Autor: Ibáñez, Juan G.. 
 100 días. 
 Así se cumplió el programa     
 
 Diario 16.    11/03/1983.  Páginas: 2. Párrafos: 12. 

Así se cumplió el programa

Juan G.Ibáñez

Las primeras decisiones ejecutadas por el Gobierno en estos primeros cien días

de mandato ponen de manifiesto la atención primordial que para el Gabinete han

tenido los problemas económicos y de funcionamiento del aparato del Estado. Así

lo revela la aplicación de la normativa, aprobada por la UCD, sobre

Incompatibilidades; el cumplimiento de los horarios en la Administración, y el

inicio

del saneamiento de las empresas públicas, con la reducción de sueldos a los

presidentes y la prohibición de pertenecer a más de dos consejos de

administración, entre otras medidas.

Destacados miembros del Gobierno —entre ellos el vicepresidente, Alfonso Guerra—

, y del PSOE han insistido en que el Gobierno «ha hecho muchas cosas», «acaso

demasiadas», y subrayado que, de cualquier modo, lo que se nota es que gobierna.

La relación de decisiones ejecutadas y de decretos y proyectos de ley aprobados

por el Consejo de Ministros muestran ciertamente una voluntad de afrontar

riesgos, con independencia de la agilidad, que quizá le ha faltado, para ocupar

a los legisladores.

El decreto de expropiación de Rumasa, la determinación de congelar el ingreso

militar en la OTAN, la devaluación de la peseta y el incremento del coeficiente

de Caja, sin contemporizaciones con la Banca, indican, por el momento, un

decidido propósito de afrontar desde el primer momento decisiones de

envergadura. Los proyectos de ley aprobados por el Consejo de Ministros,

pendientes de tramitación parlamentaria, y los proyectos en fase de elaboración

—en algunos muy avanzada— ensanchan el abanico de sectores afectados por la

acción de gobierno. Mientras que las medidas más urgentes del Gabinete se

centraron en la política socio-económica y en la Administración, los proyectos

legislativos en marcha apuntan tanto a la vida laboral, a la mejora de la

sanidad y las condiciones de! consumo, así como a las libertades

constitucionales y la vida municipal.

En concreto, el Gobierno tiene en avanzada fase de elaboración ¡os proyectos de

ley de Defensa del Consumidor, del Consejo de la Juventud y de la libertad de

elección de médico de la Seguridad Social. Asimismo, se encuentran en fase de

preparación muchos proyectos, entre los que cabe citar los relativos al derecho

de huelga, a la libertad sindical y al enjuiciamiento civil.

En las Cortes.

Entre los proyectos de ley aprobados ya por el Consejo de Ministros y remitidos

a! Parlamento, se encuentran regulaciones tanto de carácter político como la

referida a la interrupción voluntaria del embarazo, la jornada laboral de

cuarenta horas semanales y treinta días de vacaciones anuales, y la libertad de

reunión y manifestación, entre otros.

Gracias a su fuerza numérica en el Congreso y e! Senado, el Gobierno ha podido

cumplir de forma casi inmediata sus compromisos de culminación del mapa

autonómico —con la aprobación de los Estatutos de Madrid, Baleares, Extremadura

y Castilla-La Mancha— y de elección del Defensor del Pueblo.

La aprobación de la nueva normativa para la elección de los diputados

provinciales ha revelado una estrategia del grupo popular para frenar las

iniciativas del Gobierno —e incluso intentar la paralización de algunas de

ellas—, mediante frecuentes recursos al Tribunal Constitucional.

Veinte por ciento

La comparación de las medidas tomadas por el Gobierno desde su primer Consejo de

Ministros, con las cien ofertas electorales en que el propio PSOE resumió su

programa, muestran que un 20 por 100 de las promesas han encontrado ya alguna

concreción.

Sin embargo, hay que precisar que mueras de las decisiones gubernamentales

constituyen en muchos

casos un escalón hacia el objetivo trazado, cuyo logro definitivo queda

pendiente de nuevas decisiones.

En los próximos meses, con el reto de una amplia reconversión industrial por

delante, el Gobierno va a tener que desarrollar sus proyectos de «mejora de

calidad de la vida», para compensar las amarguras de un año de saneamiento

económico y adaptación a las condiciones de la Comunidad Económica Europea.

 

< Volver