Autor: Cabellos, Carmelo . 
 100 días. 
 El gobierno pasó el examen     
 
 Diario 16.    11/03/1983.  Página: 5-7. Páginas: 3. Párrafos: 26. 

100 DÍAS

Carmelo Cabellos

Madrid — Una considerable aceptación de la gestión realizada por el Gobierne

socialista en sus cien primeros días de andadura, junte a un halo pesimista de

cara a la solución de los problemas, aunque no exento de esperanza en el futuro,

son los datos más relevantes que resultan de la encuesta realizada por ALEF para

e Grupo 16.

Un 47,3 por 100 de los españoles —cifra algo superior al número de votantes del

PSOE— considerar el que la gestión del Gobierne en sus primeros cien dias ha

sido «algo eficaz». A este porcentaje se debe incrementar el 11,2 por 100 de

quienes consideran que la gestión ha sido «bastante eficaz».

Con esto la cifra positivo sobre la gestión socialista se acerca al 60 por 100,

que se enfrenta al 30,8 por 100 de quienes creen que la eficacia ha sido escasa

c al pequeño 9,4 por 100 de los que piensan que no ha sido nada eficaz.

La herencia

Es interesante la comparación del Gobierno del cambio con el anterior centrista.

En este caso surge la sorpresa, ya que el 45,6 por 100 de los encuestados

piensan que las cosas siguen igual que con el Gobierno anterior, mientras que

los superentusiastas del cambio son sólo un 3,5 por 100, que se suman al 41,4

por 100 que consideran que las cosas han cambiado algo.

Pese a esto, el Gobierno socialista sigue contando con un buen acopio de apoyo

popular de cara a las expectativas de futuro, ya que nada menos que el 60,9 por

100 de los encuestados piensan que la situación actual cambiará algo en el

futuro con este Gobierno. El nivel de los entusiastas del cambio sube aquí al

16,7 por 100, mientras que el de los pesimistas baja nada menos que al 14 por

100.

Super-Lluch

Varias preguntas de la encuesta de ALEF se refieren a los temas puntuales que ha

ido planteando el Gobierno en sus primeros cien días. En este «ranking» queda

por encima la gestión del ministro de Sanidad y Seguridad Social, Ernest Lluch,

cuya cota más alta de popularidad viene dada por las incompatibilidades de los

médicos.

Más de la mitad de los españoles consideran eficaz su gestión y otros tantos

piensan que la sanidad está mejorando, llegando a superar el 81,2 por 100 en la

expectativa de futuro de cara a las mejoras en la sanidad española.

Si la reforma de la Administración sigue siendo, en su concepción global, un

mero anuncio, las primeras medidas gubernamentales como la apertura vespertina

de las «ventanillas» han tenido cotas de acogida muy altas, en proporciones

similares a las de la sanidad. En el campo medio de la aceptación popular se

sitúa la política exterior —con la apertura de la verja de Gibraltar entre sus

puntos culminantes— y las medidas económicas del ministro Boyer, aunque situadas

en cotas más modestas. No hay que olvidar que en el camino ha habido cuestiones

como la subida de la gasolina.

Rumasa

Pero el problema económico por excelencia ha sido la expropiación de Rumasa, la

más importante decisión de Boyer, ,y con la que el 69 por 100 de los encuestados

—en un sondeo adicional realizado también por ALEF— se muestra de acuerdo con la

medida.

También han calado bien las argumentaciones gubernamentales, ya que el 58 por

100 de los encuestados son partidarios de que estas empresas vuelvan a la

iniciativa privada y nada menos que un 71 por 100 consideran que el caso es

aislado y no forma parte de una cadena de nacionalizaciones.

El 20 por 100 de los que no están de acuerdo con la medida distribuye así —con

base 100 en el total de ese 20 por 100— sus argumentaciones: un 58 por 100 a

causa del procedimiento utilizado; un 20 por 100 porque consideran que no

existen motivos, un 19 por 100 por otras razones no explicitadas, y un 3 por 100

no explica su decisión.

Puntos negros

Los puntos negros, el reverso de la moneda, están en el terrorismo y el paro,

dos de las cuestiones más graves con las que se enfrenta el Gobierno. La gestión

sobre la lucha antiterrorista sólo tiene la aceptación de poco más del 24 por

100 y son mayoría los que en este terreno piensan que todo sigue igual que

antes.

