Jiménez blanco, a los socialistas. 
 Habéis querido tomar el poder y os habéis quemado     
 
 ABC.    31/05/1980.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Jiménez Blanco, a los socialistas

«Habéis querido tomar el Poder y os habéis quemado»

«Está a punto de llegar la hora de la votación de la moción de censura. Estamos

ante el tercer Intento del Partido Socialista para alcanzar el Poder y tampoco

ahora lo va a conseguir. Un poco de paciencia señores del PSOE...» Con estas

palabras, dichas en tono firme, irónico y autosuficiente, comenzó la

intervención del portavoz centrista, señor Jiménez Blanco.

«No se engañe, señor González —continuó el señor Jiménez Blanco—; a lo más, los

que van a votar que sí son los que le quieren como presidente del Gobierno. Los

que se van a abstener no le quieren, señor González, querrán otra política u

otros pactos, pero no quieren, por las razones que sean que dirija usted al

país. Incluso yo le sugiero que reflexione sobre algunos que le van a dar el

sí.»

Afirmó luego el señor Jiménez Blanco que no discutía la acción constitucional de

la moción de censura. «Pero si se utiliza con una funcionalidad distinta a la

prevista para esta figura, el mecanismo chirría», añadió.

En relación con la estrategia del debate el portavoz centrista estimó que había

sido correcta y comentó que el candidato había «entrado demasiadas veces al

trapo».

A partir de este momento la intervención del señor Jiménez Blanco se resolvió en

una elaboración dialéctica destinada a probar la inviabilidad de un Gobierno

socialista. «¿Qué Gobierno formaría el PSOE? ¿Sólo o con independientes? ¿Cómo

puede formar Gobierno sólo y con la hipoteca del PCE? ¿Cómo vais a legislar con

los diputados que tenéis?, preguntó Jiménez Blanco, utilizando ya el vocativo.

«El Poder es imposible para vosotros,porque para Gobernar y legislar

coherentemente tenéis pocos escaños y poco respaldo del pueblo español»,

enfatízó.

El portavoz centrista consumió luego otra parte de su parlamento en cuestionar

la credibilidad del PSOE, poniendo de relieve las contradicciones existentes

entre sus «viejos principios, todavía vivos» que hablan de la consecución de un

Poder totalmente socializado, postura mantenida . también por parte de sus bases

radicales —en opinión del señor— y los programas socialdemócratas, que el

portavoz calificó de coyunturales. Jiménez Blanco afirmó también que los

comunistas habían tomado las riendas de los Municipios en los que comparten el

Poder con los socialistas.

Haciendo hincapié en estas contradicciones, el portavoz centrista se refirió a

los diputados socialistas en estos términos: «Sólo cuando logréis clarificar

vuestra posición, en el sentido de convertiros en el Partido Socialista inserto

en e! marco de la sociedad occidental, sólo entonces tendréis más votos Pero,

¡cuan largo me lo fiáis! En el último tramo de su intervención, el señor Jiménez

Blanco defendió la opción centrista, subrayando que la UCD tiene un modelo de

sociedad, un modelo de Estado y una concepción de la vida claros, que estar en

sus principios y en su programa y que no han variado. Defendió «la vocación de

centro reformista y progresista», y sostuve que en 1983, «si nos dejáis trabajar

volveremos a ganar».

Y mirando de nuevo hacia los escaños socialistas, terminó: «El Poder va a

resultar para vosotros como una brasa: habéis querida tomarlo y os habéis

quemado.»

 

< Volver