El programa socialista     
 
 ABC.    29/05/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC

EI programa socialista

Más extenso que brillante, más minucioso que sugestivo, el discurso del

secretario genera] del PSOE ha demostrado, una vez más, que hablar en el

Congreso desde una posición de Gobierno, aunque sólo sea por vía de hipótesis,

de situación prevista, resulta por fuerza menos ´lucido que hacerlo desde la

postura crítica de la oposición. No era, por ser obligada proposición de un

programa, el discurso de Felipe González oración de ataque; era exposición de

propósitos, de actuaciones previstas para el caso de asumir la responsabilidad

del Poder ejecutivo.

Y así considerado el discurso, en su sentido propio, debe reconocerse al líder

socialista que ha presentado a la Cámara, cumpliendo perfectamente su

democrática obligación, un programa político distinto, una opción politica

diferente. Muy ajustados por cierto, con evidente nacionalidad al ideario del

Partido Socialista, Incluso en pormenores a los que sorprende que haya

descendido y en los que se percibe un anticuado enfoque de dialéctica marxista.

Prólogo el gran tema de la definición —o «construcción»— del Estado de las

Autonomías, tal y como lo realizaría e! socialismo español, ha sido un amplio

enjuiciamiento bifronte de la Administración. Con explícitos reconocimientos de

sus derechos y sus servicios, pero con también muy explícitas y más cuantiosas

censuras, que pueden suscitar preocupaciones inoportunas, a lo mejor, de cara a

las futuras convocatorias electorales. Que la Administración debe servir con

eficacia al público —con cita o sin cita de Manuel Azaña— es una verdad

Indiscutible; pero no es tan indiscutible, en cambio, que cuerpos de

funcionarios obtenidos en oposición deban quedar tan adscritos a acatamientos

políticos muy definidos y especiales.

De modo análogo a como lo hizo el presidente Suárez, en su intervención inicial

en este debate, el secretario del PSOE se ha explayado, hasta la saciedad, en el

complicado tema de las autonomías. Del Estado de las autonomías; de la España de

las autonomías. Pero, naturalmente, en dirección distinta. Para acelerar y

acelerar el proceso autonómico; para expandirlo, para no excluir posibilidad

alguna en la más generosa oferta autonómica. Por supuesto, se afirma, en el

programa socialista, la unidad de España. Es discutible, sin embargo, cómo podrá

mantenerse esta unidad, cómo se llegará a ella por un proceso de síntesis, a

partir de una plenitud de reconocimientos autonómicos y conjugando el (TEXTO

INCOMPLETO)

 

< Volver