El debate final. 
 Crítico discurso de Felipe González con sorpresa final     
 
 La Vanguardia.    22/05/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 42. 

LA VANGUARDIA EL DEBATE POLÍTICO JUEVES, 22 DE MAYO DE 1980

Crítico discurso de Felipe González con sorpresa final

A las cinco menos cuarto de la tarde se ha reunido el pleno del Congreso para

continuar el debate político iniciado ayer martes. La sesión ha comenzado con la

intervención del portavoz socialista, Felipe González.

Asistían prácticamente la totalidad de los diputados, y numerosos senadores que

llenaban casi por completo el hemiciclo de las Cortes, así como numeroso público

en las tribunas. También se hallaban presentes en el «banco azul» todos los

miembros del Gobierno.

E] líder socialista Inició su parlamento afirmando que las expectativas

despertadas por el debate eran muy superiores a las normales para un caso

similar en cualquier país democrático, a la par que criticaba la dificultad para

celebrar e! debate, tan habitual en un régimen democrático. Seguidamente. Felipe

González se refirió a que «hay que partir de dos puntos de referencia: el

discurso de investidura y el discurso de ayer», tras lo cual afirmó que no se

trataba de «hacer una exhibición televisiva» sino de intentar sacar las máximas

consecuencias posibles.

—«Quizá lo más significativo de este debate, dijo, es analizar la gestión del

Gobierno constitucional, y a partir del análisis de la gestión, a] que se dedicó

poco espacio en el discurso de ayer por parte del presidenta del Gobierno,

intentar ofrecer unas perspectivas de futuro.

—En el discurso de investidura, el presidente del Gobierno anunció, y lo oímos

gratamente, el final de la política de consenso. Se iniciaba una nueva etapa en

la cual se gobernaba desde la perspectiva de una política de partido. En el

discurso de ayer, sin embargo, creímos sentir, oír

un poco la resonancia del consenso nuevamente. Y cada cual debe asumir

plenamente sus responsabilidades.

—No me preocupa el debate en abstracto: lo que me preocupa es lo que está

ocurriendo fuera de esta Cernirá, ese cuarto poder al que se hace referencia en

todo país democrático y que aquí con frecuencia se le trata diciendo: pero qué

se habrán creído esos señores que se permiten criticar al Gobierno, que se

permiten dar recetas o dar fórmulas. Naturalmente, esa es la función crítica que

tienen que ejercer a través de la libertad de expresión.

—Se ha eludido un tema de una Importancia trascendental, que es el de la

política internacional. Me refiero a que el tratamiento de cada uno de los

problemas son inseparables entre sí, e inseparables de la perspectiva que se

tenga del mundo en el que estamos viviendo.

¿Cómo es posible hablar de los problemas energéticos, si no se tiene en cuenta

la situación internacional de España, a la vez que la situación internacional

del mundo?

—No se trata de criticar al Gobierno para drenar, como se dice a veces,

problemas propios de cada partido. No se puede entrar en la cicatería permanente

de acusar a ´los demás. Cuando se hace una crítica, hay que responder con una

crítica señera, nunca con la cicatería de decir que nos critican para salvarse,

porque asi el país no puede funcionar.

 

< Volver