cámara y el Rey le nombrará presidente del Gobierno.

J. J. T.M.,

 

< Volver