Autor: Montánchez, Enrique. 
 100 días. Internacional. 
 Al fondo, la OTAN     
 
 Diario 16.    11/03/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

DÍAS INTERNACIONAL.

Al fondo, la OTAN.

Enrique Montánchez.

La política exterior socialista, dirigida por el ministro Fernando Moran, ha

abierto seis frentes de actuación en los primeros cien días de Gobierno.

A las medidas concretas que se han tomado, de acuerdo con lo prometido en el

programa de gobierno, hay que sumar ciertas actitudes que podrán dar fruto a

medio plazo; sin embargo, los primeros indicios dejan ver que fueron diseñadas

desde el posibilismo de la oposición y no desde el complejo juego internacional

de intereses.

OTAN

Fue ésta la primera decisión de política exterior, apenas días después de la

constitución del nuevo Gobierno. Moran anunció en el Cuartel General de la

Alianza, en Bruselas, que España seguiría perteneciendo a la OTAN, en cuanto

organización jurídica, pero congelábamos nuestra pertenencia a su aparato

militar hasta que el pueblo español decida la modalidad defensiva que quiere.

Estados Unidos.

Consecuentes con el anterior apartado, españoles y norteamericanos han

discutido, no la renegociación del acuerdo firmado por UCD—que para el Gobierno

socialista era bueno—, sino un documento anexo que anula las referencias del

texto a la «estructura militar de la OTAN». Lo que los socialistas denominaban

«suprimir el contenido OTAN del convenio».

Francia

Moran basa en Francia la política exterior española hacia Europa. El Gobierno

considera que la entrada en el Mercado Común, el terrorismo y nuestra presencia

en el Mediterráneo y norte de África, no puede establecerse al margen de

Francia.

Se parte de una situación profundamente deteriorada, y no hay memoria histórica

de que Francia haya cedido alguno de sus intereses en beneficio de España. Si a

cambio de nuestra presencia en Europa, el Gobierno socialista juega al «trueque»

de facilitar la presencia francesa en el continente Iberoamericano —como en

círculos bien informados se viene hablando—, estaríamos ante una operación que

repercutiría, gravemente, en la única zona del globo donde España está presente

desde hace siglos.

Marruecos

El Gobierno ha descongelado las relaciones con el vecino del sur. Moran se ha

entrevistado con Hassan II y está pendiente por fijar la visita de Felipe

González a Marruecos. Sin embargo, la diplomacia española se deja sorprender por

la reivindicación marroquí de Ceuta y Melilla.

La negociación de un nuevo acuerdo global de pesca, emprendida por los ministros

Barón y Romero, hace tres semanas, choca con dificultades. Observadores

diplomáticos afirman que España sigue sin tener, ni antes ni ahora, capacidad de

respuesta ante las hábiles fintas de Hassan.

Mercado Común

Francia obstruye las relaciones hispano-comunitarias, explicando —no sin cierta

razón— que antes de cualquier nueva ampliación, los países de la CEE tienen que

arreglar sus problemas agrícolas internos.

La fecha de 1984 para nuestra entrada en el Mercado Común, no es, por otra

parte, nueva. Provenía del anterior Gobierno. Los observadores comunitarios

estiman que no se podrá cumplir.

Iberoamérica

El tema sin duda más novedoso del despliegue diplomático del nuevo Gobierno,

sobre el que el PSOE ha venido trabajando en los últimos años. Téngase en cuenta

que Felipe González recibió el encargo de la Internacional Socialista para

llevar las relaciones con Iberoamérica.

La operación de Moran para crear un eje europeo, de la mano de Francia, que

oponer a la presencia hegemónica norteamericana, tiene el riesgo, como antes se

indicó, de que España sea el convidado de piedra.

Sin contar, por supuesto, con que esta operación despierta la irritación de

Estados Unidos.

 

< Volver