Fraga: El Rey, la Cámara y la nación entera cuentan con nuestra voluntad de servicio     
 
 ABC.    31/05/1980.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Fraga: El Rey, la Cámara v la nación entera cuentan con nuestra voluntad de

servicio

El portavoz de Coalición Democrática, Manuel Fraga, pronunció un breve discurso,

en clave muy distinta del día anterior. Estuvo sobrio, medido y con voluntad de

trascendencia: «Hoy no voy a divertir a la Cámara. Tampoco voy a criticar a

nadie», dijo en un momento de su intervención. «Todo está ya dicho —añadió—.

Ahora cada cual debe cumplir con su deber, cada cual debe saber cuál es su

deber. Nosotros intentaremos cumplir el nuestro, que es el servicio de España,

del> pueblo español.»

«El Rey, esta Cámara y la nación entera saben que cuentan para ello con nuestra

voluntad de servicio real.»

El señor Fraga había comenzado su intervención reafirmando el sentido de voto de

su grupo, ya anunciado el día anterior: la abstención. «Una abstención —

puntualizó— basada en la Imposibilidad de ofrecer la confianza a un Gobierno que

no gobierna, y en la misma negativa a dar paso a un Gobierno socialista con

apoyo comunista.

El líder de CD matizó su actitud calificándola de abstención activa, que en

absoluto refleja desinterés. Criticó en este punto el desarrollo de la reforma

política y específicamente de la ley electoral, que no posibilita el desarrollo

de mayorías estables. Afirmó que tras este debate queda ya claro que entramos en

la segunda fase de la transición política y sostuvo que es necesario cambiar de

rumbo.

Hizo luego un severo repaso de la primer etapa de la transición, concluyendo que

los errores del suarismo habían llevado al desencanto general

«Nuestro grupo —señaló— no cree que las cosas puedan quedarse como están, pero

tampoco cree en un proceso involutivo que nos lleve hacia el pasado, ni desde

luego en planteamientos utópicos que conduzcan a la confusión.»

Citó y comentó luego la célebre definición de Lincoln en torno a la democracia:

«Gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo», y terminó señalando: «Los

españoles esperan que nuestros debates no terminen sólo en palabras, sino que

les ofrezcamos un futuro más claro y más seguro. Y esto supone gobernar.»

 

< Volver