También en este campo, sin embargo, subsiste un alto nivel de esperanzas en el

futuro, ya que casi el 68 por 100 de los encuestados piensan que la situación

mejorará, dando una prueba de ánimo y confianza al ministro Barrionuevo. El

segundo punto negro es el del paro, que cuenta con las más bajas cotas de

aceptación de la gestión del ministro Joaquín Almunia. Casi la mitad de los

españolas consideran que su gestión es poco o nada eficaz, aunque se acercan a

nada menos que el 75 por 100 los que piensan que la situación está mejorando y

una cifra próxima refleja a los que piensan que la solución del paro está en el

próximo futuro.

OTAN y pactos.

Junto a estos temas generales de gestión, la encuesta incluye una serie de

preguntas sobre algunas cuestiones más concretas. En lo que se refiere a las

relaciones exteriores, los puntos conflictivos siguen siendo la OTAN, las bases

americanas o los bloques militares.

La polémica sobre la urgencia de celebrar un referéndum sobre nuestra

permanencia en la OTAN arroja la opinión de que no están urgente este referéndum

y sorprende que tan sólo un 11,7 por 100 no sepa qué es la Alianza Atlántica.

La mayoría de los españoles piensan que España debe ser neutral respecto a los

bloques militares y esa misma mayoría no quiere ni permanecer en la OTAN, ni que

sigan en nuestro suelo las bases americanas.

Junto a estas cuestiones se ha planteado el grado de simpatía de los españoles

con relación a una serie de países cuyos Gobiernos toman decisiones que, de

alguna manera, influyen en España.

Fuerzs Armadas

Una cierta xenofobia se apunta en esta apreciación de los españoles, ya que sólo

la República Federal Alemana e Italia superan la prueba con un aprobado raso.

La subsistencia de pequeños sectores golpistas en el seno de las Fuerzas

Armadas, aunque aislados, es la opinión más generalizada entre los españoles con

respecto a las Fuerzas Armadas y su acomodo a la actual situación, si bien esto

incluye la asunción de. nuestros Ejércitos de la democracia y el respeto a la

Constitución.

Particularmente importante es la - mejora de la opinión que los encuestados

tienen sobre las Fuerzas de Orden Público, tanto en lo que respecta a su acomodo

en la actual situación política y democrática como a

sus niveles y sus intereses legítimos.

En los resultados sigue quedando la sombra que «todavía hay abusos» de

autoridad, cota que se sitúa en el 49 por 100 en los casos de la Policía

Nacional y la Guardia Civil y que baja al 45 en el Cuerpo Superior de Policía.

Sin embargo, el porcentaje de quienes consideran que han asumido su función es

bastane alto, lo que queda corroborado con la opinión de la mayoría que

considera alto el nivel de eficacia.

El aborto

Un tema polémico y conflictivo que el sondeo de ALEF trata con mayor profundidad

y amplitud de respuestas es el de la despenalización del aborto. Más de la mitad

de los españoles están de acuerdo con esta medida legal y en proporciones muy

similares entre los hombres y las mujeres.

Entre los que están en desacuerdo hay un 10 por 100 que los considera

insuficiente, un 14 por 100 que sólo la aceptarían en algún , caso —entre estas

justificaciones sobresale el hecho de que sea necesario para • salvar la vida de

la madre— y un 23,7 por 100 que consideran que no debe permitirse en ningún

caso.

Otro dato interesante es que el 50,7 por 100 de los católicos —que suman el 85,6

por 100 de los encuestados— están de acuerdo con la despenaliza-ción. Entre los

no partidarios de la pena de muerte —que suman el 54,8 de los encuestados— el

49,7 por 100 también están de acuerdo con la normativa del aborto.

Un último dato curioso es que un 30,8 por 100 de quienes votaron a AP en las

últimas elecciones aceptan el aborto, siendo los que lo rechazan completamente

el 50,2 por 100.

Y en lo que respecta a los votantes del PSOE, lo aceptan en la fórmula del

Gobierno un 59,1 por 100, un 10,1 por 100 lo consideran insuficiente y un 14,6

¡o rechazan completamente.

 

< Volver