En vísperas de la moción de censura. 
 Los socialistas afirman que no tienen afán de alcanzar el poder     
 
 Diario 16.    27/05/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

2

NACIONAL

EN VÍSPERAS DE LA MOCIÓN DE CENSURA

Los socialistas afirman que no tienen afán de alcanzar el poder

Madrid — Gregorio Peces-Barba, secretario general del grupo parlamentario

socialista, declaró ayer, tras una reunión de poco más de media hora con

Santiago Carrillo y Enrique Curiel (PCE), que «no llevamos de antemano una moral

de derrota al debate parlamentario del miércoles. No tenemos afán de alcanzar el

poden).

Tanto los comunistas como Peces-Barba y Virgilio Zapatero (PSOE) se mostraron

satisfechos de la conversación.

«Tenemos coincidencias fundamentales —agregó el secretario general del PCE.Vamos

a este debate con toda seriedad. Para nosotros no es una moción puramente

testimonial, porque queremos que cambie la política en este país».

Antes de celebrarse la entrevista, Virgilio Zapatero aseguró a Europa Press que

«aquí no va haber ningún acuerdo frente-populista, porque no se trata de ello.

Aquí tenemos una moción de censura socialista y vamos a estudiar lo que piensan

los comunistas. No vamos a negociar ningún programa».

Enrique Curiel, secretario del grupo parlamentario comunista, había comentado,

por su parte, que «el PCE concibe que un viraje en la situación política

española ha de pasar por un acercamiento entre el PSOE y nosotros», e inscribió

en esta «filosofía» la reunión prevista con los socialistas.

Curiel reiteró el apoyo comunista a la moción de censura del PSOE, desde esa

perspectiva, y agregó que a su juicio «del debate que comienza el miércoles

puede salir como conclusión para el país que el PSOE y el PCE tienen, en estos

momentos, más puntos de convergencias que diferencias».

Tras la reunión, Gregorio Peces-Barba subrayó que la exposición hecha a los

comunistas será la misma que hagan a los demás grupos parlamentarios con los que

tenían previsto entrevistarse.

Reunión con el PSA

El dirigente parlamentario socialista afirmó que «no ha habido una sola

entrevista con diputados centristas para tratar del voto de censura al

Gobierno», y señaló en broma, como precisaría más tarde, que Alfonso Guerra

había mantenido con Joaquín Garrigues «una reunión puramente amistosa», en el

domicilio del ex ministro.

Por la tarde, Peces-Barba y Virgilio Zapatero se entrevistaron con el portavoz

del grupo parlamentario del PSA, Miguel Ángel Arredonda, en una entrevista de

cuarenta y cinco minutos.

Ambos grupos volverán a reunirse el miércoles por la tarde, una vez que el PSA

acuerde su postura definitiva, Arredonda adelantó, sin embargo, que su grupo se

moverá entre el voto afirmativo a la moción de censura y la abstención: «Nuestro

grupo —dijo— está de acuerdo en censurar al Gobierno, pero tenemos que estudiar

el candidato a la presidencia del Gobierno que incluye la moción.»

Contactos con el grupo mixto

En cuanto a los contactos personales con los integrantes del grupo mixto,

fuentes socialistas confirmaron que se ha hablado ya con Juan Mana Bandrés y

Fernando Sagaseta, y que ambos votarán sí a la moción.

Se volverá a hablar con Jesús Aizpun y con Hipólito Gómez de las Roces. Pi i

Sunyer, Manuel Clavero y Joaquín Molins, estos dos últimos disidentes de la UCD.

El PSOE no hablará con Blas Piñar, ni con Andrés Fernández, disidente del propio

partido.

A última hora de la tarde de ayer, Gregorio Peces-Barba se mostraba optimista y

adelantó que la moción de censura presentada por su grupo obtendrá al menos 150

votos favorables.

Voto moral de la minoría catalana

El portavoz de la minoría catalana señaló ayer en Barcelona que el resultado

final de la votación no depende de la postura de su grupo, ya que «si el voto es

para saber si Felipe González es o no el nuevo presidente del Gobierno, antes de

empezar la votación, ya se sabe que no lo va a ser, porque aritméticamente es

imposible. Por tanto, nuestro voto también deberá situarse en la esfera de lo

moral».

Medios políticos aseguran que la minoría catalana se abstendrá en la votación de

la moción de censura, lo que unido a la ausencia del PNV, la también previsible

abstención de Coalición Democrática y la división del grupo mixto hacen que,

veinticuatro horas antes del comienzo del Pleno del Congreso, las posibilidades

del PSOE sean prácticamente nulas.

 

< Volver